<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los estadounidenses negros mueren por coronavirus a un ritmo tres veces mayor que los blancos

De esta forma queda al descubierto una vez más la herida racial existente en Estados Unidos. Los afroamericanos han muerto a causa de la enfermedad casi tres veces más que los blancos.

En Estados Unidos los negros han muerto por coronavirus a un ritmo de 50.3 por cada 100.000 personas, en comparación con los 20.7 blancos, 22.9 latinos y 22.7 asiáticoamericanos. Son cifras compiladas por el laboratorio de investigación no partidista APM y publicadas el miércoles bajo el título Color of Coronavirus. De esta forma queda al descubierto una vez más la herida racial existente en Estados Unidos: los afroamericanos han muerto a causa de la enfermedad casi tres veces más que los blancos.

Estas cifras muestran una evidencia asombrosa de la división en la tasa de mortalidad de COVID-19 entre los estadounidenses negros y el resto de la nación, quedando clara la desventaja en términos de acceso a pruebas de diagnóstico y tratamiento para la enfermedad de los negros.

Más de 20.000 afroamericanos, aproximadamente uno de cada 2.000 de toda la población negra en Estados Unidos, han muerto a causa de la enfermedad. A nivel de estados individuales, las estadísticas son aún más impactantes. La parte inferior de la tabla de la liga en términos de disparidades raciales es Kansas, donde los residentes negros mueren siete veces más que los blancos. «Este es un llamado a la acción para los comisionados de nuestro condado, nuestros funcionarios estatales y municipales», dijo recientemente la representante del estado de Kansas, Gail Finney, al canal de televisión local KWCH12.

En otros estados, la diferencia también es notoria. En la capital de la nación, Washington, la disparidad en la tasa de mortalidad entre negros y blancos es seis veces mayor, en Michigan y Missouri cinco, y en los principales puntos críticos de la enfermedad, Nueva York, Illinois y Luisiana, tres.

Por su parte, altos funcionarios de la administración de Trump han atribuido estas disparidades a la alta incidencia entre las personas negras de afecciones de salud subyacentes como diabetes, hipertensión y obesidad. El domingo, el secretario de salud, Alex Azar, señaló los «perfiles de mayor riesgo» y fue criticado por culpar a las víctimas del virus.

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.