Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Hanke vs. Hausmann: Los pro y los contra de la dolarización

Steve Hanke-Ricardo Haussman

Sobre Venezuela se ha dado un debate sobre si se debe dolarizar su economía, al punto que forma parte de una promesa de campaña en las elecciones presidenciales del 20 de mayo. Este martes, la Universidad Metropolitana reunió a los economistas Steve Hanke y a Ricardo Hausmann en un foro para tratar este tema del cual ambos difieren. 

Expertos coinciden en que la dolarización elimina de facto los altos niveles inflacionarios de cualquier país, lo cual es el principal efecto positivo de este proceso. Sin embargo, algunos advierten que varios problemas económicos no se resolverán en un corto plazo y que posiblemente surjan otros difíciles de controlar.

En Venezuela que entró en un proceso hiperinflacionario desde octubre de 2017, dolarizar su economía resulta una opción válida para Steve Hanke, economista y profesor de la Universidad Jhons Hopkins. Mientras que para el economista venezolano y profesor de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, el tema se debe centrar en cómo puede salir el país de la crisis en la cual se encuentra.

Ambos analistas participaron en el foro “¿Dolarizar o no?” organizado por la Universidad Metropolitana y a pesar de sus diferencias sobre la necesidad de un proceso como éste para Venezuela, coincidieron en que es prioritario llevar a cabo una reestructuración de la deuda externa y en una apertura petrolera.

- Hanke: Los pro -

El economista norteamericano resaltó que el bolívar dejó de cumplir con la función que tiene el dinero, según los libros de textos. “El bolívar no tiene un valor estrella, no funciona como un medio de intercambio”.

De acuerdo a sus cálculos, la tasa de inflación en Venezuela llega hoy en día a 15.968%, un resultado mucho más alto que la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el cierre de 2018 de 12.874%. Es por ello que ante la destrucción del valor o la capacidad de compra del bolívar, es urgente dolarizar la economía.

“Es hora de dolarizar”, afirmó.

Sostiene que ya de por sí, Venezuela se encuentra dolarizada. “Es hora de oficializar lo que los venezolanos han hecho no oficialmente”.

Explica estos pasos al dolarizarse:

1.- Dolarizar

2.- Se elimina el bolívar

3.- Se estabiliza la economía

4.- Se logra control fiscal con ciertas restricciones sobre el presupuesto, lo que lograría reducir el déficit fiscal

5.- Generaría menor inflación

6.- Se tendría crecimiento económico

Señala Hanke que la dolarización impone restricciones fiscales fuertes sobre las autoridades y evita que los bancos centrales presten dinero a los gobiernos. “Si el gobierno quiere recaudar dinero debe hacerlo vía impuestos o bonos al público, esto disciplina a la economía”.

Destaca que en el caso del país petrolero, el Banco Central de Venezuela dejaría de emitir bolívares, acto seguido la base monetaria se inmovilizaría y se permitiría que en un plazo de 30 días fluya un mercado de flotación. Para ello, se deben ejecutar los cálculos de expertos para determinar la tasa bolívar-dólar. Luego en 60 días los pasivos y los salarios pasarían a dólares de acuerdo a la tasa que se establezca.

“La dolarización impondría una restricción fuerte a las autoridades fiscales de Venezuela y esa es una de las grandes ventajas especialmente en un país como éste, con una alta participación del BCV y un mal comportamiento fiscal”, dijo el profesor de la Universidad Johns Hapkins.

A su juicio, luego de implementado este proceso se obtendría una alta “inyección de confianza (…) Sustituir la moneda por el dólar sería muy popular y ayudaría a cualquier político”.

Pero, otro de los principales beneficios es la baja del déficit fiscal y el crecimiento de la economía. “Las actuales cifras de la actividad económica venezolana son sorprendentes por decir lo menos”.

- Hausmann: Los contra -

Para el economista venezolano, la pregunta a resolver no es si la dolarización es viable o no para el país, sino cómo salir de lo que calificó de “catástrofe económica”. Resalta que la crisis no la define la hiperinflación.

“Recordemos que con el salario mínimo integral no se vive en Venezuela y por ello Estados Unidos estima que salen del país 5.000 venezolanos cada día. Luego veremos si la dolarización ayuda o no. Dolarizar no es el traje perfecto, hay que buscar el traje perfecto para la realidad venezolana”, apuntó.

Destaca Hausmann que la restricción más importante ahora es el acceso a las divisas, por lo que es necesario aumentar la capacidad de importación del país para que se incremente la producción, la recaudación tributaria y así recuperar la economía.

Entre los contra de la dolarización, resalta que el país requeriría alrededor de 3.000 millones a 4.000 millones de dólares, pero que esos recursos serían necesarios para importar materias primas e insumos que actualmente escasean en el país.

Explicó que unos $7.000 millones es lo que se necesita para pagar en divisas los salarios, pensiones y jubilaciones de la administración pública, monto con el cual no se cuenta hoy en día.

“Vamos a dolarizar pero se tienen obligaciones en divisaas que pagar. Por eso he dicho que no es conveniente dolarizar y que podría profundizar los problemas (…) Venezuela no se puede dar el lujo para hablar de temas varios”, dijo.

- Las tres coincidencias -

En lo que sí están de acuerdo ambos economistas es en que se debe cerrar el déficit fiscal y para ello será necesario solicitar financiamiento externo, incluso con períodos de gracia.

“No hay forma de salir del hueco sin resolver el problema fiscal sino con un paquete de asistencia financiera internacional, estos son recursos reales no se emiten en una maquinita”, apuntó Hausmann.

Refiere que unos $3.000 milllones al año en emisión monetaria ha estado gastando el gobierno (responsable en gran medida de la alta inflación), al tiempo que Pdvsa no está en condiciones para entregar recursos al Fisco.

Al lograrse contar con recursos externos ya sean por parte de los organismos internacionales o bancos de inversión, también debe aprovecharse para reestructurar la deuda externa de Venezuela, coinciden ambos expertos.

Hanke – por su parte – señala que con la dolarización llega la confianza y con ello el financiamiento, por lo que la capacidad de importación llegará con la inversión extranjera directa, sin embargo, apunta que “la asistencia externa nunca ha salvado a nadie por si sola”.

Los expertos concuerdan además en la necesidad de abrir el área petrolera a la inversión privada. “Se debe romper el lazo entre la producción petrolera y Pdvsa, la industria está quebrada y endeudada, no tiene que ser Pdvsa quien produzca, necesitamos una apertura petrolera para el país”, afirmó el economista venezolano.

Par Hanke, la solución es privatizar la empresa petrolera estatal. “Pdvsa es un absoluto y total desastre, la única solución es la privatización inmediata”.

error: