Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Mi drama por la Visa de Responsabilidad Democrática chilena

EE-Consulado-Chile-AlejandroCremades-2-of-7
07/05/2018
|
TEXTO: ALEJANDRA PUYÓN | FOTOGRAFÍAS: ALEJANDRO CREMADES

El 9 de abril el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció la entrada en vigencia de una nueva legislación migratoria. Para los venezolanos ahora existe una visa humanitaria que se solicita únicamente en Venezuela y nos permite llegar a trabajar desde el día uno. Ya no se puede hacer el cambio de estatus legal luego de llegar a aquel país. Así ha sido, para mí, este trámite

–Mañana el Gobierno de Chile anunciará nuevas medidas migratorias para los venezolanos.

La advertencia la recibí el 8 de abril. No se trataba de algo malo, sino de una razón para celebrar.

–¿Crees que se pongan más estrictos?–, repliqué al amigo residenciado en Santiago que me avisó.

–Me comentaron que probablemente sea una visa especial que podrán solicitar en el consulado antes de viajar. Dicen que es más bien favorable, por nuestra situación.

–Algo de eso leí. Pero me pareció que era una propuesta en estudio. No sabía que era inminente.

–Presentarán los detalles de la nueva Ley de Migraciones y en ese evento aprovecharán para anunciar las nuevas medidas para los venezolanos.

–Me preocupa.

Mi amigo cerró el diálogo asegurando que no había nada de qué preocuparse, que prácticamente se trataba de un salvoconducto. Le hice caso. Ese día justamente acababa de escribir a todos mis conocidos en Chile avisando que llegaría a finales de abril. Por si sabían de oportunidades de empleo. Mi trabajo en Caracas ya lo había dejado. Solo esperaba el momento de montarme en el avión. Hasta una despedida tuve.

Visachilena5Olvidé el tema hasta el lunes. Apenas había pasado un minuto desde que el reloj marcó las 11:00 am y ya me estaban informando que era oficial, que Sebastián Piñera, a menos de un mes de asumir la Presidencia de Chile, estaba impulsando una nueva legislación migratoria. Primero me emocioné. La posibilidad de llegar a un nuevo país con una visa que me permitiera trabajar desde el día uno, con vigencia de un año, prorrogable por un año más, y que después de este tiempo pudiera optar a la residencia era alentadora.

Después me asusté. “Ha llegado el momento de poner orden en este hogar que compartimos todos”, declaró el presidente. No era oficial, pero ya por ahí, y por el resto de su discurso, podía intuir que me solicitarían los antecedentes penales. El único documento que no tenía y, menos, apostillado –en Chile jamás lo habían solicitado–. Se me aceleró el corazón. Las nuevas medidas gubernamentales establecieron que quienes entraran al país luego del 9 de abril ya no podrían hacer cambio de estatus migratorio. Hasta ahora, quienes ingresaban como turistas tenían la opción de aplicar por una visa de trabajo y posterior residencia. Eso se acabó. Toda la gente a la que había saludado el día anterior comenzó a escribir para enviarme la noticia. Y la subsiguiente pregunta: “¿Qué vas a hacer?”. La respuesta obvia: “No sé”.

Chilefoto1

Estuve a punto de irme al Consulado de Chile en Caracas ese mismo día. Pero en su web decían que trabajaban hasta la 1:00 pm y ya era mediodía. “Mejor voy mañana”, me dije. “Hoy no deben saber nada”.

Por precaución entré a la página del Ministerio de Interior, Justicia y Paz en la que se solicitan los antecedentes. Un aviso aumentó el pánico: el trámite debe hacerse entre las 8:00 am y las 4:30 pm, pero hay un cupo diario de 5.000 solicitudes. Respiré. Mejor calmarme. Seguramente tomarían en consideración a quienes ya teníamos pasaje.

Visachilena4Para no quedarme de brazos cruzados comencé a preguntar por gestores para antecedentes penales. Hasta dos millones de bolívares llegaron a cobrarme.

–¿Eso incluye la apostilla, no?

