Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Mañana se estrena Hands Of Stone. “Van a ver a Edgar boxeando de verdad” asegura Jakubowicz

hand 1

Mañana es el estreno mundial de la película “Hands Of Stone” que narra la vida del boxeador panameño “Mano e´ piedra Durán”, desde Panamá y en total exclusiva para UB el director venezolano nos cuenta en detalle cómo fue montarse en el ring con De Niro y Edgar Ramírez para buscar una victoria por knock out en la pantalla grande

Que Robert De Niro haya quedado fascinado con la calidad actoral del rapero de Cotiza Pedro Pérez (Budú), no es más impresionante que el hecho de que Edgar Ramírez se convirtiera verdaderamente en un boxeador profesional forjado durante -un año completo- en los barrios pobres de Panamá y de la mano del propio hijo de “Mano E´ Piedra”.

La nueva película del director venezolano ha sido el proyecto cinematográfico más ambicioso sobre la vida de un pügilista latinoamericano que se haya hecho jamás. Más allá de las objeciones que puedan existir en torno al deporte, el argumento de Jakubowicz retrata el imaginario esplendoroso de la región durante la década de los ochenta, en torno a la mítica figura y su duelo a muerte con el norteamericano Sugar Ray Leonard.

Rodada entre Panamá y Nueva York, el film promete consagrar definitivamente la carrera del director quien ya estaba bajo el microscopio de Hollywood luego de su ópera prima “Secuestro Express” de los estudios Miramax, la cual además de valerle la nominación como Mejor Película Extranjera en los British Independent Film Awards, también desencadenó la furia del mismísimo líder de la -mal llamada- revolución bolivariana Hugo Chávez, cuando se refirió a ella como una conspiración política. Sin embargo, fue el genio ideólogo de la nada J.V Rangel, quien la calificó como, “una película miserable y una falsificación de la verdad, sin valor artístico”.

Desde ese momento y como suele ocurrir con los regímenes represores y censores, la película “Secuestro Express” del año 2005, se transformó en otro documento imborrable de la incuestionable dimensión artística de su director y del alcance descomunal de la industria cultural venezolana. Aquello de que el cine es -vehículo ideológico de los pueblos- se confirmó una vez más, a pesar de que Jakubowicz nunca tuvo intenciones panfletarias con su obra.

¿El resultado? Vive fuera de nuestras fronteras desde hace casi una década y su carrera parece indetenible, como un gancho de izquierda de Roberto Durán directo al “suiche”.

Con un reparto que incluye a John Turturro, Usher y Rubén Blades, entre muchos otros, “Hand Of Stone” promete convertirse en el gran suceso del cine latinoamericano para este 2016.

Así responde Jonathan. Contra las cuerdas:

-¿Cómo fue la experiencia de dirigir a un actor de tanta trayectoria como Robert De Niro para “Hand Of Stone”? ¿Hubo entendimiento pleno? ¿divismo?

-De Niro fue -literalmente- el padrino del proyecto. Estuve casi un año trabajando en el guión con él hasta que lo convencí de hacer la película. En ese proceso nos acercamos mucho, por lo que cuando llegó al set ya teníamos confianza. El crew tenía gente de toda latinoamérica y para todos era muy especial trabajar con él. El divismo sólo existe en actores mediocres. De Niro es pura generosidad y colaboración.

“En esas madrugadas difíciles, trabajando a las cuatro de la mañana, ver a De Niro tranquilo, disfrutando del proceso, hacía que nadie se pudiese quejar. Es un tipo de otro planeta, tan bueno como persona como lo es en pantalla.

Y este papel le llegaba muy cerca. Ray Arcel se parecía a él en muchos aspectos, de hecho De Niro conoció a Arcel y a Durán mientras filmaba “Toro Salvaje”. Durán era en ese momento campeón mundial y De Niro lo estudió mucho. Para nuestra película, se afeitó parte de la cabeza, para verse medio calvo como Arcel, caminaba diferente, decía groserías en Yiddish, fue una transformación completa y hay escenas en las que se parece más a Arcel que a De Niro.

“Para todos fue una experiencia de vida trabajar con una leyenda de ese calibre. Todos hacemos cine gracias a las películas que DeNiro hizo con Scorsese y Coppola. Su generosidad nos inspiró y nos hizo mejores, hasta llevarnos a niveles que ni sabíamos que podíamos llegar”.

duran 3

-¿Hubo muchos consejos del “Toro Salvaje” para Edgar Ramírez , más allá del argumento? Digo,  tips actorales, sobre boxeo?

-Edgar y De Niro se unieron mucho y las escenas entre ellos era muy emocionales. Cada día de trabajo con De Niro es un gran aprendizaje y desde el primero le impresionó lo fuerte que era la interpretación de Edgar.

Los grandes actores son grandes colaboradores y eso siempre estaba presente en el set.

-¿El film es una producción independiente? Quién lo financia?

-Completamente independiente. Fue financiado por varios grupos de inversionistas, principalmente panameños pero también de otros países.

-¿Cómo lograr que un actor tan “bonito”como Edgar Ramírez se transformara en “Mano e´piedra Durán”?

