Guaidó reelegido presidente de la AN ¿y ahora qué?

Con las fichas sobre la mesa, se puede determinar que el juego político se mantendrá trancado. Buenas parte de los países del hemisferio occidental reconocerán a Guaidó como único líder de la AN, mientras que el Gobierno chavista reconocerá a su directiva impuesta y buscará "legalizar" su propuestas políticas y económicas

Luego de un trabado proceso, lleno de violaciones de la Constitución y las leyes, Juan Guaidó fue reelegido presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela durante una sesión que se realizó el domingo 5 de enero en la sede del periódico El Nacional, en Caracas, al no permitirle la entrada al Palacio Federal Legislativo por parte de las fuerzas de seguridad de Nicolás Maduro.

Por una votación de 100 de diputados, entre presentes y perseguidos por el régimen venezolano, Guaidó continuará como jefe parlamentario y con el cargo de presidente encargado de Venezuela, reconocido por casi 60 países, para el período legislativo 2020.

No obstante, el líder opositor contará este año con una nueva traba política luego de que el chavismo designara al diputado Luis Parra como «presidente de la Asamblea Nacional», durante otra sesión que no contó con el quórum parlamentario, ni la presencia del mismo Guaidó y varios diputados.

«La Asamblea Nacional ha tomado una decisión y hay una nueva junta directiva (…). Venía sonando que el diputado Juan Guaidó iba a ser sacado», celebró Nicolás Maduro, durante la inauguración de un estadio de beisbol.

El mandatario aprovechó para reconocer la elección de Parra en la cabeza del Parlamento, a pesar de que su Gobierno y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), controlado por el chavismo, consideran que el órgano legislativo se encuentra en «desacato».

Parra se proclamó en una sesión en la que asegura había 140 diputados, y 81 de ellos aprobaron su elección. El diputado chavista Pedro Carreño, no obstante, aseguró que fueron 84 votos, mayoría simple en la Cámara, los que eligieron al parlamentario opositor.

Al final los votos no se contaron y el diputado, quien está en una lista de acusado de formar parte de una trama de corrupción que vincula a los empresarios que manejan las cajas CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) en Venezuela, se juramentó en una Cámara de Parlamentarios que cuenta con 167 escaños.

¿Qué viene?

Con una Venezuela que, al parecer, ya cuenta con dos presidente de la Asamblea Nacional (Juan Guaidó y Luis Parra), la oposición venezolana cuenta este año con un panorama más truncado que en 2019.

Con las fichas sobre la mesa, se puede determinar que el juego político se mantendrá trancado. Buenas parte de los países del hemisferio occidental reconocerán a Guaidó como único líder de la AN, mientras que el Gobierno chavista reconocerá a su directiva impuesta y buscará «legalizar» su propuestas políticas y económicas.

Sin embargo, la mayoría opositora deberá considerar otros escenarios.

En una conversación con El Estímulo, el politólogo Luis Salamanca aseguró que las principales fuerzas en contra del régimen de Nicolás Maduro deben considerar que en 2020 hay unas elecciones parlamentarias, en las cuales «deberían participar».

«Hay que valorar políticamente lo que está en juego ahí (elecciones a la AN). Allí es donde la oposición debe tomar cartas en el asunto, a pesar de estar fragmentada. Aunque a estas alturas se ve improbable, existe la posibilidad de crear una alianza como en 2015 cuando se ganó la mayoría parlamentaria, a pesar de estaba la maquinaría chavista y un Consejo Nacional Electoral (CNE) afecto al Gobierno de Maduro», dijo.

«La oposición no ha tenido acuerdos políticos estratégicos desde muchos años, pero sí electorales», agregó Salamanca.

Actualmente, la oposición en Venezuela se divide en las fuerzas del G4 (partidos Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular), los grupos encabezados por los políticos María Corina Machado y Antonio Ledezma y los liderados por el exgobernador Henri Falcón, acusado de seguirle el juego el Gobierno de Maduro.

«Es cierto que si la elección fuese mañana la oposición pierde de calle, porque Maduro buscará embasurar el proceso y el elector come mucho ‘casquillo’. Pero es algo que no se puede destacar», agregó.

¿Nuevo CNE?

Durante 2019, la oposición parlamentaria asomó la posibilidad de renovar el CNE para poder convocar a elecciones «transparentes y creíbles» en Venezuela. Incluso, Maduro asomó este domingo que la «nueva directiva» de la AN debe renovar el Consejo Nacional Electoral, que ya cuenta con su período vencido.

«El CNE debe cambiar, aunque no se vean posibilidades que ocurra con respecto al margen de la ley. Si la mayoría en el Parlamento toma acciones, es de seguro que el chavismo también las tomará, empezando por el Tribunal Supremo de Justicia», aseguró Salamanca a El Estímulo.

De convocarse a un nueva elección, la directiva de Guaidó no será reconocida por los Poderes Públicos controlados por Maduro y la cabeza parlamentaría impuesta por el chavismo, sólo cuenta con la presencia del chavismo y de 13 diputados «de oposición» de Cámara legislativa.

Opinión | Cooperativismo en Venezuela tinos y desatinos

En la primera década de su aparición en Tacuato, el cooperativismo que fue asumido por la iglesia católica, realizó un proceso de promoción y organización en Falcón, Lara, Zulia. Según la historia registrada se conoció de la presencia de cooperativas, que a la postre terminaron fracasando en virtud de fallas fundamentalmente de formación y capacitación técnica administrativa

Venezuela y el papel de la Comunidad Internacional

La gira de Juan Guaidó trae de vuelta la discusión sobre cuál debería ser el rol de la Comunidad Internacional ante la crisis de Venezuela. La mayoría de países de Occidente están abiertamente en contra del régimen de Nicolás Maduro y apuestan por un cambio democrático.