Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Resultados electorales aumentan incertidumbre sobre rescate de la economía

General Motors tras el cierre
16/10/2017
|
FOTO: ARCHIVO / TIBISAY ROMERO

La economía venezolana, sumergida en una profunda recesión desde hace cuatro años, no vislumbra una pronta recuperación. Los resultados electorales favorables al gobierno parecen alejar cualquier posibilidad de cambio en la política económica que ha manejado el gobierno en los últimos años y que destruido buena parte del aparato productivo.

“La desconfianza sobre el rescate de equilibrios económicos y el aislamiento hace prever un escenario de primitivización mayor”, dice Luis Vicente León, socio de Datanalisis, en su cuenta de Twitter.

“Los riesgos de conflicto y sanciones convierten a Venezuela en un país no apto para los inversionistas”, añade el también economista luego de los resultados de las elecciones a gobernadores que dieron un triunfo abrumador al oficialismo con 17 de los 23 cargos que se elegían.

Venezuela atraviesa una severa crisis política y económica en un contexto en el cual el gobierno se radicaliza cada vez más, temor que queda de manifiesto luego de la jornada electoral y de las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump (EEUU) que impiden hacer negocio directamente con algunos funcionarios venezolanos y con emisión de nueva deuda.

Henkel García, director de la firma Econométrica, señala que es difícil saber lo que se puede esperar.

“Pueden radicalizarse y seguir sin mayores rectificaciones en lo económico y hasta avanzar en expropiaciones. Eso dejaría las puertas abiertas a una mayor conflictividad social por hambre y situaciones económicas familiares muy precarias”, dijo a El Estímulo.

Sin embargo, asoma la posibilidad de que el gobierno pueda estar dispuesto a ceder en algunos puntos en un hipotético diálogo, “para así distender algo el tema de las sanciones, algo fundamental para que el sistema de pagos y nuevo endeudamiento tenga algo de viabilidad”, comentó.

Pero partiendo de lo que existe ahora, García señala que es muy poco probable alguna mejoría. “No hay un marco de seguridad jurídica para generar confianza entre inversionistas”, puntualiza.

Para que haya una recuperación económica es indispensable el aspecto institucional, que es donde entra justamente el proceso comicial, afirma Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria).

En la medida que no haya institucionalidad la economía tiene un freno importante. La primera está referida “a los poderes públicos cuando son independientes y autónomos y cuentan con el reconocimiento de los gobernados y en Venezuela eso no está presente porque el trabajo de la Asamblea Nacional es obstruido por un Tribunal Supremo de Justicia de facto y el propio gobierno”, señala el dirigente empresarial consultado por El Estímulo.

Indica que, en tanto, la Asamblea Nacional Constituyente no es reconocida por parte de la población e instituciones privadas y otras como el Consejo Nacional Electoral tienen el período vencido o el Banco Central de Venezuela no tiene independencia. “En la medida que no hay institucionalidad no hay plataforma para sustentar confianza”, dice.

“El resultado del 15 de octubre (fecha de las elecciones) no hizo más que agravar la crisis institucional del país”, por lo que espera una acentuación de la inequidad. Advierte que una percepción de cambio de reglas que privilegie la labor de las empresas no va a estar presente.

María Carolina Uzcátegui, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), sostiene que nada ha cambiado. “Tampoco iba a cambiar si los resultados hubiesen sido a la inversa, ya que los gobernadores tienen poca incidencia en el modelo económico definido por el gobierno nacional”, señala.

“El desmontaje del control de cambio, la derogación de la Ley Orgánica de Precios Justos y el control de precios, un verdadero programa de reactivación del aparato productivo nacional, no dependen en nada de quien dirige cada estado, son todas políticas económicas que corresponde al gobierno nacional corregir y dar el giro de 180 grados en esa materia. Lamentablemente pareciera que ese no es su propósito”, indicó en conversación con El Estímulo.

Interrogada sobre si el resultado electoral pudiera incidir en el ánimo de algunos comerciantes y desistir de su actividad, Uzcátegui aseguró que “con cada derrota, cada evento electoral fallido, se lleva consigo a un grupo. Este no va a ser diferente”.

“No es una hecatombe, por el contrario, debemos seguir orientando el foco a donde debe estar, en el gobierno nacional”, señaló.

Olalquiaga, de Conindustria, señala que desde el punto de vista técnico, los gobernantes actuales han demostrado su incapacidad de manejar la economía como un conjunto de políticas públicas que generen estabilidad y prosperidad. “Como ganaron los que han traído empobrecimiento se desprende que mantendrán esa filosofía, es un mensaje de que no habrá cambios en el entorno”.

De acuerdo a las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, Venezuela registrará este año una contracción de 12% del Producto Interno Bruto y una inflación de más de 2.300% en 2018.

error: