<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cinco versiones, cinco dudas: el paso de Delcy Rodríguez por España

Entre varias interpretaciones, las dudas abundan. No obstante, una certeza es tan grande como llamativa: Delcy Rodríguez estuvo en España. En otra situación, el hecho pasaría desapercibido, pero el contexto del chavismo tiñe todo de un tono oscuro

Cinco versiones, cinco dudas: el paso de Delcy Rodríguez por España

Lo que pudo ser un hecho imprevisto y silencioso, hizo un ruido ensordecedor. Entre la noche del domingo 19 de enero y la madrugada del lunes 20, la vicepresidente del gobierno de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, estuvo presente en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, puente antes de partir a Doha, Catar.

Pero el verdadero problema no fue la escala de la segunda del chavismo. Tal como reveló el medio español Vozpópuli, lo que desencadenó la polémica fue su encuentro con el ministro de Transportes español José Luis Ábalos.

Del caso se maneja mucho y a la vez poco. Una vez se reveló la noticia, el foco se posó sobre el funcionario europeo, quien apeló a un abanico de opciones para hablar sobre la situación.

Negación

Como si se tratara de un rumor sin sentido, Ábalos negó su cruce con Rodríguez al medio español. Pero su silencio duró poco. El viernes 24 de enero en un acto celebrado en Córdoba, el ministro confirmó haber visitado el aeropuerto para recibir al ministro de Turismo del gobierno de Maduro, Félix Plasencia. En la aeronave que los trasportó desde Caracas a Madrid, el chavista le pidió que entrara a saludar a la vicepresidenta.

Una vez dentro, le recordó a Rodríguez que no podía ingresar a territorio español. Pero sus palabras tomaron rápidamente otra forma según su conveniencia. Minutos después, la tercera versión: hubo contacto entre las partes, un “saludo forzado por las circunstancias”.

Conversación

En menos de una semana, los tres actos, cada cual torcido a su manera, mancharon el nombre del ministro español. Sin embargo, no todo quedó ahí. Ábalos, secretario del Partido Socialista Español Obrero, dijo a La Razón que mientras llegaba a Barajas fue advertido por Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, sobre la presencia de Rodríguez en el mismo avión que Plasencia.

“Ya que vas, procura que no se baje del avión”, señaló Grande-Marlaska.

Cumplida una semana del paso de la funcionaria del gobierno de Maduro por España, llegó la quinta versión. Según indicó La Sexta, esta vez se trató de un encuentro que se estiró por 25 minutos. “Subí al avión, me la presentaron, le dije que era una situación un poco violenta. No abordé con ella absolutamente ningún tema. Si yo quisiera reunirme, hay otros sitios”, expresó.

Sanciones y consecuencias

Entre varias interpretaciones, las dudas abundan. No obstante, una certeza es tan grande como llamativa: Delcy Rodríguez estuvo en España. En otra situación, el hecho pasaría desapercibido, pero el contexto del chavismo tiñe todo de un tono oscuro.

El 13 de noviembre de 2017, el Consejo de los Estados de la Unión Europea aprobó medidas restrictivas contra ciertos funcionarios chavistas, incluida Rodríguez. Entre las acciones a aplicar aparecía la prohibición de entrada a los países miembros. España figura en la lista, de ahí la polémica desatada entre el 19 y 20 de enero.

Por lo pronto, contrarios al gobierno de Pedro Sánchez fueron claros: Ábalos debe ser cesanteado de su cargo. Pero mientras desde un lado esa solicitud crece y crece, el ministro de Transportes se muestra firme, distinto a sus discursos sobre el paso de Rodríguez por España, y asegura que entre sus planes no está renunciar al puesto.