<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trabajadores públicos protestaron en Valencia por salarios de hambre

Trabajadores de la administración pública salieron este miércoles a protestar en Valencia, estado Carabobo, para reclamar mejoras salariales porque los sueldos que reciben no alcanzan ni para un cartón de huevos.

Trabajadores públicos protestaron en Valencia por salarios de hambre

Con pancartas en las que expresaban su malestar, recorrieron un trayecto entre la avenida Bolívar y las adyacencias del Rectorado de la Universidad de Carabobo, pasando por la Inspectoría del Trabajo Pipo Arteaga, donde hicieron un alto para solidarizarse con los trabajadores que desde el lunes se mantienen en vigilia en el lugar en demanda de reenganches y otros arreglos laborales.

“Tenemos que hacer un llamado de atención a este Ejecutivo irresponsable, que no da respuesta a las políticas salariales y por ello estamos exigiendo que se modifiquen”, expresó Julio García, presidente del Colegio de Enfermeros de Carabobo.

Explicó asimismo que reciben quincenas que no llegan a tres dólares. “Mi quincena no llegó a 30.000 bolívares (…) Hoy muchos no podrán comer ni una arepa pelada, la política del Clap no está funcionando”.

García indicó que aún están a la espera del tabulador salarial dolarizado que les permitiría a los enfermeros y otros empleados públicos sobrellevar los efectos de la crisis.

“Hace 10 años atrás teníamos salarios equivalentes a 500 dólares y hoy nos llevaron a tres dólares”, afirmó García que además sostuvo que en la actualidad un salario digno debería ubicarse en 400 dólares.

Por su parte Franklin Torres, empleado como auxiliar de servicios de oficina de la Inspectoría de Valencia, se quejó porque fue despedido por denunciar deficiencias en su sitio de labores.

“El lunes aprovechamos para reclamar las condiciones infrahumanas en las que se encuentran los funcionarios públicos (…) Dije a los medios de comunicación que no tenemos aire acondicionado, no hay microondas para calentar la comida, no hay agua”.