Ver otras firmas

Manuel Gerardo Sánchez

Manuel Gerardo Sánchez

Narrador y licenciado en Historia de la Universidad Central de Venezuela. Graduado con honores de Magna Cum Laude. Su investigación de grado, Evas de delantal y perifollo, recibió mención honorífica y publicación. Diplomado en “Géneros literarios” en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas). Autor de los libros de cuentos: Sangre que lava publicado por Puntocero Ediciones (España, 2016) y El último día de mi reinado, Sudaquia Editores (Nueva York, 2013) e Ígneo Editores (Caracas, 2014). Fue durante ocho años director de la revista Clímax. Actualmente, es editor asociado de El Estímulo.com.

Artículos Destacados

Isadora de Zubillaga, la embajada de la prudencia

Isadora de Zubillaga, la embajada de la prudencia

El presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó la nombró embajadora en Francia, que lo reconoce como mandatario encargado de Venezuela. Caso inédito en la diplomacia: Nicolás Maduro también ostenta una delegación que, en París, empolla ilegitimidad y engaño. Rivalidades aparte, ella es el cerebro, junto a otros, de la andadura que adopta la oposición venezolana en materia internacional. Su objetivo no es otro sino el derrumbamiento del totalitarismo chavista

Iván Simonovis: la libertad le pesa

El viacrusis de Iván Simonovis no ha cambiado mucho desde que lo encarcelaran por los sucesos del 11 de abril de 2002. Excepto por las enfermedades que lo subyugan y por los 10 años de presidio que lo marcan. La medida temporal de casa por cárcel, concedida por el Tribunal de Ejecución este 20 de septiembre, es alegría de tísico. Hoy está en su cama, junto a su esposa, pero mañana quién sabe

Salve Freddie

Freddie Mercury chispea en la cultura pop. El celaje de su tránsito en la música no lo borronea el ruido de esta era. El autor de “Somebody to Love”, fundador de Queen, nació un 5 de septiembre hace 71 años. Sus súbditos lo veneran

La revolución cultural de Ella Fontanals Cisneros

Coleccionista, impulsora del arte, creyente de las sublimes creaciones de la sensibilidad humana. Ella Fontanals Cisneros se despidió de Cuba para recalar en Venezuela y abrirse a brazadas su paso por las aguas de la superación y la riqueza. Con la agenda copada, proyectos derramados por todo el globo y museos como vitrinas de su impulso cultural, desgrana las vivencias de quien ha lidiado con dos dictaduras cosidas con el mismo hilo verde militar

La revolución cultural de Ella Fontanals Cisneros

Coleccionista, impulsora del arte, creyente de las sublimes creaciones de la sensibilidad humana. Ella Fontanals Cisneros se despidió de Cuba para recalar en Venezuela y abrirse a brazadas su paso por las aguas de la superación y la riqueza. Con la agenda copada, proyectos derramados por todo el globo y museos como vitrinas de su impulso cultural, desgrana las vivencias de quien ha lidiado con dos dictaduras cosidas con el mismo hilo verde militar

Salve Freddie

Freddie Mercury chispea en la cultura pop. El celaje de su tránsito en la música no lo borronea el ruido de esta era. El autor de “Somebody to Love”, fundador de Queen, murió un 24 de noviembre hace 25 años. Y, no obstante, sus súbditos lo veneran.

Gabriela Fernández: presa la reina del Capo "El Loco Barrera"

Gabriela Fernández nunca pensó que su exuberancia la llevaría a una cárcel. Aunque niega cualquier conexión con el que fuera el narcotraficante más buscado en los últimos 15 años, Daniel Barrera Barrera, un tribunal la ha condenado a ocho años y ocho meses de prisión. Su delito, según ella, fue haber creído en la "bondad de los desconocidos"

Los presos políticos del 11 abril: el horror no termina

Las historias de Silvio Mérida, Otto Gebauer, Ivan Simonovis y Erasmo Bolívar son apenas una muestra del horror que vivió Venezuela en los luctuosos hechos del 11 de abril de 2002. Cada uno fue imputado y juzgado por crímenes que juran no haber cometido. Y, sin embargo, pagan sus penas mientras se asen de la esperanza de la justicia y el cambio

"Soy marico… y a mucha honra"

