Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cuantix, una plataforma para medir el impacto de proyectos sociales

Rafael Angulo-Cuantix
02/02/2017
|
FOTO: ANDREA HERNÁNDEZ

Esta innovadora plataforma tecnológica venezolana, seleccionada en el MassChallenge México 2016, permite a sus usuarios realizar la medición de impacto en sus proyectos sociales.

“Cuando las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) llevan a cabo programas sociales, una de las grandes dudas es si efectivamente el plan tuvo algún impacto positivo en la vida de las personas que beneficia. Hay millones de objetivos que se quieren alcanzar (disminuir la pobreza, mejorar la inclusión en los estudios), sea cual sea, siempre se busca medir si a largo plazo se logrará el objetivo”, dijo Rafael Angulo, director de Tecnología y cofundador de Cuantix, en entrevista con El Estímulo.

La mayoría de las veces las organizaciones miden sus resultados en base a indicadores de gestión que reportan qué tan eficiente fue la organización llevando a cabo el proyecto, si el presupuesto se utilizó efectivamente, número de beneficiarios del programa y cumplimiento de los tiempos, entre otros aspectos.

El reporte o la medición de impacto, busca saber qué cambia en el beneficiario después del programa. “Para hacer esto se les hace encuestas antes, durante y después del programa, para lo que proponemos un banco de indicadores (empleabilidad, autoestima, habilidades, acceso a la universidad). Por ejemplo, un indicador es la empleabilidad, si dan un curso de barman a un grupo de jóvenes, se quiere saber si luego de ese curso consiguen empleo, cuántos de ellos están empleados antes de hacer el curso, durante y al final o un año después de hacer el curso. Lo que se está buscando es que ese curso haya impactado esa variable”, explica Angulo.

Este emprendimiento nace de la necesidad de las ONGs de mostrar el impacto social de sus proyectos con la finalidad de mejorarlos y recaudar fondos para su continuidad.

Su equipo está conformado por tres programadores, tres analistas de negocios que trabajan con responsabilidad social: la gerente de operaciones Natalia George y sus dos cofundadores Adriana Mata, quien lleva 13 años trabajando con responsabilidad social y al menos 5 años trabajando en medición de impacto, y Angulo, con 17 años de experiencia en tecnología.

“La medición de impacto social se hace tradicionalmente en la academia, en universidades, a través de investigadores y es un proceso bastante complejo y costoso. Por esto, en general las ONGs no miden el impacto sino que se limitan a reportar el número de beneficiarios”, indicó Angulo.

La plataforma de Cuantix busca que las ONGs puedan efectivamente medir el efecto, al bajar los costos automatizando el proceso de medición. Desde allí las ONGs pueden seleccionar los indicadores que quieren medir, crear las encuestas, recolectarlas y realizar un análisis sobre la data.

La propuesta de Cuantix fue una de las 29 seleccionadas entre 400 startups de alto impacto de Latinoamérica en el MassChallenge México 2016. Por lo que después de tres meses intensivos de trabajo decidieron ajustar su modelo de negocio, con miras a apuntar al mercado latinoamericano.

Para los emprendedores en el país es difícil el desarrollo de iniciativas de este tipo debido al contexto país. “En Venezuela no hay capitales de riesgo, los venezolanos no sabemos cuáles son los pasos que hay que llevar adelante para recibir un financiamiento”, indica Angulo.

“Las principales dificultades han sido el fondeo, nosotros estamos pagando el emprendimiento de nuestro dinero, es una de las razones por las que nos proyectamos hacia afuera”. Angulo asegura que otro de los problemas a los que se han enfrentado ha sido conseguir personal calificado, ya que el talento en tecnología en Venezuela se está yendo o está trabajando para proyectos en el exterior.

La plataforma se encuentra en desarrollo, pero han probado el método con ONGs de Venezuela y México. En febrero comenzarán a utilizarla en México, mientras que la versión comercial la proyectan para finales de año o mediados de 2018. Además del sistema, proponen un método de medición más sencillo, por lo que una parte de la empresa trabaja en consultorías.

“Hay dos formas de avanzar en las empresas, uno es el crecimiento orgánico y el otro, el crecimiento tradicional de los emprendimientos: el exponencial. El camino es conseguir fondos y por eso una de nuestras grandes estrategias es proyectarnos en México con fuerza y si es posible, conseguir un segundo país”.

Aunque su base de operaciones estará en México, al ser una plataforma cuya data está alojada en la nube, el servicio se ofrecerá a cualquier nación de América Latina. Angulo afirma que son los únicos en contar con este producto en toda la región, donde si bien existen desarrollos para la medición de indicadores de gestión, no los hay del impacto. “Los competidores que apuntan a hacer lo mismo son de mercado anglosajón, aquí es algo completamente innovador”.

“Mi consejo para los emprendedores es que trabajen muy rápido en la prueba de concepto, no esperen años para probar el desarrollo final y desde el punto de vista de avance, que se atrevan a creer que sus ideas pueden ser suficientemente innovadoras para ser apoyadas en otros países”.

error: