Venezuela es un país impredecible, hasta para el Banco Mundial

El Banco Mundial sacó sus proyecciones económicas para el mundo, sin embargo en ese mundo Venezuela ya no aparece.

Venezuela es un país impredecible, hasta para el Banco Mundial

La falta de datos económicos de Venezuela es la principal razón por la que el Banco Mundial no sea capaz de dar una previsión clara sobre la economía de un país que acumula siete años de recesión.

Además de no contar con proyecciones del ente mundial, la economía venezolana tampoco afectará en los pronósticos económicos de Latinoamérica y del mundo, pues fue excluida en los promedios de estos indicadores.

De esta forma, Venezuela se queda aislada en materia de pronósticos económicos. La opacidad sobre las cifras del país continúan para la mayoría de los venezolanos.

Un país sin datos

La falta de datos económicos en el país no es algo reciente en Venezuela. El Banco Central de Venezuela dejó de publicar periódicamente las estadísticas económicas del país, por lo que organismos externos (no oficiales) se han encargado de realizar investigaciones para determinar algunos índices.

Sin embargo, esto parece no ser suficiente, por lo que el Banco Mundial tomó la decisión de dejar de lado a Venezuela en sus proyecciones.

“Condiciones económicas y sociales graves”

Aunque no dio proyecciones, el Banco Mundial si habló de Venezuela en su informe, señalando que en general, las condiciones en el país siguen siendo graves.

“La población está experimentando frecuentes cortes de electricidad y escasez de agua; escasez generalizada de bienes básicos; y un fuerte aumento de enfermedades, desnutrición, y de la tasa de mortalidad”, señala en el informe.

Además, el Banco Mundial reporta que hasta el momento más de 4,7 millones de personas han dejado el país. “Varios países han impuesto restricciones para la entrada a los venezolanos y aumentan las tensiones sociales. Sin embargo, no se espera que estas restricciones detengan la migración venezolana”.

El Banco Mundial también señala que la ola migratoria venezolana en la región podrían tener beneficios para los países receptores en el mediano y largo plazo.

“El gobierno colombiano estima que el impacto neto de la migración en el crecimiento, después de contabilizar el costo fiscal, estará entre 0,1 y 0,5 puntos porcentuales entre 2018 y 2021, principalmente en el canal de consumo”, señala el informe.

Latinoamérica afectada por disturbios sociales

El crecimiento en América Latina y el Caribe se desaceleró notablemente en 2019, a un estimado de 0,8%, según los datos del Banco Mundial.

Esta desaceleración en el crecimiento en la región estuvo marcada por un año de cambios políticos y conflictos sociales que perjudicaron la economía latinoamericana.

“Factores idiosincrásicos en las grandes economías, vientos de desaceleración del comercio mundial y los disturbios sociales en varios países”, fueron factores que a juicio del BM marcaron el 2019.

Sin embargo, el organismo supranacional señala que la actividad en Brasil se acelera en medio de la mejora de las condiciones de inversión, la incertidumbre política en México se desvanece, y la recesión en Argentina se alivia después de episodios de grave estrés del mercado.

Por los momentos, el Banco Mundial proyecta un crecimiento en la región de 1,8% en 2020 y de alrededor de 2,4% en 2021. Aunque, “esta recuperación no será suficiente para revertir la creciente brecha de ingreso per cápita con economías avanzadas en algunas economías de ALC”.

El Banco Mundial asegura que estas perspectivas para Latinoamérica están sujetas a “riesgos negativos significativos”. Entre estos riesgos se encuentran la volatilidad del mercado y las condiciones fiscales débiles.

También los efectos secundarios de las desaceleraciones en Argentina, China y Estados Unidos podrían influir en el marco económico latinoamericano. Desastres naturales, clima severo y una mayor agitación social son otros factores.