Luis Vicente León prevé "protestas permanentes" pero desestima estallido social

El analista y director de Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó que aunque la población evalúa negativamente la situación del país, no ha habido cambios significativos en el apoyo popular de ambas tendencias políticas. "La gente está a la espera", sostuvo. 

Luis Vicente León prevé "protestas permanentes" pero desestima estallido social

Las elecciones pasaron, la crisis se agrava y el gobierno no parece tomar una ruta que enderece la situación económica. El descontento crece en las calles. Sin embargo, para León, todavía esto no quiere decir que sea inminente una “manifestación nacional o estructural, pero sí protestas permanentes”.

“La crisis no está todavía en su clímax, va a empeorar porque no ha habido una medida económica que garantice el rescate de la producción venezolana”, dijo a los periodistas luego de su intervención en el Seminario Perspectivas Laborales, organizado por Actualidad Laboral y la firma de derecho Littler Mendelson.

Las medidas recientemente adoptadas por el Ejecutivo se alejan de ser lo que la economía requiere para recuperar el equilibrio. “El gobierno está transitando un camino completamente equivocado (…), camina para profundizar la crisis”, expresó.

Se detuvo sobre todo para hablar de las medidas cambiarias, señalando que mantener un tipo de cambio fijo en Bs 10 por dólar, valor que consideró “ridículo”, e instaurar un sistema flotante, del que todavía no se conocen detalles pese a que ya ha transcurrido una semana, es actuar “como si en Venezuela no estuviera pasando nada, como si no fuera una emergencia”.

“Es obvio que no puedes parar la demanda ni siquiera permitiendo flotar ese mercado porque hay un referente (el dólar paralelo) que no has resuelto que es mucho más elevado”, indicó.

En medio de todo esto, la población, paradójicamente parece actuar como si estuviera a la espera. “Evalúa negativamente la situación del país, más de 90% de los venezolanos dice que el país está en crisis severa. También hay una evaluación negativa de la capacidad del gobierno para resolver los problemas económicos, pero por otro lado no ha habido cambios significativos en términos de los soportes populares, porque la población está esperando que funcione la acción de gobierno o que las acciones de la Asamblea puedan generar algunas presiones de cambio”, explicó.

Sobre la posibilidad de impago este año, que ha desatado una serie de especulaciones en los mercados internacionales, el analista le da una lectura positiva a que el gobierno trabaje por reestructurar o refinanciar la porción que debe cancelar a finales de año. “Es muy importante para el gobierno obtener ese refinanciamiento”, dijo.

-Derrota paradójica-

Durante su intervención en el seminario, León habló sobre el escenario pos electoral y señaló que existen tres enfoques para analizar los resultados.

El primero es el numérico. Explicó que no es verdad que en términos de votos la oposición obtuvo ese triunfo de mayoría calificada, lo obtiene en número de diputados, producto de la manipulación de circuitos hecho previamente por el propio gobierno para favorecer a su partido. “Que el chavismo haya sacado más de 40% de los votos en medio de este desastre es una noticia. Que todavía esa cantidad de gente se conecte con el chavismo es espeluznante”, dijo.

En cuanto al enfoque político, el analista interpreta que  la oposición no se ha fortalecido con el triunfo, como podría esperarse. Detalló que esto se debe al control de daños hecho por el gobierno: extraer a 3 diputados y quitarle a la oposición la mayoría calificada; revivir de forma vergonzosa el Decreto de Emergencia Económico; los ministros no fueron a las interpelaciones. Todo esto lo calificó como inconstitucional.

“Estamos hablando de abuso de poder. Nadie abusa de lo que no tiene”, expresó.

Además, se radicalizó para evitar su propio fraccionamiento. “Es mentira que el chavismo es homogéneo; hay un grupo que preferiría que Maduro fuera sustituido por otro actor el chavismo”, indicó. En este sentido, el gobierno buscó identificar claramente a un enemigo y unificar fuerzas.

Considera que, por el contrario, la oposición al seleccionar a la directiva de la Asamblea Nacional rompió sus propias reglas de juego, activando las diferencias dentro de la oposición y convirtiéndolas en una lucha por la supervivencia política. Se generan alianzas desvirtuadas y se arriesgan las posibilidades de acuerdos futuros.

Por último, está el esquema institucional, que se refiere a la lucha entre la AN y el resto de los poderes. En este contexto, el gobierno tiene dos alternativas. Lo que llamó la “ruta del suicidio” que incluye sostener el modelo de controles. La otra vía, que consiste en flexibilizar el modelo, podría traer derrota política por las graves consecuencias sobre el poder adquisitivo. “Maduro puede huir hacia adelante. Controlar aún más los medios de producción y distribución”, indicó.

Para él, ese camimo es un “suicidio cantado”. “Vamos a una agudización en los problemas de abastecimiento y precios”, sostuvo.

Calcula que la inflación este año estará por encima de los 200%-250%. El flujo de caja lo estima insuficiente para cancelar la deuda.

“Puede ocurrir que el gobierno en medio de la crisis de divisas hacerse el loco con el mercado paralelo y crear un mercado dual y legal, como está ocurriendo con los licores y boletos aéreos, y permite a las personas operar con sus propios dólares”, dijo.Para él, el gobierno permitirá un mercado dual donde un grupo de actores no involucrados con la producción o importación de productos preferenciales operen con sus propias divisas.