-La película se enfoca en la primera mitad de la carrera de Durán. En esa época, Durán era tan apuesto como Edgar. De hecho hay fotos que le hicimos a Edgar en las que luce idéntico.

En realidad lo duro de la transformación fue emular el impresionante estilo boxístico de Durán. Edgar se mató entrenando por casi un año. El resultado es impresionante: es un actor incansable y en mi opinión, este es su rol más exigente. Demuestra un rango gigantesco.
-¿De qué va el guión?, tengo entendido que es más la historia de Ray Arcel, su entrenador, que la de “Mano e´ piedra”.

- Arcel, el personaje de De Niro, es quien narra la película, y buena parte de la trama se enfoca en la relación entre él y Durán. Contamos parte de la historia de Arcel, pero principalmente nos enfocamos en Roberto Durán. Desde su infancia hasta sus primeros tres campeonatos mundiales.

duran 1

-¿Qué me puedes comentar sobre el rodaje, las locaciones? ¿cuál fue el momento en que realmente sentiste que estaban recreando un documento que es parte de la historia deportiva de América?

-La producción fue extremadamente ambiciosa. La historia requería recrear cinco ciudades en tres décadas diferentes. Cuatro campeonatos mundiales en algunos de los estadios más famosos del mundo, con personajes conocidos por todos. Tuvimos un crew de 350 personas, principalmente latinoamericanos.

Contamos con 15 mil extras. Rodamos casi todo en Panamá, y un poco en Nueva York. Cada día era un reto de logística y creatividad. A veces tenías en frente a uno de los mejores actores de la historia, a veces a unos niños de los barrios pobres panameños a quienes yo mismo enseñé a actuar.
-¿Cuando es el estreno mundial? ¿cuando la veremos en las salas de cine de Venezuela?

El 26 de Agosto se entrena en más de dos mil salas de EEUU. Debería estrenarse cerca de esa misma fecha en Venezuela.

-¿Por qué “Mano e´ piedra” quien es panameño y no, por ejemplo, “Morochito” Rodríguez que fue la primera medalla de oro olímpica de Venezuela, o el mismo Oronó?

-Creo que sería bueno que se hagan películas sobre ellos también.

A mí, la historia de Durán me ha fascinado toda la vida y creo que esta película abrirá puertas para que se cuenten muchas otras. Es insólito que se hagan tan pocas películas sobre nuestros boxeadores, considerando lo importante que es ese deporte en nuestra cultura.

duran 2

-¿Tuviste la oportunidad de involucrar a “la leyenda” Durán en la realización del film?

-No sólo él, sino toda su familia participó en la película.

Los hijos de Durán entrenaron a Edgar y “la leyenda” se lo llevó de fiesta más de una vez. Su esposa, “La Fula” también nos ayudó muchísimo preparando a Ana de Armas, la actriz que hace de ella. Y Robin Durán, uno de sus hijos, hace de su hermano  en la película y es uno de nuestros productores ejecutivos.

-¿Cuál era el golpe más letal de esa “Mano e´ piedra”? ¿gancho?, ¿jab?

-En mi opinión las combinaciones son las que hicieron imbatible al “Cholo”. El golpe final venía en cualquier forma, pero la tormenta de coñazos previa, era lo impresionante.
-¿Edgar Ramírez se preparó como boxeador? ¿hubo entrenamiento?

-Edgar llegó a Panamá sin saber nada de boxeo, sin haber boxeado nunca en su vida. De inmediato los hijos de Durán y el propio “Mano e´piedra” comenzaron a entrenarlo.

Después lo llevamos al ghetto, a entrenar en uno de los gimnasios de los que salen los grandes campeones panameños. Ahí no sólo aprendió a boxear, sino se fue convirtiendo poco a poco en “El Cholo Durán”. Nadie se imagina lo duro que trabaja Edgar. Este es un personaje que se parece muy poco a él como persona, y es como si se hubiese metido en su alma para interpretarlo.

“Es impresionante que haya aprendido a boxear tan bien, pero lo más brutal es ver cómo capturó la esencia del personaje. Todo el que ve la película se impresiona por su transformación. Es un actor incansable, pasó varias semanas boxeando 10 horas diarias, cuando filmábamos las peleas. Eso no lo logra ningún boxeador. De hecho,  había varios boxeadores con nosotros y todos decían que el aguante de Edgar era inexplicable.
Trabajamos con mucha libertad. A Edgar le gusta saborear las escenas, inventar vainas y ver a donde nos llevan. Yo siempre lo empujé a hacerlo y así se logró una actuación que le volará el coco a todo el mundo”.

-Aparte de Edgar, ¿hay otros actores venezolanos en el film? ¿se rodó algo en Venezuela?

-El Budú hace del primer entrenador de Durán, el panameño Plomo Quiñonez.

Poca gente lo sabe, pero traer al Budú fue idea de De Niro. Estábamos hablando del personaje y De Niro sugirió a Budú pues le fascinó su trabajo en “Secuestro Express”.

Yo me había reunido con Plomo Quiñones y este me había dicho que lo más importante era mostrar lo divertida que fue “toda esta vida de locuras”. Sin duda, nadie puede darte el realismo callejero y el goce de la vida mejor que Budú.

