Federer cae en cuartos de final del US Open

Contra todas las apuestas, el búlgaro Grigor Dimitrov derrotó este martes por primera vez al suizo Roger Federer y lo eliminó en los cuartos de final del US Open.

Dimitrov, 78 en el ranking, sentenció el partido en cinco sets con parciales de 3-6, 6-4, 3-6, 6-4 y 6-2.

El búlgaro enfrentará en semifinales al ruso Daniil Medvedev, que más temprano se impuso al también suizo Stan Wawrinka.

«Había pasado mucho tiempo desde que venía a esta cancha, estaba nervioso. Solo me decía ‘quédate en el juego, me sentí bien, el hombro estaba aguantando bien’. Estoy muy feliz», dijo en la pista Dimitrov al terminar el encuentro.

«Vine preparado lo mejor que pude, especialmente después de las dos semanas de preparación», siguió en la conferencia de prensa. «Los últimos seis, siete meses, han sido muy difíciles para mí» lidiando con lesiones en el hombro a principio de la temporada.

«Siempre creí en el trabajo, en la rehabilitación de mi hombro, el ejercicio, la práctica, ajustar un poco la raqueta…», añadió. «No estaba enfocado en Roger, estaba enfocado en mí».

El último partido que Federer disputó a cinco sets fue la histórica final de Wimbledon que perdió contra Novak Djokovic, hoy también fuera del Abierto de Estados Unidos por lesión.

El año pasado, Federer cayó en los octavos de final en el US Open, que ganó en cinco ocasiones.

«Creo que fue muy fuerte en la línea de fondo, mezcló bien, me dio todo tipo de problemas en mi ritmo, nunca me sentí cómodo en el fondo. Es algo que en el pasado siempre he podido dominar y esta noche no pude, hizo un muy buen trabajo», analizó el suizo.

«Pero hay que asumir las derrotas, son parte del juego», señaló.

Cinco sets

Después de un primer set sólido en 29 minutos, aprovechando un terrible saque de su rival, el suizo se vino abajo, errático, sacando varias bolas «de jonrón», muy diferente al milimétrico jugador que hasta ahora había tenido un paso prístino en el torneo.

Cerró el partido con 61 errores no forzados y perdiendo 10 puntos de quiebre.

Ambos se habían enfrentado antes en siete oportunidades, sin victorias para el búlgaro.

A medida que Federer caía, Dimitrov creció, sin ser brillante, pero sabiendo aprovechar los errores de su rival y algunas excelentes jugadas en la línea paralela.

La pesadilla comenzó en el segundo set, con una derecha errática que le dio problemas y le costó un quiebre en el noveno juego.

El búlgaro salvó tres puntos de quiebre en el quinto game del tercer set, pero con una doble falta entregó el punto en el séptimo juego para que Federer volviera a romper en el noveno y se llevara la manga.

El cuarto arrancó con quiebre del búlgaro y obligó a Federer a salvar seis puntos de break en 12 minutos en el séptimo juego. Y el décimo, sirviendo para el set, después de estar en triple break point, forzó el quinto parcial.

En todo el cuarto set, Federer tuvo seis oportunidades de quiebre, todas desperdiciadas.

Antes del set final, el suizo pidió asistencia médica en privado –dijo después que se trataba de un problema en su espalda–, y al volver a la cancha entregó el primer y segundo servicio, por lo que Dimitrov se puso muy rápido 3-0 en el marcador.

Estando 4-0 abajo, Federer ganó su primer juego, para luego situarse en a 5-2 antes de la estocada final.