El valor del voto

Para que el pueblo venezolano recupere su protagonismo, necesita ante todo revalorizar su convicción de lo esencial, lo crucial, lo decisivo de su papel

Una estrategia calculada fríamente desde el poder para alejarnos del ejercicio de la ciudadanía y unas fuerzas del cambio atrapadas en el fuego cruzado de los extremismos, condicionadas por la quimera de la vía rápida tienen un efecto desmoralizador y desmotivador. Creo que debemos rebelarnos a su falso dilema.

La pérdida de confianza en el voto es un peligroso síntoma de pérdida de autoestima personal y popular, en cada ciudadano y en la ciudadanía en su conjunto.

Para que el pueblo venezolano recupere su protagonismo, necesita ante todo revalorizar su convicción de lo esencial, lo crucial, lo decisivo de su papel. Porque lo es. Sin la menor duda.

Hay unos recursos disponibles que pueden y deben ser potenciados: la vocación de paz y libertad, el deseo mayoritario de una solución pacífica y democrática, la valoración de la democracia, la aspiración de progreso y bienestar, la idea de que ésta no es una tarea individual, es demasiado para uno solo, sino colectiva, podemos si es entre todos. Y una elección es un acto colectivo por definición, compuesto de una multitud de decisiones personales.

El escepticismo basado en las experiencias frustrantes puede superarse con un cuerpo de logros cívicos tangible que pueda dar base firme para hacer creíble aquello que deseo. Logros que uno a uno tal vez parezcan pequeños pero que apreciados en conjunto muestren una ruta factible que en el ciudadano común generen credibilidad y motivación. Las instituciones, como legítimo producto de los entendimientos políticos necesarios, irán viabilizando esos logros.

La lucha por esos logros debe ser social. No incumbe solo a los partidos políticos y sus líderes, actores indispensables e insustituibles del proceso democrático. Su responsabilidad es central, pero no única. Ellos son, lógicamente, “parte interesada” en candidaturas y espacios de poder. Como les corresponde. Aparte de que urge que recuperen toda la credibilidad moral que necesita su credibilidad política. La responsabilidad de conseguir esos logros cívicos tangibles que revaloricen el voto, es social, nacional, como será la democracia a la que aspiramos.

Esta, como ha dicho el rector de la UCAB José Virtuoso, “es la hora de la sociedad civil”. Es desde la ciudadanía organizada de donde debe emerger y crecer la fuerza social que exija una solución democrática a nuestra crisis nacional. Que reclame a todos los liderazgos y que ofrezca base de apoyo a los y las valientes que se atrevan a llevar la contraria a las corrientes amenazantes del falso dilema de los extremismos antipolíticos, sean de izquierda o de derecha. La política democrática no es deporte de espectadores.

Al voto, defender su valor y defenderlo con valor.

A la memoria de Pedro Nikken

OMS eleva a "muy alto" nivel de amenaza de Covid-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó a nivel "muy elevado" la amenaza de Covid-19, que llegó a México y al África subsahariana el viernes. Mientras tanto el temor a una pandemia provocaba un hundimiento en las bolsas y daba lugar a medidas draconianas.