Una fotografía: los misterios de Bonny Cepeda en Miraflores

El merenguero dominicano reveló que le pagaron 60 mil dólares para cantarle una canción a Nicolás Maduro en su pasado cumpleaños. Todo un escándalo, ¿no? Pero no es la primera vez que le festeja la fecha. Y la canción es la misma. En esta historia hay cosas que queremos saber

Una fotografía: los misterios de Bonny Cepeda en Miraflores

Muy especial debe ser la canción esa para Nicolás Maduro. ¿Qué esconderá su letra, qué recuerdos aflorarán, qué emociones le despierta? ¿Alguien se pregunta eso? Que se sepa, es la segunda vez que Bonny Cepeda le canta «Una fotografía» como regalo de cumpleaños. Hay que hacer un esfuerzo para imaginarlo en este plan:»bueno, para el 23 de noviembre ya sabes lo que quiero, ¿no? Llámalo y cualquier vaina lo mandas a buscar si está muy complicado. Total, eso es ahí mismito».

Quizás estamos ante un misterio que seguramente él mismo revelará en algún momento en una cadena de radio y televisión que sí valdrá la pena escuchar. Un día de estos, inspirado por las quejas tras la revelación del costo del singular regalo, contará la anécdota emotiva que lo conecta con esa canción que habla de «un bello romance», de un beso en un parque y de un amor perdido. Le pongo fe a que ese momento se dará.

Y creo que somos muchos quienes queremos saber cuál es el motor de esa afición, qué lleva a un gobierno como este a pagar 60 mil dólares a un cantante que ni siquiera está en plenitud de sus condiciones vocales para que aparezca en Miraflores a hacer playback acompañado de una segunda voz más joven y verdaderamente instalada en los pasillos del poder político.

Algo grande tiene que haber allí, ¿no?

No puedo olvidar
El día que
Sentada en el parque la besé
Los niños jugando, las palomas volando
Te llevo en mi mente a ti Yinet

Eso le cantó Cepeda el 23 de noviembre de 2017 acompañado de una agrupación de música llanera en una versión del tema de lo más interesante. Allí se ve a Maduro apretando la mano de Cilia Flores, visiblemente emocionado, el cuerpo tieso, como sosteniéndose más bien en esa mano con la que se aferra a su pareja. Y tanto le gustó lo que escuchó que hasta propuso que grabaran un disco con ese encuentro entre el merengue dominicano y la estructura de arpa, cuatro y maracas. Y, mira, mala idea no era… ¿Nombraron alguna comisión para darle seguimiento a esa orden?

En la segunda ocasión -la de 2020, a la llegada de los 58 años- lo vemos más suelto. Animado, echa un pie, se ve que disfruta, toma a Cilia de la mano para lanzarse unos pasos. Pocos, porque no hay que exagerar. Y Cepeda le desea feliz cumpleaños en una «serenata» de 60 mil dólares que quedó registrada en video, que fue difundida en televisión y sobre la cual se puede especular sobre la existencia de dos secretos.

El primero, ya lo sabemos gracias a que el mismo Cepeda lo contó: al viceministro de Cultura para la Descentralización y Coordinación Territorial de República Dominicana le pagaron 60 mil dólares por medio cantar «Una fotografía». No es mal negocio para alguien que hace ya rato que pasó por su mejor momento, pero sin duda resulta bastante extraño para un funcionario gubernamental. ¿Será buen negocio para el gobierno de Dominicana?

El presidente Luis Abinader le dio el cargo de viceministro a Fernando Antonio Cruz (el nombre real del merenguero) el 20 de agosto de 2020. Para la fecha de su show en Miraflores ya era funcionario público, aunque él insista en que si se pone los lentes oscuros se transforma de viceministro a merenguero de forma inmediata (anota ahí DC Comics).

Cepeda -en la entrevista donde habló de los 60 mil- insistió también en que él no se metía en asuntos de crímenes de lesa humanidad ni dictaduras ni nada porque esas eran cosas políticas y por su condición de artista él está más allá de eso. Este es el mismo Cepeda que hizo campaña para que el empresario Luis Abinader, del Partido Revolucionario Dominicano, ganara las elecciones en julio de 2020. El mismo que le compuso a Abinader un tema de campaña llamado «¡El Cambio Va!».

Sobre el segundo posible secreto que nos plantea la serenata no nos queda otra que esperar. Tener fe en que un día el mandatario se relaje un poco y decida compartir con el pueblo los detalles de ese sentimiento que cada 23 de noviembre le dispara las ganas de ser feliz con los primeros compases del merengue y la voz del maestro Cepeda cuando dice:

He vuelto a los lugares
Que juntos caminamos
Que juntos recorrimos
Pero no te encontré

Mientras tanto, aquí estaremos: consumiéndonos en la envidia pensando que en Dominicana la libertad de expresión todavía da para que un grupo de locutores emplacen de semejante manera a un viceministro… Y que el viceministro suelte una frase tan memorable como esa de  «préstame 60».