Más fiestas en Downing Street hunden por completo a Boris Johnson

El primer ministro británico parece ser incapaz de evitar las celebraciones ni en los peores momentos: cuarentenas estrictas por covid o el funeral del esposo de la reina. Su irresponsabilidad fiestera le puede costar el puesto

Más fiestas en Downing Street hunden por completo a Boris Johnson

Una maleta llena de alcohol y bailes hasta el amanecer mientras Isabel II se preparaba para enterrar a su marido. Downing Street se disculpó el viernes con la reina tras estas revelaciones que rematan una semana desastrosa para Boris Johnson.

Esta nueva filtración a la prensa cayó como una bomba para el primer ministro británico, enfrentado a su mayor crisis desde que llegó triunfalmente al poder en 2019 prometiendo llevar a cabo el estancado Brexit.

Esta crisis, la peor de su mandato, está desatada por la aparente incapacidad de Boris Johnson de evitar las fiestas, incluso en los peores momentos.

Boris Johnson y su primer secretario Martin Reynolds llegan a Downing Street. Foto de archivo de Justin TALLIS / AFP

Y no son solo las fiestas las que hunden al primer ministro británico. Ya en 2019 se le investigaba por gastar en exceso en una lujosa renovación de su residencia oficial y por aceptar un costosísimo regalo de un magnate para pasar unos días en una isla privada del Caribe con su esposa.

Luto para la reina, fiesta para Johnson

En una imagen que quedará grabada como símbolo del rigor de los confinamientos en el Reino Unido, el 17 de abril de 2021 se vio a la reina, de riguroso luto, sentada totalmente sola en la capilla del castillo de Windsor durante el funeral del príncipe Felipe, con quien estuvo casada siete décadas.

Según el diario conservador Daily Telegraph, esa misma madrugada el personal de Downing Street había celebrado por todo lo alto la partida de dos colaboradores: el director de comunicación James Slack, ahora subdirector de The Sun, y un fotógrafo personal de Johnson.

Para cumplir con las estrictas normas contra la pandemia, la reina Isabel estuvo sola durante casi todo el funeral de su esposo. Pero horas antes, hubo una gran fiesta en Downing Street, el palacio de gobierno. Foto archivo

«Es profundamente lamentable que esto haya tenido lugar en un momento de luto nacional. Y Downing Street se disculpó con el palacio», anunció un portavoz del primer ministro.

Dos fiestas el mismo día

Estas dos fiestas, una de las cuales se celebró en un sótano de la sede gubernamental, se acabaron uniendo en los jardines de la residencia oficial, según el Telegraph, diario cercano al poder.

Una persona había sido enviada a un supermercado a comprar botellas de vino que llevó a Downing Street en una maleta, asegura.

En ese momento, las reuniones en el interior estaban prohibidas. Y solo se permitía a un máximo de seis personas reunirse en exteriores.

En un comunicado el viernes, Slack se disculpó «sin reservas por la ira y el dolor causados». Como chivo expiatorio, asumió «toda la responsabilidad».

Johnson, de 57 años, no estaba presente y se encontraba, según un portavoz, en Chequers, la residencia de campo de los jefes de gobierno británicos.

Pero estas nuevas revelaciones se suman a la ya larga lista de fiestas organizadas en los círculos de poder durante los períodos de confinamiento de los dos últimos años. Y muestran, según testigos citados por los medios, una verdadera cultura del consumo de bebidas alcohólicas en Downing Street desde que Boris Johnson está en el poder.

Vacío moral

Muy debilitado en las encuestas, Johnson lucha por conservar las riendas de su partido y del gobierno después de reconocer el miércoles en el Parlamento que asistió a una de estas fiestas durante el confinamiento en mayo de 2020.

En su defensa afirmó que pensó que se trataba de un «evento laboral». Esa excusa provocó una mofa generalizada.

Boris Johnson

Boris Johnson, sin mascarilla dentro del auto que lo lleva al Parlamento a explicar su conducta. Foto Tolga Akmen / AFP

Varios diputados conservadores, algunos de los cuales eran hasta hace poco fervientes partidarios del primer ministro, se unieron a la oposición para pedir su dimisión.

Andrew Bridgen fue el último en presentar una carta ante el comité que gestiona el grupo parlamentario del Partido Conservador. Denunció un «vacío moral en el corazón del gobierno». Y pidió una moción de censura interna contra su líder.

Si se reciben suficientes de estas cartas, el comité tendrá que organizar un nueva primaria para reemplazar a Johnson.

Y aunque la mayoría de su gobierno le apoya, uno de los pesos pesados, el ministro de Finanzas Rishi Sunak, considerado posible candidato a primer ministro, se mostró mucho más reservado.

Boris Johnson pide tiempo

Mientras tanto, Johnson y sus ministros repiten una y otra vez que hay que esperar a la publicación de conclusiones, en el mejor de los casos la próxima semana, de una investigación interna sobre las presuntas fiestas ilegales encargada a alta funcionaria Sue Gray.

Sin embargo, la oposición no confía mucho en esa «investigación» porque Sue Gray es muy allegada a Johnson.

Incluso el diario The Times adelantó el viernes 14 de enero que Gray no habría encontrado pruebas suficientes de delitos penales.

Las fiestas también indignaron a los familiares de las víctimas del covid. «Que la gente que dirige este país las haga y luego mienta al respecto muestra un desprecio total por los ciudadanos», fustigó Fran Hall, de la asociación Bereaved Families for Justice.