ETIQUETAS

Mamá: ¿sabes leer una etiqueta?

Muchas madres tenemos la preocupación de que nuestros hijos e incluso nosotras, podamos comer sano y solemos comprar muchos productos ya elaborados para ahorrar tiempo. Entonces me hago la pregunta: ¿Sabré lo que realmente come mi hijo? Y descubrí que no lo sabía pues no tenía idea de cómo entender las etiquetas de los productos

4 comidas “saludables” que son todo menos saludable

Mientras que el índice de obesidad sigue en aumento, especialmente en niños, ha habido un impulso por promover la disponibilidad de comidas saludables en los establecimientos de comida Productos etiquetados: “corazón saludable”, “bajo en grasa”, “light”, parecen la decisión inteligente a primera vista, pero después de inspeccionar bien, puede ser peor para tu salud de lo que pensabas. Tristemente muchas personas piensan que comen saludable, cuando realmente no es así. Muchos solo se fijan leer y priorizar calorías, fibra y porcentaje de grasa, mientras que muy pocos prestan atención a los ingredientes. Aquí te dejamos una lista de cuatro productos llamados “comidas saludables”, que no son tan sanos como aparentan ser: 1. Yogurt, helados y leches “bajo en grasas” YOGURT En la comida, la grasa es igual a sabor. Si un manufacturero remueve la grasa, debe reemplazar el sabor. Usualmente esto es hecho añadiendo azúcar, endulzantes y sabores artificiales, que pueden causar más daño que la propia grasa removida. Adicionalmente, aunque sean bajos en grasa, los lácteos de vaca son altamente inflamatorios. Por ello, consume preferiblemente lácteos de cabra o búfala.   2. Cereales y granolasEste alimento es todo menos sano. Pueden aportar pequeñas cantidades de nutrientes, pero grandes cantidades de azúcar, sodio y harinas refinadas. Esto puede promover el sobrepeso, ya que el exceso de carbohidratos se convierte en grasa corporal o en caries dentales para nuestros niños. Esta comida empeora cuando se combina con la leche o yogurt.