Tiene un papel importantísimo, pues es quien enseña a Durán a boxear desde niño. Luego entra Arcel al equipo y al Budú no le hace mucha gracia.

La dinámica entre su personaje y el de De Niro es bestial porque Arcel se lo gana gritando cualquier cantidad de vulgaridades en español desde la esquina.

Sin duda, es un orgullo para toda Venezuela que Budú comparta esquina con Robert De Niro. Además, en este papel no hace de “malandro”, muestra que es un actor de nivel mundial y le calla la boca a muchos clasistas que nunca lo tomaron en serio. Quiero seguir trabajando con él. Tiene un talento y una intensidad muy particular y es una de las mejores personas que he conocido.

budu

Lejos de Casa

-¿Hace cuanto te fuiste de Venezuela?

-Nunca me he ido de Venezuela. Puedo pasar mucho tiempo afuera pero mi alma sigue allí.

-¿Te sentiste amenazado alguna vez en tu propio país?

-Todos estamos amenazados. Venezuela se convirtió en una guerra de supervivencia.

Hay unos criminales en el gobierno que tienen secuestrada a toda la población. Para nadie es secreto la guerra que montó Chávez contra mí película “Secuestro Express”. Fueron tiempos bastante difíciles que produjeron mucha angustia en mí y en mi familia.

Pero ya es cosa del pasado, y es insignificante el daño que me hicieron a mí, en comparación al que le hicieron a toda Venezuela.Es un crimen histórico que será estudiado y nos definirá por muchas generaciones.

Tengo fe en que nuestros “secuestradores” están negociando una salida elegante, pero no es seguro. Tienen miedo a ser capturados y no hay nada más peligroso que un secuestrador asustado.

Lo bueno es que “el síndrome de Estocolmo”  que padecía la población, que seguía votando por ellos, ya se acabó.

-¿Eras peleón cuando chamo? ¿te gustaba el boxeo?

-Nunca fui peleón y si peleaba, generalmente no lo hacía físicamente.

No hice la película de Durán por amor al boxeo sino porque su historia es única y captura el alma latinoamericana.
-Cuál es el punto de encuentro entre “Secuestro Express” y “Hand of Stone”?

-A nivel estético la película sin duda tiene relación con “Secuestro Express”, pero es una versión gigante de “Secuestro”, con muchos más recursos y una historia más ambiciosa. Creo que aquellos que disfrutaron de “Secuestro Express”, se gozarán “Hand Of Stone”. También es posible que aquellos que la detestaron disfruten esta película.

A nivel temático también hay similitudes. Me encanta la estética del barrio panameño, que se parece mucho al venezolano. Yo las quiero a las dos por igual.

-¿Ves posible tu regreso al país?

-Los países no terminan y esta crisis pasará. Hay que reconstruir a Venezuela y me encantaría formar parte de esa reconstrucción.

-Qué te dejó la Escuela de Comunicación Social de la UCV? ¿un momento, o una clase en particular que recuerdes?

-Me dejó amigos y colegas a quienes admiro mucho. También la oportunidad de conocer algunos profesores que eran ideólogos del chavismo, y ya uno sabía que eran criminales del poder en realidad.

-¿Alguna vez te hicieron un “secuestro express” en Caracas?

-Una vez pero fue sencillo y se resolvió rápidamente. Sólo nos querían robar y “chalequear” (jugar una broma) un rato. Eramos unos “carajitos” y eran otros tiempos.

-¿Algún anécdota particular del rodaje de “Hand Of Stone”?

-La película recrea algunas de las peleas más famosas de la historia del boxeo, y cada una es completamente diferente.

“Como tal, cada pelea la filmamos de manera distinta. Nos planteamos llevar al público a la parte psicológica del boxeo. Tradicionalmente, el enfoque está en la violencia del deporte pero se habla muy poco de cómo cada pelea se gana con la mente, con estrategia. De eso se trata la película, de la batalla mental entre Sugar Ray Leonard y Roberto Durán. Y de cómo esa batalla explica el enigma más grande la historia del deporte: la famosa debacle de Durán en New Orleans.

duran 5

Creo que los amantes del boxeo se sentirán reivindicados, y aquellos que detestan este deporte entenderán por qué despertó tantas pasiones durante la década de los ochenta. El personaje de De Niro, es el padre del boxeo mental. Es verdaderamente fascinante ver su interacción con Edgar”.

duran 4

-¿Qué tiene en común -tu cine- con el de otros realizadores venezolanos de otras generaciones? Diego Rísquez, Clemente de La Cerda o el mismo Chalbaud.

-Admiro mucho el cine de Clemente de La Cerda. “Soy un delincuente” es mi película venezolana preferida y sin duda influenció mucho a “Secuestro Express”.

“El cine de Rísquez, no lo conozco bien y el de Chalbaud pienso que su complicidad con el poder nos ha obligado a todos a olvidarlo para no llenarnos de vergüenza”.

-¿Puedes adelantarnos algo de tu próximo proyecto cinematográfico?

-Todavía no, pero pronto.