Copa Mundial Sub-20

La Vinotinto volvió a casa en alfombra roja

Los mundialistas fueron recibidos como héroes y campeones del mundo por un estadio en el que sobraban pocos asientos. Aplausos, gritos y cantos fueron la banda sonora del 13 de junio de color vinotinto, en la Universidad Central de Venezuela

Vinotinto: la derrota no debe tapar el bosque

El público quiere sangre. Es propio de una especie que se autodestruye desde hace siglos, pero que en los últimos años ha metido quinta velocidad para acabar con todo lo más rápido posible. Así que inmediatamente le adelanto que por acá no encontrará la dirección a la trituradora. Si la selección nacional Sub-20 perdió una final del mundo fue porque primero llegó a ella, y eso, aunque se le olvide a los oportunistas de turno, jamás se había logrado.

Inglaterra en una final también se ha vuelto una rareza

Si uno pone “Venezuela vs England” en Google y excluimos el contenido del Mundial Sub-20, casi nos vamos a remontar a los tiempos del bloqueo contra Cipriano Castro. La de este domingo a las 6:00 de la mañana en Corea es una final rara, pero no sólo por la Vinotinto.

Las infinitas posibilidades de esta generación vinotinto

Puede que no exista tarea más complicada que escribir sobre el futuro. Al fin y al cabo, se trata de un tiempo por venir en el que todos nuestros anhelos parecen reales, o, por lo menos, posibles. Pero el futuro, nos guste o no, es cualquier cosa menos el presente, y por ello, es de todo menos lo que efectivamente será.

Venezuela 2-0 Alemania: Un triunfo que no debe ser sorpresa

Lo de esta madrugada no debe considerarse sorpresa. Sí, el planeta fútbol se preguntará cómo es posible que los campeones del mundo caigan en categoría juvenil con una selección que nunca ha ido a un mundial de mayores y que de paso está fuera de carrera hacia Rusia. Sin embargo, hay tanto mérito en el trabajo puertas adentro, que el campanazo 2-0 sobre Alemania, puede considerarse algo esperado.