<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El coronavirus se ensaña sobre América Latina

En algunos países americanos se acelera la pandemia de Covid-19, provocada por el nuevo coronavirus. La tasa de contagiados y fallecidos sube con velocidad y aleja las posibilidades reales de flexibilizar las medidas de confinamiento para hacer andar a la economía. La pandemia dejará 11,5 millones de nuevos desempleados en 2020 en América Latina. Esto llevará el número total de desocupados a 37,7 millones de personas, según la CEPAL, un organismo de la ONU.

El coronavirus avanza inexorable en América Latina, con cerca de 640.000 casos y más de 35.000 muertos. El saldo deja oscuros pronósticos en materia económica y de empleo, mientras Europa regresa lentamente a la vida y China se dispone a cantar «victoria» contra el virus.

El número de casos en el mundo se multiplicó por dos en un mes, con una aceleración impresionante de los contagios en América Latina y el Caribe. La región supera los cinco millones de infectados, según el último recuento de la AFP basado en fuentes oficiales.

El aumento exponencial de casos en Brasil (310.087, el doble que hace nueve días), en Perú (108.769), México (56.594) y Chile (57.581) impulsan el avance de la Covid-19 en Latinoamérica.

La pandemia dejará 11,5 millones de nuevos desempleados en 2020 en la región, un aumento de 3,4 puntos porcentuales. Esto llevará el número total de desocupados a 37,7 millones de personas, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La contracción económica en la región será de un 5,3% este año, la peor desde 1930. Tendrá «efectos negativos» sobre la tasa de desocupación, que pasará de un 8,1% en 2019 a un 11,5% en 2020, según el reporte.

Estados Unidos, en tanto, alcanzó los 38,6 millones de pedidos de subsidio por desempleo desde mediados de marzo. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, advirtió de la «fuerte probabilidad» de más ayuda tras los tres billones de dólares ya inyectados a la economía.

El presidente Donald Trump, que presiona por una mayor reactivación de la economía. Anunció que las banderas estadounidenses ondearán a media asta durante tres días en los edificios del gobierno. Será un homenaje a las víctimas de la Covid-19, que ha dejado casi 94.000 muertos desde el inicio de la pandemia.

Buscando una tregua

Brasil, uno de los países en que la pandemia crece más deprisa, superó este jueves los 20.000 muertos por coronavirus, tras alcanzar un récord diario de 1.188 fallecidos.

Este es el tercer país del mundo en número de afectados, con 310.087 casos, por detrás de Estados Unidos y Rusia. La cifra de contagios podría ser hasta 15 veces mayor, debido a la dificultad de tener estadísticas precisas por la falta de test, según analistas.

La crisis se produce en un contexto de fuerte confusión política. La mayoría de los gobernadores es favorable a medidas de confinamiento, y el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, las critica debido a su impacto económico.

Las dos partes buscaron una tregua este jueves durante una teleconferencia en la cual Bolsonaro y el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria.

«Brasil necesita estar unido. La existencia de una guerra, como se llegó a decir aquí, nos confronta a todos a una derrota. Vamos en paz, presidente, vamos por Brasil y vamos juntos», declaró Doria, que en días anteriores llegó a decir que el país enfrentaba al mismo tiempo al coronavirus y al «bolsonarovirus».

En el mayor cementerio de América Latina, en Sao Paulo, el ritmo es frenético. «Nuestro promedio era de 30-35 [entierros] diarios; un día fuerte, 45. Actualmente estamos enterrando a 60», dice James Alan, supervisor de uno de los equipos de sepultureros del camposanto de Vila Formosa.

«De terror»

Perú supera los 108.000 contagios y las 3.000 muertes. La Defensoría del Pueblo advirtió que los hospitales de Lima están a punto de colapsar. Denunció que faltan equipos médicos, personal, camas, ventiladores, oxígeno, entre otros insumos.