El gestor se rió en mi oído. Para apostillarlos había que pagar cuatro millones de bolívares adicionales. Y no me garantizaban que los tuvieran esa semana. Todavía era 9 de abril. El trámite comenzaba el lunes 16. “Aún no sé si ese será un requisito, dame chance hasta mañana y te aviso”, lo esquivé.

Martes 10

A las 12:00 am me conecté a la página del Ministerio de Interior. Todavía no se podía solicitar el documento. Hice lo mismo a las 3:00 am y después a las 6:00 am. Nada. A partir de las 7:00 am me quedé pegada a la página refrescando constantemente. A las 8:00 am en punto ocurrió el milagro: la página abrió, y aunque la pantalla mostraba el site caído, a mi correo llegó un número con la aprobación de la solicitud. A las 10:00 am ya tenía los antecedentes. Como uno se empeña en ser cabalístico, me infundí de ánimos asegurándome a mí misma que esa era una buena señal.

Me fui al Consulado chileno en Caracas, pasaje en mano. La sede queda en un edificio en El Rosal. Hasta ahora no he podido pasar nunca del vigilante que está en la entrada. Un funcionario repetía una y otra vez las mismas respuestas. “La visa sólo podrá ser solicitada por venezolanos en Venezuela”. “No conocemos aún detalles del trámite, ni los requisitos”. Tampoco sabían cuánto tiempo se demoraban en sellar el visado.

Chilefoto2

–Yo tengo un pasaje para finales de abril.

–Usted puede entrar como turista.

–¿Podré cambiar luego mi estatus migratorio?

–No.

–Ni siquiera teniendo una oferta laboral.

–Debe resolver eso con el Departamento de Extranjería y Migración.

Se me fue el alma a los pies. Lo único que pude confirmar era que pedirían los antecedentes penales. Lo demás era incierto. Quería quitar del medio a todos los que preguntaban sin tener un pasaje comprado, pero todos seguían allí, en mi opinión, haciendo bulto. El pánico aumentó. Desde ese momento, he llorado todos los días.

Jueves 12

Los mensajes de amigos en Chile no paraban de llegar, algunos me recomendaban que me fuese igual. Otros que pospusiera el viaje. Y otros que lo adelantara para llegar antes del 23 de abril. La última opción costaba 700 dólares –adicionales al pasaje que ya tengo comprado–. “Trabajando un mes de mesera aquí recuperas ese dinero”, llegó a decirme un amigo. Casi lo hago, pero no lo hice. Para ese momento, no era seguro que llegando en esas fechas pudiera regularizarme.

Visachilena3Hice lo único que me quedaba por hacer. Tratar de apostillar los antecedentes penales por la vía express. A las 5:00 am estaba en la sede la Cancillería en Puente Llaguno. “Tienes que tener un timbre fiscal y una fotocopia de la cédula”, escuché en la fila. Yo solo tenía los antecedentes y el pasaje. Junto a la Cancillería una señora saca la fotocopia y vende los timbres, con sobreprecio y en efectivo, pero estaba en una emergencia, así que ni modo. A las 6:00 am la fila comenzó a avanzar. Me sacaron. Mi pasaje a Santiago no sale desde Venezuela, sino desde Colombia. “Debe tener pasaje terrestre o aéreo, que salga desde Venezuela y atraviese frontera”. “Señor, pero es que…”. Nada. No hubo excusas. “Salga de la fila y si quiere espere que llegue el coordinador”.

Esperé. Llegó el coordinador y tampoco me dejó entrar. Volví a llorar. Un funcionario de la Cancillería me vio y se apiadó, me pidió que le explicara el caso. Le enseñé mi pasaje. Le dije que yo había apostillado todos mis papeles hacía años, y que qué más emergencia que el país al que tenía pensado emigrar me estuviera pidiendo un papel que debía entregar en menos de una semana si no quería perder mi boleto. Me dejaron entrar. Salí a las 11:00 am, pero el viernes ya tendría mis antecedentes penales apostillados. De nuevo, agradecí a Dios y a mi buena suerte.

