<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así manejan los rusos las riquezas que no controla el gobierno de Maduro

Esta es la segunda parte de un trabajo publicado por la página web Meduza en el que entrevistan a contratistas militares que hablan de los negocios rusos en Venezuela

Así manejan los rusos las riquezas que no controla el gobierno de Maduro

Alexander Ionov fundó el Movimiento Anti-Globalización de Rusia en 2012. Al principio organizó un puñado de pequeñas protestas y piquetes exigiendo la anulación del Premio Nobel de la Paz de Barack Obama, pero al poco tiempo estaba organizando grandes eventos con el apoyo del gobierno ruso.

En 2015 y 2016, por ejemplo, el movimiento utilizó una subvención presidencial para celebrar conferencias sobre Estados no reconocidos en el planeta como Abjasia y Osetia del Sur. Ionov también se convirtió en miembro del Comité Ruso de Solidaridad con los Pueblos de Siria y Libia, que acogió con beneplácito las visitas del presidente sirio Bashar al-Assad, el ex presidente iraní Mahmud Ahmadineyad y Hugo Chávez.

Ionov cuestiona la idea de que haya especialistas rusos en Venezuela para apoyar al régimen de Maduro. “En Venezuela no necesitan ninguna fuerza especial rusa allí. Después de que jodimos Ucrania, ¿crees que podríamos arreglar algo en Venezuela?”.

El sujeto afirmó que conoció a muchas de las “élites” venezolanas actuales antes de llegar al poder, hace 10 años, cuando miembros inició su «Movimiento Anti-Globalización» que acompañó a Hugo Chávez durante su visita a Moscú. Ionov afirma que tiene amigos en el gobierno de Maduro, en el cuerpo diplomático venezolano y en PDVSA.

Ionov está convencido de que la misión de los especialistas militares rusos en Venezuela es la de repeler la «agresión colombiana», que argumenta es un factor importante en la política de Maduro.

Según el activista, el 26 de junio, hubo informes en Caracas de un “intento de golpe de estado” en el que participaron «terroristas colombianos» supuestamente contratados para asesinar a Nicolás Maduro.

El gobernante venezolano afirmó que los planes de la oposición estaban vinculados al líder de un grupo mafioso colombiano arrestado en marzo. En abril de 2019, Venezuela desplegó soldados en 17 bases militares a lo largo de su frontera con Colombia.

Las autoridades venezolanas explotan el concepto de «agentes extranjeros» para manipular al público, argumenta un informe de investigación de sitios web como Connectas, en el que se descubre, por ejemplo, que el gobierno utilizó la lucha contra los «paramilitares colombianos» como pretexto para la venganza personal y la adquisición de territorio.

Ionov dice que supo de conocidos en noviembre de 2018 que especialistas rusos estaban en Venezuela contrarrestando a los comandos colombianos: «Casi no hay fronteras entre los dos países, y los operativos han llegado a Venezuela desde Colombia, empeñados en la desestabilización. Era necesario planificar una estrategia para eliminarlos».

Dos veteranos de las fuerzas especiales de la inteligencia militar rusa con experiencia en Venezuela afirmaron al portal ruso que las preocupaciones sobre el sabotaje son reales. Otro militar que declinó un contrato para trabajar en Venezuela le dijo a Meduza que los tipos de Donbas son empleados rutinariamente para proteger las instalaciones petroleras de provocaciones y sabotajes.

Espolio a los riquezas

Los empresarios rusos interesados en la infraestructura de Venezuela y sus yacimientos minerales no han prestado atención ni a la crisis humanitaria del país ni a sus protestas.

«Los disturbios no tuvieron ningún efecto en el viejo hábito de mi cliente de comprar oro en persona», dijo un profesional de la seguridad, que recientemente sirvió como guardaespaldas de un hombre de negocios ruso que visitaba Venezuela.

«La oportunidad de firmar un acuerdo y mirar a los ojos a la otra parte no tiene precio», agregó.

Los acuerdos en cuestión no son sólo en la industria petrolera; de hecho, una fuente cercana al FSB -la heredera de la KGB soviética- le dijo a Meduza que lo que los empresarios rusos están haciendo en Venezuela difícilmente puede ser considerado como un negocio en el sentido usual: «Estamos hablando de infraestructura que está ahí sentada sin que nadie la controle o la maneje. Redes de fibra óptica, torres de telefonía móvil, productos de hierro, vigas en I -todo eso vale mucho dinero-, sin mencionar las instalaciones de producción de microhilos y microfibras».

A lo largo de la orilla sur del río Orinoco, yacen depósitos de bauxita, diamantes, oro y coltán dispersos en 112.000 kilómetros cuadrados de tierra (27,7 millones de acres, o 12 por ciento del territorio venezolano).

En las profundidades de ese territorio, conocido como el Arco Minero del Orinoco, las fuerzas gubernamentales no sólo permiten que la minería ilegal de oro continúe desinhibida, sino que la alientan.

Muchos venezolanos han asumido el duro trabajo de la minería ilegal debido a la inflación rampante y a un suministro de alimentos catastróficamente bajo. En las ciudades mineras se pueden encontrar todo tipo de productos frescos y medicamentos, pero sólo a precios extremadamente altos.

