¿Por qué España está rechazando las solicitudes de nacionalidad por origen sefardí?

Un buen número de venezolanos tramitaba a través de diversos bufetes, y sorteando toda clase de complejos requisitos, su nacionalidad española basándose en una ley que beneficia a los descendientes de judíos sefardíes. Algo cambió. Las denegaciones se han incrementado sensiblemente. Y estamos hablando de procesos que pueden costar entre 6.000 y hasta 18 mil dólares. Un experto nos da la explicación

¿Por qué España está rechazando las solicitudes de nacionalidad por origen sefardí?

Se lee en el diario español El Mundo -3 de agosto- en el último par de años se incrementó de forma significativa la concesión de la nacionalidad española a los sefardíes y descendientes de sefardíes. No obstante, señala, de la misma manera se han catapultado las denegaciones de peticiones. “Si hasta el 31 de diciembre pasado las posibilidades de que se negara la nacionalidad eran de apenas el 0,048%, en lo que llevamos de 2021 llegan a nada menos que el 22%”, indica la nota.

“Según algunos líderes sefardíes, el Ministerio de Justicia ha cambiado los criterios para acceder a la nacionalidad española, que están fijados en una ley de junio de 2015 aprobada por unanimidad en el Congreso de los diputados. Esas mismas fuentes afirman que se ha retirado la nacionalidad a unas cien personas que la habían recibido, un hecho sin precedentes en la Historia reciente de España”, se lee en el reportaje.

El diario El País también se ha ocupado del tema. En un trabajo publicado el 19 de agosto se cuenta que durante “los últimos meses” se han denegado más de 3.000 solicitudes. Y la razón de esto la rastrean hasta una advertencia hecha en 2018: agentes policiales advirtieron al Ministerio de Justicia sobre la existencia de una red criminal y de posibles fraudes en la tramitación de nacionalidad española por origen sefardí. Esto, explica el texto, provocó una revisión más exigente de los expedientes y se descubrió que miles no cumplían con los requisitos que exige la ley.

Un buen grupo de venezolanos también ha venido gestionando su nacionalidad española por origen sefardí, pero los acontecimientos recientes han hecho que muchos de ellos pierdan dinero y queden fuera de juego. ¿Qué está pasando?

Para saber eso conversamos con el abogado Crisanto Bello, presidente de los bufetes Sefar Universal y Sefar Venezuela, con representación en varias ciudades de Europa, Latinoamérica y Estados Unidos y especializados en la investigación genealógica e histórica de los orígenes sefarditas.

-Pongamos esto en contexto, ¿cuáles son los antecedentes de esta situación?

-Los descendientes de los judíos que vivían en la Península Ibérica, quienes fueron obligados a convertirse o a marcharse de España en 1492, tienen, desde el año 2015, una ley específica, la ley 12/2015, para pedir la nacionalidad española sin renunciar a la suya. Esta ley que tiene como intención una “reparación histórica”, fue aprobada con vigencia desde el 1 de octubre del 2015 por las Cortes Generales, firmada por el presidente del gobierno Mariano Rajoy y por el rey de España Felipe VI.

El sentido, espíritu, propósito y razón de esta ley 12/2015 especifica que debe probarse, de manera inequívoca y sin lugar a duda, el origen sefardí del solicitante; de allí que la prueba del origen sefardí sea la base fundamental de esta ley. Esta prueba debe realizarse “generación por generación” y “persona por persona”, cumpliendo con los extremos legales mediante el método intuitu personae, como lo hacemos en Sefar Universal, comprobando que cada uno de los eslabones que comprenden la cadena genealógica tienen continuidad genealógica con un judío sefardí.

-¿Cuál es el mecanismo? ¿Cuál es la vía para obtener nacionalidad española por origen sefardí?

-Para obtener la nacionalidad española por origen sefardí, la ley 12/2015 requiere presentar documentación filiatoria que compruebe la ascendencia sefardí del solicitante, lo que debe ser certificado por la Federación de Comunidades Judías de España. Para este proceso se deben aportar documentos legalizados y apostillados requeridos, como la partida de nacimiento, el pasaporte, el certificado de antecedentes penales, vinculación con España, certificado de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (prueba CCSE).

La idoneidad de toda esta documentación es verificada mediante notaría. La última fase es la concesión de la nacionalidad por el Ministerio de Justicia español.

-¿Quiénes asesoran en este proceso?

-Los asesores de los solicitantes de la nacionalidad española por origen sefardí son genealogistas y abogados, fundamentalmente. Sefar Universal es un bufete de abogados genealogistas, especializados tanto en la disciplina de la genealogía como en los procedimientos jurídicos de la ley 12/2015. Adicionalmente, Sefar Universal es un bufete internacional, con sedes establecidas en España, Portugal, Italia, Venezuela, Colombia, México y Estados Unidos, situación que le permite el acceso directo a las fuentes documentales de la genealogía sefardí, así como la realización de los procedimientos jurídicos tanto en España como en Portugal.

