<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Plácido Domingo, "el rey de la ópera" destronado por acoso sexual

Veintisiete mujeres denunciaron al tenor español por tocamientos, besos a la fuerza y comentarios inapropiados desde fines de los años 80

Plácido Domingo, "el rey de la ópera" destronado por acoso sexual

El tenor español Plácido Domingo era llamado «el rey de la ópera» hasta que fue acusado de acoso sexual el año pasado. Ahora es persona no grata en muchos teatros, tras haber encarnado 150 papeles distintos sobre los escenarios más prestigiosos del mundo.

«Si descanso, me oxido», era la máxima de este conocido artista de 79 años, que ha participado más de 4.000 producciones y grabado más de 100 álbumes.

En enero, su sitio oficial en internet señalaba que, aun con 61 años como cantante profesional de ópera, «Plácido Domingo no da ninguna señal de aminorar la marcha».

Pero el tenor, siempre carismático, pasó a engrosar la lista de personalidades señaladas por el movimiento #MeToo, acusado de acoso sexual en Estados Unidos.

En investigaciones publicadas en agosto y septiembre por la agencia Associated Press (AP), una veintena de mujeres denunciaron acoso por parte de Domingo desde fines de la década de los 80.

Lo acusaron de tocamientos, besos a la fuerza y comentarios inapropiados, además de haber dañado sus carreras en caso de mostrar rechazo.

Unos señalamientos que mancharon la leyenda de un artista ovacionado sobre los más grandes escenarios del mundo, merecedor de multitud de premios, entre ellos 12 Grammy.

«Cuando vi las noticias, me he quedé atónito», declaró en agosto el agente artístico Aldo Mariotti, cercano a la difunta soprano española Montserrat Caballé. Mariotti añadió que Domingo «Es un verdadero divo, un fenómeno, un grandísimo artista».

Las acusaciones pusieron fin a su carrera en Estados Unidos, donde debió renunciar a su puesto de director general de la Ópera de Los Angeles, que ocupaba desde 2013. Director musical y luego director general de la Ópera de Washington, de 1996 a 2011, fue acusado de haber perseguido durante esa época a cantantes de forma muy insistente.

Y en su España natal, donde era un figura realmente totémica, su corona parecía haberse caído, luego de que el martes se disculpara por «el sufrimiento» causado a esas mujeres y asumir «toda la responsabilidad de [sus] acciones».

Formado en México

Nacido en Madrid el 21 de enero de 1941 en una familia de cantantes de zarzuela, Domingo tenía ocho años cuando sus padres se mudaron a México, país en el que estudió piano, dirección de orquesta y canto.

Debutó cantando zarzuelas con sus padres como barítono para después convertirse en tenor. Su primer gran papel fue el de Alfredo en La Traviata, de Giusseppi Verdi, a la edad de 20 años.

En 1965  su carrera internacional se enrumbó definitivamente, bajo la batuta de grandes directores de orquesta como Herbert von Karajan, Riccardo Muti o Claudio Abbado.

En 1973, dirigió él mismo La Traviata en la Opera de Nueva York, tras lo que se proyectó como director de orquesta en todos los continentes.

Trío soñado

En 1990 formó,junto con con Luciano Pavarotti y José Carreras, la agrupación conocida como Los Tres Tenores, que contribuyó a popularizar la ópera gracias a un inmenso éxito de público.

Cantaron en Roma, en 1990, durante la inauguración de la Copa Mundial de Fútbol, al pie de la torre Eiffel en París, frente a las pirámides en El Cairo y en la Ciudad Prohibida de Pekín, en esta ñultima ocasión para apoyar la candidatura de China a los Juegos Olímpicos de 2008.

Algunos problemas de salud, como una embolia pulmonar en 2013 o una operación de vesícula en 2015, lo obligaron a parar temporalmente su actividad, aunque siempre acabó volviendo a los escenarios.

Ahora, Plácido Domingo se vio obligado a cancelar actuaciones en España, como las representaciones de La Traviata previstas en mayo en el teatro Real de Madrid, anunciando él mismo que se retira de los espectáculos programados por teatros que «tengan dificultades para llevar a cabo esos compromisos».

Y este mismo jueves, la Ópera de Valencia decidió quitar su nombre a su centro de formación, que pasará a llamarse solo «Centro de Perfeccionamiento Palau de Les Arts».