“Lo primero que me viene a la mente es el Archipiélago Gulag de Solzhenitsyn -una obra que denuncia la represión política en la Unión Soviética-. De hecho, también me recuerda a ese clip en el que la rana René visita el Gulag, pero es un Gulag de cualquier manera. Incluso busqué ese clip en mi teléfono, se lo mostré a los muchachos…”, recordó entre risas la fuente que trabajaba como guardaespaldas de un hombre de negocios ruso.

“La cosa es que no puedes empezar a sentir simpatía por los locales. Las mujeres también roban allí, y los adolescentes saben cómo usar un machete”, dijo.

El comercio de oro a lo largo del río Orinoco solía estar controlado por grupos armados llamados sindicatos, dijo Sebastiana Barraez a Meduza, pero en 2018, el ejército venezolano tomó el control de las minas que más interesaban a los rusos y a los chinos.

El ejército realmente purgó a los sindicatos, confirmó el guardaespaldas del empresario ruso, pero sobre todo bajo las narices de los chinos. Los rusos siguen a la espera.

Según el Proyecto de Reporte del Crimen Organizado y la Corrupción, una onza de oro cuesta menos en las minas de oro del Arco del Orinoco que en cualquier otro lugar del mundo. “Un gramo de oro, un quilate, todo se está depreciando ahora mismo”, dijo la fuente.

Incluso durante las protestas masivas de 2019, cuando fuentes de noticias occidentales predijeron regularmente la salida de Maduro, los profesionales rusos de la seguridad estaban ocupados en proporcionar la infraestructura necesaria para mantener los lazos comerciales y en menor medida en apoyar al régimen.

El 3 de mayo se difundieron rumores en de que 15 asesores militares rusos habían aterrizado en la capital del estado de Falcón, en el norte de Venezuela y que se quedaban en el Hotel Cumberland de Coro.

Los residentes locales dijeron que la seguridad del aeropuerto había sido reforzada ya el 2 de mayo; de acuerdo con el rastreador de vuelos Flightradar24, un avión militar Shaanxi Y-8 con el número de registro FAV2810 aterrizó en Coro ese día. Más tarde, una fotografía del avión en el que se rumoreaba que transportaba a los asesores rusos apareció en Twitter. En efecto, era un Shaanxi.

El complejo de refinación petrolero de Amuay está a una hora de Coro en automóvil. En marzo de 2018, Venezuela intentó vender a Rosneft una de las instalaciones de ese complejo. El periodista Casto Ocando confirmó que los asesores rusos hicieron una visita a Amuay.

El puñado de fotografías que representaban a los rusos que circulaban en los medios sociales venezolanos fueron tomadas en lugares que tenían mucho más que ver con intereses comerciales: cada uno de esos lugares estaba cerca de por lo menos una instalación que Moscú financiaba.

Los rusos también fueron vistos en una panadería en la ciudad noroccidental de Acarigua, donde la compañía estatal de exportación de defensa rusa, Rosoboronexport, había comenzado a construir un centro de servicio de helicópteros llamado Cemareh (El Centro de Mantenimiento y Reparación de Helicópteros) en 2006.

Las fuentes reconocieron a dos de las personas que hacían cola en el mostrador de la panadería: uno es piloto de combate y el otro es un ex empleado de la compañía de gas que tiene vínculos con Igor Strelkov, quien actualmente vive en Moscú, es el ex ministro de Defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk y participó en múltiples batallas clave en el este de Ucrania en 2014. Un tercer hombre de la izquierda como piloto de combate ruso.

También se habla de la supuesta presencia de otro grupo de especialistas militares rusos en el pueblo de Puerto Ordaz, en Ciudad Guayana, y que habían ocupado habitaciones en el hotel Rosa Bela de la urbe. Los rusos están cerca de la presa de Guri, que es la central hidroeléctrica más grande de Venezuela y la cuarta más grande del mundo en términos de capacidad.

Ciudad Guayana está ubicada a orillas del río Orinoco, a dos horas en auto del campo petrolero Carabobo-2. Rosneft se involucró en el desarrollo del campo petrolero en 2011 con una inversión de 1.100 millones de dólares. En 2017, la compañía reportó trabajar en dos bloques diferentes en el campo Carabobo-2.

Cuando Meduza se puso en contacto con el secretario de prensa de Rosneft, Mikhail Leontyev, para pedirle un comentario, respondió: «¿Qué le importa a Meduza la asociación estratégica entre Rusia y Venezuela? Creo que no tiene nada que ver contigo. ¡No es asunto tuyo!»

 

Lea la tercera entrega:

Los rusos cruzan el espacio aéreo venezolano y ocultan sus aviones en el país

 

Lea también:

Rusia, el gigante que perdió su fuerza, busca lugar en Venezuela.

Rusia, el aliado más grande de Venezuela

Sin margen de maniobra Maduro busca alianzas al otro lado del mundo

Información de Meduza.io

¿Quién debe quedar al mando de la FVF?

Entre las dudas que ha dejado el fallecimiento de Jesús Berardinelli el pasado 5 de agosto está la pregunta obvia: ¿quién asumirá el timón de la Federación Venezolana de Fútbol? La respuesta a eso hay que buscarla en la norma: el abogado Antonio Quintero lo explica aquí