El orgullo camina entre mejunjes y ropajes abrillantados. La música y la extroversión rebasan los reclamos. Las pestañas alargadas y los párpados jaspeados guiñan a otros cuerpos reunidos y no pocas manos se entrelazan en la jornada en la que la libertad de ostentar la propia preferencia se robustece en colectivo El punto de encuentro fue una callecita al frente de la estación del Metro de Zona Rental, en Caracas. Para la sazón, agentes de la Policía Nacional Bolivariana y de la Alcaldía Libertador hubieron de cerrar los posibles accesos de la vía so pena de un fatal accidente o de que los concurrentes se distrajeran del propósito: la marcha del orgullo gay. Como ya es costumbre cada junio o julio, cientos de la comunidad LGBTI de todo el país desfilaron sus fantasías, plumas y perifollos. Esta edición, sin embargo, se escarchó con un brillo especial. El que le imprimiera la esperanza que carga consigo un año electoral. 3 Sí, por un pequeñísimo resquicio se filtra, como un haz de luz rosada sobre el blanco de los códigos, la posibilidad de que un nuevo parlamento, luego de los comicios del 6 de diciembre y de las investiduras que se arrellanan en las curules, debata, pelee y sancione un derecho hasta ahora ignorado, por no decir proscrito de la Asamblea Nacional: el matrimonio igualitario. Basta recordar que, el 31 de enero de 2014, activistas sexodiversos entregaron 21 mil firmas junto a un proyecto de ley y, no obstante, el legajo con la apremiante petición naufragó en un hueco oscuro y sin fondo. Pero el silencio no los amilana, al contrario, los caldea, los azuza, los empuja. Por eso, el pasado 12 julio fue aguijón perfecto para alborozar corazones y valentías, montarse sobre tacones, rizar maneras y muñecas y, por supuesto, exhibirse tal como quieren ser. “Porque el amor es libre. Si yo quiero pasearme con mi marido agarrado de manos es mi voluntad. Estoy harta de esconderme”, sale del clóset Robert, un estudiante universitario que viajó desde Puerto La Cruz para colgarse, como un collar de perlas al cuello, de su Erastés en la manifestación del arcoíris. cita4 A pesar de que la invitación, como tarjeta de quince años, suscribía que la caravana se pavonearía desde las 9 de la mañana por el otrora Parque del Oeste, hoy Alí Primera, hasta desaguar a las 11 en Plaza Venezuela, los manifestantes se hicieron esperar. Y cómo no, si los afeites, las pelucas y lentejuelas son menesteres de expertos y toma su tiempo. “Claro, mi amor, ¿tú que crees, que todo esto no cuesta? Tengo casi dos kilos de telas, pestañas postizas, pelo falso, sombrero. Estuve cuatro horas arreglándome”, enumera sus artilugios de garota Oliver, quien por su figurín exuberante emula a una carioca en Carnaval. 6 Poco a poco, los asistentes fueron llegando. Ya a las 4 de la tarde la algarada estaba prendida. A la vera de la calle, buhoneros ofrecían sus chucherías: sangría, cigarros, cervezas y una vodka radioactiva cuyo color azul titilaba en lontananza. Los aleteos, las bromas, befas y comunes “chalequeos” inundaban el lugar. “Mami, mira esta loca parece una vampiro”, señala María a su pareja Jenny un muchacho con la cabeza rapada, cuernos pegados a las sienes y sendos lentes de contactos que traslucían un iris verde zombi. Ambas respondieron a la convocatoria —más allá de los espejismos— porque núbiles quieren contraer nupcias civiles. “Yo tenía esposo, pero me pegaba. Al final nos dejamos. Entonces conocí a Jenny. Es muy cariñosa y trabajadora. Es mi primera relación lésbica. Nos enamoramos. Ella me ayuda a criar a mi hijo. Es mejor papá, bueno mamá, que mi ex”, deshoja María su lamento. Ella va a votar porque alguien le dijo que los candidatos, Leandro Viloria y Koddy Campos, para el parlamento por el Partido Socialista Unido de Venezuela, izan la bandera de los ocho colores: rosa, rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, azul y morado. 5 No todos, sin embargo, entienden de su deber y sentir ciudadano. Sin ir muy lejos, a contados pasos, Luis y Alfredo, que recién alcanzaron la mayoría de edad, y un pubescente mostacho los delata, no se inscribieron en el Registro Electoral Permanente. “No me enteré”, dispara Luis una flecha de indiferencia. Sin siquiera bizquear por el error, sin mostrar arrepentimiento por su infidencia, se incorporó al grupo de siete jovencísimos efebos con quienes armó un corro para quebrar caderas al ritmo de un cover —changa mediante— de Sia y su “Chandelier”, tema escogido por el margariteño Dj Bombona, maestro de ceremonia para avivar la chacota de esta tarde. “Ese es el problema: muchos exigen ser respetados pero no se comprometen con la causa. Más que querer casarnos o cuidar de nuestras familias, esta primera