-¿Más o menos a cuánto asciende el monto que hay que pagar por estos trámites?

-Los procedimientos involucrados en el proceso de la obtención de la nacionalidad española por origen sefardí son, entre otros, el estudio genealógico generación por generación mediante el método intuitu personae, la certificación de documentos probatorios de la vinculación genealógica, la obtención del certificado de la Federación de Comunidades Judías de España, la revisión y conformación de documentos, elaboración de expediente, gastos notariales y procedimientos jurídicos. El costo del proceso completo puede variar de acuerdo con la dificultad de la investigación genealógica, ya sea por el número de generaciones a ser investigadas, por el número de países en los que se realice la investigación o por la cantidad involucrada de miembros de una misma familia. Esto puede ir desde los 6.000 dólares hasta 18.000 dólares.

sefardí

-¿Qué pasó ahora, qué cambió, cómo quedan los casos que estaban en proceso? A muchos se les ha negado la nacionalidad española e incluso a algunos se les ha retirado.

-En los últimos días han circulado opiniones malintencionadas con el objetivo de tergiversar las razones de las denegaciones de algunas solicitudes de nacionalidad española por origen sefardí, achacándolas a cambios realizados por el gobierno español a la ley 12/2015. Esto no es cierto puesto que la ley no ha cambiado, razón por la cual no puede hacerse más o menos restrictiva.

Si un expediente fue sustanciado siguiendo el sentido, espíritu, propósito y razón de la ley, comprobando que las distintas generaciones que integran la cadena genealógica tienen continuidad con un judío sefardí, no será objeto de denegación.

-Según The New York Times, antes de este año solo una persona había sido rechazada y cerca de 34.000 solicitudes fueron aprobadas, pero en los últimos meses hay una ola de unas 3.000 solicitudes rechazadas. ¿Le falta seriedad a España para cumplir su promesa de reparar y corregir los daños de la Inquisición?

-No podemos certificar esas cifras de solicitudes aprobadas y rechazadas, pues desconocemos su procedencia. Sí podemos informar que al analizar muchos de los expedientes denegados de clientes que han llegado a nuestro bufete, se ha evidenciado que la razón por las cual el Ministerio de Justicia de España ha denegado estos expedientes es porque los asesores del solicitante no lograron probar que la persona descendía de un judío sefardí.

Como bufete de abogados genealogistas, en Sefar Universal nos dedicamos desde hace varios años, entre otros casos, a lograr que nuestros clientes descendientes de judíos sefardíes reciban la nacionalidad española o portuguesa, sin que ni uno solo de nuestros expedientes haya sido denegado. La razón de este logro es haber realizado los informes genealógicos de manera impecable, probando a ciencia cierta que el solicitante es descendiente de un judío sefardí. Tenemos un 100% de éxito.

La clave radica en tener capacidad en el ámbito histórico; en disponer del tiempo, de los recursos y de la paciencia para recabar los documentos probatorios en las notarías y los registros de cada país por los que se trasladó la línea genealógica; la capacidad de analizar y leer letra antigua, lo que se conoce como paleografía, y luego la recopilación y elaboración del informe genealógico según lo requerido por la ley.

Lo cierto es que nadie puede estar por encima de la ley, especialmente de una ley con la que tanto el Estado español como las comunidades judías están poniendo de su parte para reparar un error histórico que generó tanto sufrimiento en el pasado.

Hay mucho dolor detrás de todas estas historias de denegaciones causadas por asesores, que hoy han sido desenmascarados y que están tratando de cambiar la opinión pública hacia otras razones distractoras para esconder la verdad: la falta de pruebas, que es la verdadera razón por la que el gobierno español ha denegado algunas de las solicitudes de nacionalidad por origen sefardí.

Sefar Universal pide respeto para todos los descendientes de los perseguidos sefardíes, pero también mucha consideración para todos aquellos que han sido sorprendidos en su buena fe por asesores inescrupulosos que les hicieron creer que el Estado español iba a concederles la nacionalidad española basado en pruebas imprecisas.

 

Cruz Roja rehabilita las instalaciones de la morgue de Bello Monte

El Comité Internacional de la Cruz Roja afirmó que hace este trabajo con el fin de garantizar que las personas fallecidas sean "tratadas con dignidad y respeto independientemente de la causa de su muerte". Sin embargo, son numerosas las familias que todos los días denuncian las precarias condiciones de las instalaciones