«Es como una película de terror, adentro (del hospital) parece como un cementerio por los cadáveres, los pacientes mueren en sus sillas, (o) en sillas de ruedas», dijo a la AFP el enfermero Miguel Armas, del hospital Hipólito Unanue de Lima.

Chile, que recibió a la pandemia tras seis meses de crisis social que golpeó duramente su economía, se acerca a los 60.000 casos. Las protestas en Santiago se han extendido para denunciar la falta de alimentos.

«Se trata de una batalla descomunal de la cual nadie puede desmarcarse», dijo el ministro de Salud Jaime Mañalich. Advirtió que el aumento de los casos «va a provocar presión en la red asistencial» en los próximos días.

Mañalich instó además a respetar la cuarentena y a superar diferencias políticas y polarizaciones, en medio de una profunda desconfianza en el gobierno de Sebastián Piñera.

Ecuador, severamente afectado con casi 35.000 casos y casi 3.000 muertos, comenzó el miércoles su desconfinamiento. Pero enfrenta un nuevo problema: dos tercios de los presos de una prisión están contagiados.

Tras el largo encierro

En España es obligatorio llevar mascarillas, a partir de los seis años de edad, en todos los lugares públicos, empezando por la calle, cuando no se pueda mantener la distancia social.

Este jueves, en la calle Alcalá, en el centro de Madrid, la casi totalidad de los viandantes llevaban su mascarilla puesta, como se ha observado ya en las últimas semanas en la capital española.

El presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, consiguió el miércoles una nueva prórroga del estado de alarma contra la pandemia hasta el 6 de junio, en un Parlamento muy dividido.

En Italia, un balance actualizado revela que el coronavirus dejó un total de 32.000 muertos. El fin del largo encierro y el clima primaveral permitía a sus habitantes volver al rito del aperitivo en plazas y terrazas, alarmando a las autoridades ante un posible nuevo brote.

«¡Este no es el momento de la fiesta ni de la movida, porque la curva puede volver a subir!», advirtió el primer ministro, Giuseppe Conte.

«Victoria» en China

En China, donde la epidemia apareció oficialmente en diciembre en la ciudad de Wuhan, los 3.000 diputados de la Asamblea Nacional Popular (ANP) se reúnen para la gran cita anual del régimen comunista del presidente Xi Jinping.

En esta sesión parlamentaria, que se celebra con varias semanas de retraso debido a la pandemia, Xi «proclamará la victoria total frente al virus», anticipa la politóloga Diana Fu, de la Universidad de Toronto (Canadá).

El presidente estadounidense Donald Trump acusa a China de ser responsable de una «matanza de magnitud mundial».

Pekín no dudará en tomar «medidas de retaliación» si el Congreso estadounidense adopta sanciones, advirtió el portavoz del parlamento, Zhang Yesui.

En tanto, el primer ministro japonés Shinzo Abe anunció el levantamiento del estado de urgencia en tres regiones del oeste del país donde se había impuesto en abril para luchar contra el coronavirus.

En Chile acelera letalidad

Chile ve como los contagios no dan tregua y el jueves se informó que durante la última jornada murió una persona cada 32 minutos, reportó AP.

En total se acumularon 49, lo que llevó el total de decesos a 589 desde la llegada del virus hace dos meses y medio a un país que tiene 57.581 contagiados.

Unos 3.750 nuevos casos se han verificado en los últimos días. De ellos, unos 37 necesitarán camas de cuidados intensivos y ventiladores mecánicos. Esta es una de las mayores preocupaciones de las autoridades. Para fin de mes el país contará con 3.311 unidades de uso crítico, el triple de las disponibles a principios de marzo en el sistema público.

Clínicas privadas deberán aumentar en 150 el número de sus camas de terapia intensiva el fin de semana y en 720 a mediados de junio. Si no acatan la orden, “no dudaremos en tomar el control de las instituciones que no cumplan”, advirtió el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, informó que ya se están usando las unidades pediátricas de los hospitales del gran Santiago.