ley, la del matrimonio igualitario, es un paso en contra de la discriminación. Es una manera de que el Estado nos reconozca dignos”, se desuela en un crepúsculo de frustración Giovanni Piermattei, ingeniero en Informática que depuso los algoritmos por el activismo político y social. Vuelve: “quien crea que las uniones de hecho son la solución de un gran problema en las mentalidades está equivocado. Pero por algo hay que empezar. Daría estatus de igualdad jurídica ante una legislación que no es plural. Pero hay muchas fuerzas que se oponen: la iglesia evangélica y católica, los medios de comunicación —que nos han dado la espalda— y la AN que no ha atendido la justa petición pretextando que hay que hacer antes una campaña de concientización y educación. Eso es un sinsentido, ninguna sociedad del mundo ha estado preparada para las reivindicaciones sociales. Para eso están las leyes: para propiciar los cambios”, hurga meses antes de esta concentración en las invectivas que detractores vocean para boicotear la no promulgación del anhelo. cita3 Y sí son muy pocos los diputados que no han preterido del clamor. De acuerdo a unos prosélitos del PSUV, cuyos nombres prefirieron ocultar en las máscaras de la fanfarria multicolor, existe homofobia dentro del partido oficialista. “Pedro Carreño, por nombrar alguno, jefe de la facción parlamentaria, dio instrucciones precisas para que no se hablara o discutiera el asunto dentro del hemiciclo. Los evangélicos adentro tienen poder. Echan por tierra otras voces que sí nos respaldan. Por ejemplo, las de Carlos Sierra, Alejandra Benítez, Eduardo Lima, Elvis Amoroso, Tania Díaz, Adán Chávez, García Carneiro, Jorge Rodríguez, Juan Carlos Alemán y Ernesto Villegas, por nombrar algunos. Por la oposición, María Corina Machado, antes de su expulsión, se acercó el 31 de enero de 2014 y Leopoldo López, pese a que firmó el proyecto, no quiso tomarse una foto con los solicitantes”. 7 Las cornetas principales, justo al lado de la tarima, acaso altar plural, berrean las rimas y apócopes de Madonna. “I don´t wanna hear, I don't wanna know. Please don´t say you´re sorry”, corea en súplicas la cantante pasadita de edad en tanto las travestis coquetean con los hombres y lanzan sus camelos a los vernáculos que ese día decidieron no esconderse. “Yo sí soy marico… y a mucha honra”, ruge uno con un pecho sin vello tallado por Hefesto. Él, junto a unos pocos, forma parte del minúsculo clan de los “sin camisa”. Al parecer, ya no está de moda desnudar bíceps ni abdominales esculturales. Más bien modosos y recatados se respingan en galanteos. cita2 La embriaguez de la guarapa de parchita —cliché en estos aquelarres— surte efecto de cicuta. Los tambaleos, las hilaridades y mareos mecen al público. Y el animador clama que te clama por una pita, un minuto de aplausos por los amigos caídos. “Para Joel Gimes que abandonó este mundo, pero desde donde está nos cuida”, salmodia como en una plegaria. Rompieron en golpes de palma y bullanguería. Pero para Cristián la alegría está por encapotarse, como el cielo a las 5:20 de la tarde. Un compañero se le acerca con sigilo y lo embiste. Como no quiere quedarse atrás, le estampa su clutch de falsa piel al contrincante. Se precipitan, el uno contra el otro. Se tumban al piso, se rasgas los vestidos, arañan sus finos cachetes. “Esto te pasa por meterte conmigo. Si te vuelvo a ver te mato”, amenaza Cristián justo al momento que unos nobles aplacan la marimorena. “Por estos show es que no me gusta venir. No se toman nada en serio. Es una fiesta y ya. Los organizadores hasta ahora no han dicho nada de reclamar espacios o de futuras acciones antes de las elecciones”, comenta una señora que escolta a su retoño de 17 años. “Yo lo apoyo”, remata altiva. 2 Pero todo tiene su final, como la canción de Héctor Lavoe, que compuso junto a Willie Colón. Como el árbol que, al otro lado del río, en Sebucán, unos ecocidas derriban dejando su savia y cadáver cercenado, ultrajado, tasajeado en las aceras ante los ojos cómplices de los vecinos. Al menos por este año, las nubes sellan el mitin o matiné. Supitaño, un chubasco a las 6 hace correr el maquillaje, enloda ruedos y pantalones campana. La muchedumbre pega la carrera, como en una estampida, hacia las puertas del Metro. El caos se apodera del paisaje, el contacto del agua con el ardiente pavimento eleva mofetas y vapores tóxicos —parece una fumalora—, los ahogos quiebran gargantas. Solo una tuvo el vigor para gritar: “Locas, mójense para que se purifiquen”. Todavía hay ánimos para continuar las bromas. “Yo no me canso. Yo lucho porque los derechos humanos no se entregan por pedazos. Los tienes o no los tienes”, se envalentona y cierra Piermattei. cita1

