Tus nudes están a salvo con Facebook

Facebook está tomando medidas para evitar el "porno venganza" al dejar que sus empleados revisen tus fotos sin censura para impedir que sean subidas a la plataforma.

La compañía anunció que se encuentra trabajando en una nueva herramienta para impedir de manera preventiva que una expareja o cualquier otra persona pueda subir a su plataforma los nudes que le enviaste. Dicha herramienta funcionará tanto en Facebook como en Instagram, y es una forma de evitar que las fotos se compartan en la web.

Para ello, Facebook confirmó al Daily Beast que, para bloquear una imagen, un empleado  debe revisar una versión sin censura de la misma con el fin de comprobar que el contenido esté involucrado con el «porno venganza».

El proceso consiste en reunir las imágenes que temes que otra persona pueda subir a Facebook o Instagram sin tu permiso y las envías a tu propio usuario a través de Facebook Messenger. A continuación las reportas a Facebook alegando que se han subido “sin consentimiento o de forma maliciosa”. Entonces Facebook se queda con la firma digital de las imágenes, e impide que otra persona pueda volver a subirlas a la plataforma.

Por lo tanto, no es una máquina quien hace ese trabajo, sino el personal humano de la red social el que inspecciona la imagen para asegurarse de que cumpla con los términos del servicio. De lo contrario, alguien podría subir cualquier fotografía y censurarla con fines políticos o intereses maliciosos.

Asimismo, las imágenes no son eliminadas de la plataforma sino censuradas con un filtro de desenfoque, y almacenadas en los servidores de Facebook donde seguirán estando disponibles “para un pequeño número de personas”. En este sentido, la compañía de Mark Zuckerberg le pide a sus usuarios que confíen sus fotos más íntimas a un empleado para que estas nunca lleguen a ser vistas.

El experimento piloto se realizó en Australia debido a que en este país se han presentado varios casos de porno venganza. Estudios realizados por organizaciones locales afirman que una de cada cinco mujeres de entre 18 y 45 años puede haber sido víctima de este fenómeno.

La red social permite etiquetar las imágenes como porno venganza a través de la tecnología de foto-coincidencia.