Una cuarentena total en la capital y sus alrededores cumple una semana el viernes. Pero de momento no hay una disminución de las infecciones. Varios especialistas opinan que los ocho millones de santiaguinos deberían estar más tiempo en aislamiento.

Bolivia, entre presión y control

Los contagios seguían en acelerado ascenso en Bolivia, mientras que la cuarentena obligatoria se relajaba por la presión en los barrios populares tras dos meses de encierro.

Este país andino vive tensiones políticas en la emergencia sanitaria que llevó a suspender las elecciones presidenciales que estaban programadas para el 3 de mayo. Por un lado, la presidenta interina Jeanine Áñez hace frente a protestas que reclaman el fin de la cuarentena, y por el otro exigen convocar a elecciones.

Dos regiones del oriente, Santa Cruz y Beni, que concentran el 80% de los contagios, ya están al límite de su capacidad hospitalaria, según las autoridades. Los médicos marcharon en petición de seguridad física después de haber recibido agresiones de vecinos.

En Beni, fronteriza con Brasil, los doctores protestaron vestidos de negro en señal de luto y denunciaron un colapso del sistema de salud local. Además, exigieron que se les dote de implementos de bioseguridad y de medicamentos para los pacientes.

Hasta el jueves el país se acercaba a los 5.000 casos positivos en una jornada en que se reportaron 16 fallecidos, uno de los mayores números en las últimas semanas, con lo que los decesos aumentaron a 215.

Venezuela viene atrás

Por su parte, el régimen de Venezuela envió 3.000 funcionarios de las fuerzas de seguridad al estado occidental de Táchira, fronterizo con Colombia, para elevar los controles.

Al masivo retorno de venezolanos se atribuye un brote en los estados fronterizos que hizo saltar esta semana en más de 50% la cifra de contagios.

El gobierno afirma que 78% de los casos de Covid-19 en Venezuela provienen de Colombia.

Maduro acusó la víspera al mandatario colombiano Iván Duque de haber dado la orden para que entren al país venezolanos sin el debido control para que “contaminen a toda Venezuela”, pero no mostró pruebas.

Por la noche se informó que los contagios en el país ascendieron a 872. La cifra de fallecidos se mantenía en diez.

Migración Colombia dijo que 62 mil migrantes venezolanos han regresado a su país, lo que representa un 3,4% de los 1,8 millones que se encuentran en Colombia. En los últimos cuatro días han salido por la ciudad de Cúcuta —fronteriza con Venezuela— al menos 2.736.

Colombia de aves muertas

Un miembro de la seguridad de la presidencia colombiana y 13 soldados del batallón de guardia presidencial dieron positivo al coronavirus. Ahora cumplen una cuarentena. Duque se ha aplicado dos veces la prueba y dio negativo.

En el país el virus ha dejado 18.330 contagios y 652 muertes.

De otra parte, centenares de aves están en peligro de morir debido a la cuarentena que finalizaría el 31 de mayo. Los animales se encuentran en una finca cercana a la ciudad de Cali y su manutención depende de la ayuda y presencia de las personas que asisten allí. Según Raúl Nieto, propietario del lugar, ya no cuenta con recursos para mantenerlos.

Un un bloque anticorrupción conformado por la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría aseguró que estos organismos se mantienen atentos al uso correcto de los recursos dispuestos para enfrentar la pandemia. Esto incluye verificar contratos, realizar inspecciones e investigar posibles irregularidades.

La Fiscalía imputará y solicitará medidas de captura contra diez alcaldes por múltiples delitos, entre ellos, interés indebido en la celebración de contratos sin cumplir requisitos legales y diversos tipos de peculado. Dos alcaldes fueron capturados durante la jornada y se investiga a 14 gobernadores y varios de sus colaboradores por mal manejo de los recursos.