Salve Freddie

Freddie Mercury chispea en la cultura pop. El celaje de su tránsito en la música no lo borronea el ruido de esta era. El autor de “Somebody to Love”, fundador de Queen, cumpliría hoy, de estar vivo, sus 65 años. Y, no obstante, sus súbditos lo veneran

Chavismo de afiche: a falta de pan circo

No importa la profesión, que da igual. Menos la trayectoria política, para eso es la democracia. Todos tienen los mismos derechos a la hora de competir. El “Gran Polo Patriótico” lo tiene claro cuando de su gente se trata, pero no para María Corina Machado. Por eso postuló a artistas, modelos y deportistas como sus abanderados a la Asamblea Nacional. Con ellos disfraza su impopularidad

Hay algo podrido en Fuerte Tiuna

Cuanto terreno vacío hay, tantos edificios se alzan sin planificación ni planes de reinserción ni educación cívica. Construcciones deplorables, corrupción y chanchullos en los materiales, trata de trabajadores y pillaje son algunos males de estas ciudades “invivibles”

Donald Trump: del capitalismo al racismo salvaje

Magnate hasta la médula, infló una gran fortuna que, por quinta vez, utilizará para conquistar su manido propósito: ser presidente de los Estados Unidos. Su candidatura desató a detractores y no menos imprecaciones luego de que tildara a los inmigrantes mexicanos de traficantes, violadores y ladrones

Donald Trump: del capitalismo al racismo salvaje

Magnate hasta la médula, infló una gran fortuna que, por quinta vez, utilizará para conquistar su manido propósito: ser presidente de los Estados Unidos. Su candidatura desató a detractores y no menos imprecaciones luego de que tildara a los inmigrantes mexicanos de traficantes, violadores y ladrones

No es una puta, es una prepago

Un negocio que se pacta a puerta cerrada. Adentro, entre las partes, todo está permitido: jadeos, látigos y suspiros. La industria del sexo se ha sofisticado. Hoy, la profesión más vieja del mundo pareciera no solo estar más aceptada entre unos y otros, sino que también se adorna con las lentejuelas de la educación y elegancia. No les llaman prostitutas, sino prepagos VIP

Inocencia interrumpida: un caso de pedofilia

Cinco familias prorrumpirían en sollozos y lamentos luego de que sus hijas de ocho años, a despecho de la vergüenza y miedo, revelaran los tormentos que le infligieron. Más temprano que tarde, las autoridades abrirían la querella por abuso sexual que las señaló como víctimas. Y pese a que el proceso apenas fue un asunto medio resuelto, las pruebas muestran cuando menos algunos datos certeros: una madre presa, un papá prófugo y siete niños enfermos

Maickel Melamed corrió caminos hasta Boston

De figura cenceña y verbo remojado en filosofía, así se luce Maickel Melamed. Un atleta de alto rango que, a despecho de haber nacido con discapacidades motoras y musculares, ya suma maratones por América. Ocho, diez, veinte kilómetros no son nada para él. No hay barreras que no haya saltado ni obstáculos que no haya sorteado. Nada le impide ser victorioso.  Por eso participó este año en la Maratón de Boston. Llegó a la meta hoy a las 4 de la mañana luego de más de 20 horas de trote