Viernes 13

Con los antecedentes penales apostillados y el pasaje volví al Consulado. La única diferencia con respecto al martes era que había menos gente. “¿Señor, tienen alguna contingencia para la madrugada del domingo? ¿A qué hora esperan que la gente empiece a llegar a hacer la cola?”.

–No hay ninguna contingencia porque para acá no debe venir nadie. El trámite se hará por Internet.

–¿Y ya saben cuáles son los recaudos?

–La información estará disponible por las redes sociales del Consulado.

Me fui.

Chilefoto3

Ese mismo día, alrededor de las 9:00 pm, hubo un breve momento de euforia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile publicó los recaudos para solicitar la Visa de Responsabilidad Democrática: certificado de antecedentes penales debidamente apostillados por el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano y con tres meses de vigencia, pasaporte vigente y una foto a color 5×5 con fondo blanco, de foto estudio. Tenía todo, menos la foto, pero era lo más sencillo de resolver.

Hasta ese momento no decían que hubiesen habilitado una web, ni cómo había que entregar los recaudos. Así que al día siguiente fui a tomarme la foto, y comencé a prepararme psicológicamente para llegar de madrugada el lunes al Consulado.

Como la esperanza revivió, ese fin de semana hice la maleta (que continúa hecha).

Lunes 16

Pocas horas antes había cuadrado con una línea de taxi que acepta transferencias para que me fuesen a buscar a las 3:00 am del lunes. Tenía una carpetica con original y copia de todos mis recaudos, y en la noche, de nuevo, una noticia inesperada. A las 5:40 pm, en la cuenta de Twitter del Consulado (@cgchilecaracas) apareció el instructivo. Sí había que hacerlo por Internet. Intenté introducir los recaudos al momento de enterarme (alrededor de las 8:00 pm) y no se pudo. Comentarios en la red del pajarito decían que la página no abría porque todavía no era 16. Ok.

Visachilena2Intenté a las 12:00 am, a la 1:00 am, a las 2:00 am, a las 3:00 am, a las 4:00 am, a las 5:00 am, a las 6:00 am y a las 7:00 am y la visa de responsabilidad democrática todavía no aparecía en las opciones. Revisé Twitter de nuevo y vi las colas de gente durmiendo fuera del consulado. Pánico, de nuevo. ¿Y si los atendían? Encargué a una amiga que continuase entrando a la página por mí y fui al Consulado otra vez. Había luto en la cara de la gente. Apenas se enteraban de lo que ya yo había visto en la noche en el tuit. Se iban decepcionados por las horas de sueño perdidas y el frío pasado. Muchos, como yo, tenían ya el pasaje comprado.

La información que había era que la página abriría al día siguiente y que tomaría, por lo menos, 20 días hábiles obtener la visa. Adiós a mi fecha de viaje.

Me fui. Pude aguantar las lágrimas hasta que llegué a mi casa. A eso de las 3:00 pm volví a tratar de ingresar. Resultó que la opción de la Visa de Responsabilidad Democrática ya tenía más de un par de horas habilitada. Respondí todas las preguntas, cargué los archivos que había digitalizado la noche anterior y decidí esperar. Hasta entonces, la idea de viajar, pese a todo, seguía latente.

Miércoles 18 

Estaba cerca del Consulado así que decidí dar una vuelta por allá. Había gente que ya había recibido el tan ansiado correo que aprueba la visa. Incluso un sortario que llenó la solicitud el martes en la mañana y ya el martes en la tarde tenía la respuesta de Extranjería en su correo. “Puede que sea aleatorio”, me explicó un funcionario consular que estaba en la planta baja del edificio respondiendo algunas preguntas. Se me volvió a ir el alma a los pies.

Visachilena1Todo el mundo es optimista en que me la aprobarán. El consulado ha recibido alrededor de 4.000 solicitudes, entregado unas 140 visas, y no ha rechazado a nadie todavía. Por ahora, el estatus de mi solicitud sigue siendo “En espera”.

PD: Olvidé contarles que ABA de Cantv se fue de mi casa hace casi un año, así que para hacer todos los trámites tuve que dormir en una casa prestada en donde sí hay conexión a Internet.