BM: niños venezolanos en Perú están desamparados

El Banco Mundial presentó en Lima, Perú, un informe sobre los mitos y oportunidades de la migración venezolana, como parte de una serie de estudios sobre el éxodo venezolano

Según los resultados del estudio “Una oportunidad para todos. Los migrantes y refugiados venezolanos y el desarrollo del Perú”, presentado por las expertas en migración Paula Rossiasco y María Savalos, el 85% de los niños venezolanos no pudieron integrarse al sistema educativo de Perú en 2018.

4.6 millones de venezolanos han salido de su país en busca de mejor calidad de vida. Perú es el segundo país receptor de venezolanos, con 900.000 migrantes en su territorio. Ocho de diez venezolanos viven en la capital peruana.

Esta migración representa retos para Perú y para el resto de Latinoamérica ya que puede representar una oportunidad de crecimiento económico y cultural si se ejecutan las medidas y políticas públicas adecuadas.

La mayoría de los peruanos se siente inseguro en las calles y la opinión pública peruana de los últimos meses culpa a la migración venezolana de los altos índices de inseguridad.

Sin embargo, las expertas en migración aseguran con su estudio que el crimen en Perú no ha aumentado producto de la migración venezolana. «De esas 900.000 personas, algunas de ellas no vendrán con las mejores intenciones», dijo Rossiasco.

«Si la percepción de rechazo se mantiene va a ser difícil para el país aprovechar lo que la migración le trae», agregó.

La diáspora venezolana podría aumentar la productividad en 1.6% en Perú, producto de la población jóven. Esto equivale a más de 3.000 millones de dólares anuales.

Se estima que Perú podría aumentar sus ingresos fiscales producto de la diáspora, con un neto alrededor de los 2.256 millones de soles.

8% del crecimiento del PIB del país en 2018 se debió a la población venezolana.

Otros datos

Jorge Muñoz, alcalde de Lima señaló que el problema más serio es el de la salud. De los 900.000 venezolanos, solo 81.000 tienen acceso a la salud, lo cual representa un 9%.

Una de las necesidades primordiales de los venezolanos al llegar a los países de acogida es encontrar trabajo. En Perú, 90% de los venezolanos tienen algún tipo de ocupación, 12% de los migrantes tiene contrato laboral, comparado con el 61% de peruanos contratados.

¿Tienen trabajo? Sí. ¿Ganan bien? No. Los venezolanos ganan 37% menos por hora que la población peruana.

¿Por qué si en su mayoría están capacitados? Para diciembre de 2018, el 57% de la población venezolana tenía estudios superiores. En Perú, como en los demás países de acogida, los venezolanos profesionales están trabajando de choferes, buhoneros, cocineros y otros oficios, ya que son los que adquieren con mayor rapidez y les da el sustento para sobrevivir.

¿Cómo transformar los retos en oportunidades?

El estudio plantea cuatro alternativas ante los retos que presenta la migración venezolana. En primer lugar, los paises de acogida deben propender a la regulación de esta población para que pueda ahorrar e invertir, y de esta manera tengan una mejor calidad de vida.

También, se debe aumentar la capacidad de respuesta de las medidas económicas locales y se debe mitigar las vulnerabilidades específicas que está experimentando la población venezolana.

Por último, se debe trabajar en un pacto social a nivel nacional, regional y local que permita trabajar conjuntamente con otros países para

Felipe Muñoz, Gerente de Frontera de Colombia señaló que el gobierno de Ivan Duque ha adoptado tres niveles: regulación, atención humanitaria e inclusión económica.

«Esta crisis va a permanecer por más tiempo. Política de inclusión económica permite integrar a los ciudadanos venezolanos a la vida económica y que esta crisis se convierta en oportunidad», señaló Muñoz.

Xenofobia

Para reducir el rechazo que crea el flujo migratorio por parte de los venezolanos, Muñoz destaca que Colombia -a pesar de que ha tenido menor incidencia de xenofobia que otros países de Latinoamérica- ha ejecutado tres líneas de acción con entidades de las Naciones Unidas y el Banco Mundial con campañas de comunicación masivas que reflejen que la migración veneszolana es sinónimo de oportunidad.

También destacó que los venezolanos en el siglo pasado acogieon a muchos latinoamericanos.

«Estamos trabajando en colegios donde creemos está el germen. Por último, hay que mantener una línea de comunicación integrada en el gobierno, se debe usar un lenguaje incluyente. El presidente Duque ha tenido un compromiso con este tema pero hay que trabajar con los gobiernos locales y que la comunicación sea más responsable en este sentido», dijo.