¿De dónde salió ese Bolívar con cara de Chávez en el billete de 500 bolívares?

El 24 de julio de 2012 el entonces presidente Hugo Chávez presentó ante Venezuela y el mundo lo que según la nueva verdad oficial es el rostro definitivo del Libertador Simón Bolívar. Como el propio militar admitió en su momento, el retrato es sospechosamente parecido al propio comandante de la llamada revolución bolivariana.

¿De dónde salió ese Bolívar con cara de Chávez en el billete de 500 bolívares?

No faltó quien dijera entonces que hasta la nariz del bolívar chavista y el tono de la piel eran similares a los del nativo de Sabaneta cuyo verbo transformó la historia contemporánea de Venezuela. Seis años después, el retrato está a punto de hacerse masivo y ubicuo en todo el país, pues ha sido determinado por Nicolás Maduro, el heredero de Chávez, que el Bolívar de la nueva iconografía encabece a partir del 20 de agosto el también nuevo panteón de billetes condenados de antemano por la pavorosa hiperinflación que agobia a los venezolanos.

¿De dónde salió es imagen? Con su particular forma revisionista de enfocar la historia, desde un púlpito personalista para adaptarla a las conveniencias de su proyecto político militar, Chávez afirmaba palabras más palabras menos, que la imagen de Bolívar conocida en la iconografía histórica ha sido una falsificación a la que se prestaron los pintores del siglo XIX  siguiendo órdenes de las oligarquías blancas que gobernaban entonces. Obvia el hecho de que el propio Bolívar era un oligarca, muy bien ubicado en el escalafón de los blancos criollos que controlaban la vida y la economía de la Capitanía General de Venezuela.
Bolivar Santa Marta
“Quisiera destacar que esta reconstrucción facial científica se llevó a cabo gracias a la voluntad de un gobierno profundamente bolivariano”, dijo el 24 de julio de 2012 la antropóloga forense Lourdes Pérez, cuando en el palacio de Miraflores, ante la cúpula del chavismo, fue presentado en cadena nacional el nuevo rostro del Padre de la Patria. Los científicos hicieron énfasis en los estudios antropológicos y parámetros ontogénicos (evolutivos) generales y particulares del cráneo, en las características morfológicas de los huesos de la cara.

Esto “permitió clasificarlo y describir cómo eran realmente los rasgos morfológicos a través de las simetrías, asimetrías y balance presente en el cráneo”, agregaba Pérez. La disposición de los tejidos blandos (músculos faciales, boca, orejas, párpados y orejas), así como la propia miología (parte de la ciencia de la anatomía que estudia los músculos) se logró “a partir de la disposición y utilización de tablas internacionales y nacionales adaptadas a nuestro contexto étnico poblacional”, dijo la experta. O sea, ese rostro también es una especie de promedio étnico del venezolano, según se deduce.

“La investigación del rostro 3D de Bolívar parte del promedio del tejido blando de los venezolanos; eso no se puede reconstruir de esa forma, porque Bolívar tenía una especificidad, una individualidad, hay por lo tanto una falsificación histórica, una falsificación artística y una falsificación científica sobre el reciente rostro 3D del padre de la patria”, señala en un estudio el ex diputado tachirense Walter Márquez.
SB6 SB7 SB8 SB9
sb10
La base fundamental de esa reconstrucción fue una tomografía axial computarizada realizada al cráneo por nuestra única radiólogo imaginóloga forense de Venezuela, la doctora Maribel Yoris, dijo Pérez entonces. El rostro de Bolívar correspondía al de una persona “de tendencia caucasoide”, dijo la científica, lo cual se contradice con lo que muestra la propia imagen final en tres dimensiones, que estuvo a cargo del artista francés Philippe Froesch.

En antropología las caucasoides, o caucásicos, son las personas cuyos genes predominantes son originarios de Europa o Asia Occidental. Cuando se comenzó a hablar del nuevo cono monetario de la era Maduro, una versión artística del presunto nuevo billete de Bs 500  mostraba a un Hugo Chávez de uniforme y boina como el nuevo prócer necesario a ser incluido en este exclusivo panteón.

Tal vez era solo una noticia falsa, por lo cierto es que ahora Chávez regresa hecho miles millones en una imagen subliminal donde su rostro se confunde con el de Bolívar y se gastará tan rápido como el patrimonio de los venezolanos, arrollado por la hiperinflación que apenas comienza. Una de las personas que más ha investigado el tema de esa iconografía apócrifa de Bolívar es el ex parlamentario opositor e historiador Walter Márquez, quien escribió en 2013 un informe llamado “Iconocidio contra la imagen del Libertador”.

Hoy no se aventura a conjetura cuál era la intención del chavismo al crear esa imagen, pero insiste en que se trata de una falsificación histórica y un delito. “Ese es un rostro cuyos rasgos son africanizados y Bolívar fue eurodescendiente, jamás fue afrodescendiente. Fue descendiente de europeos, no de africanos. Ese rostro de Bolívar fue falsificado. No hay elementos históricos ni biológicos que correspondan al libertador Simón Bolívar”, dice en contacto telefónico con El Estímulo desde San Cristóbal.

Señala que durante estos casi 20 años la intención  general de Chávez  y los chavistas fue ir creando sus propios modelos culturales. Le quitaron el nombre a la República, cambiaron las siete estrellas de la bandera nacional por por las ocho, cambiaron el sentido y la dirección del caballo en el escudo nacional, y también el rostro de Bolívar en una “burda falsificación, un delito, un iconocidio”.

En su informe, Márquez señala que la única relación genética de Bolívar con la raza de color fue el hecho de haber sido amamantado por “La Negra” Matea. “Los ojos del Libertador, tenían una mirada profunda, lejos de esa mirada extraviada del nuevo cuadro en referencia”, agrega.

“En consecuencia el rostro en 3D de El Libertador tiene estrabismo, aparece como afrodescendiente, tiene una mandíbula cuadrada, tiene una nariz que es contraria a la verdadera figura del Padre de la Patria”, agrega . “El Bolívar forense 3D es producto de una falsa información postmorten del Libertador. Queremos el Bolívar vivo que captaron físicamente artistas de la talla de José Gil de Castro, José María Espinosa, Francois Roulin, y del cual posteriormente se inspiraron otros artistas como: Martín Tovar y Tovar, Arturo Michelena, el mexicano Diego Rivera, el ecuatoriano Guayasamin, porque la información forense que utilizó Philippe Froesch y el equipo de la vicepresidencia de la República en el año 2012, es falsa. El cuadro de Bolívar que ha circulado en 3D de Philippe Froesch es inconstitucional, ilegal y contrario a toda la iconografía universal del Padre de la Patria”, remataba.

(Este artículo fue publicado inicialmente  por El Estímulo en julio de 2018) 

El día en que el chavismo manipuló hasta el rostro de Simón Bolívar

El 20 de agosto de 2018 entró en circulación en Venezuela el billete de más alta denominación con un rostro de Simón Bolívar en el que metieron de contrabando rasgos de Hugo Chávez. En medio de la hiperinflación, ya ese cono monetario es inútil y el billete va por Bs.50.000). Pero continúa lo que en su momento fue calificado como  “un fraude político, económico y jurídico que atenta contra el patrimonio cultural y moral de los venezolanos”, en palabras del ex parlamentario e historiador Walter Márquez.