Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Un mini SUV que también navega

Suvvfeature
23/08/2017
|
FOTOGRAFÍA: LAZARETH

Una empresa francesa revive uno de los íconos playeros de los años 70 pero convertido en todo un anfibio que pasa del asfalto al agua con solo girar un botón

El sueño de todo conductor se ha hecho realidad: tener un auto con el cual pasar del asfalto al agua sin ningún problema, y ello gracias al Moke Amphibie Lazareth, un pequeño vehículo estilo buggy creado para revivir aventuras estilo Jame Bond pero sin la presión del espionaje a cuestas.

Se trata de la versión moderna del Austin Mini Moke, un simpático buggy que por años 60 y 70 causó furor en las playas europeas y australianas y que se popularizó gracias a ser uno de los modelos favoritos de la despampanante Brigitte Bardot, quien recorría en uno de ellos la costa azul francesa junto a su inseparable camada de perros.

Mini-moke-amphibie-tout-terrain-6-Copier

Mini-moke-amphibie-tout-terrain-2-Copier

La empresa francesa Lazareth ha querido revivir aquel éxito, pero ofreciendo un adicional: la capacidad de navegar, una capacidad que junto a la volar forma parte de los sueños más preciados de cualquier propietario de vehículo.

Al igual que el modelo inspirador, el Moke Amphibie Lazareth es un descapotado de pequeñas dimensiones: 2,30 metros de largo, 1,5 de ancho y 1,6 de distancia entre ejes, por lo que apenas necesitará un espacio apenas superior al de una moto para estacionarlo.

Mini-moke-amphibie-1-Copier

A diferencia del auto originario de cuatro plazas, la versión contemporánea solo cuenta con dos asientos. La parte de atrás es ocupada por el sistema para el desplazamiento acuático y un caucho de repuesto, aunque no faltará quien lo transforme para darle otro uso a la pequeña retaguardia.

El interior no podría ser más simple: los ligeros asientos son de cuero sintético y todos los accesorios son de acero inoxidable y aluminio. El tablero apenas cuenta con un velocímetro convencional, la palanca de cambios y un juego de botones para seleccionar si se circula en la tierra o el agua.

Mini-moke-amphibie-tout-terrain-5-Copier

El pequeño todoterreno anfibio está fabricado con un chasis de aluminio sobre el que se monta una carrocería autoportante ligera también de aluminio, por lo que apenas alcanza 440 kilos de peso. Para garantizar la flotabilidad, la parte interna está totalmente revestida de espuma de celulosa.

Para motorizar su invención, Lazareth echa mano de un motor de solo 400 cc de capacidad que aporta 19,2 caballos de potencia, fuerza suficiente para permitir un desplazamiento de 90 km/hora en pavimento. Sin embargo, pese a desplazarse a la máxima velocidad permitida en muchas ciudades, es considerado un cuadriciclo y no requiere de licencia para circular.

Mini-moke-amphibie-3-Copier

En caso de querer sumergirse en el agua, con solo girar uno de los botones del tablero el motor da vida a la hélice trasera con una potencia máxima es de 6 caballos. Obviamente, esta fuerza no convierte al Moke Amphibie en una lancha de competición, pero permite avanza a una velocidad de 7 nudos, unos 12 km/hora.

El propulsor está unido a una caja de cambios automática, mientras que la independencia de las cuatro ruedas garantiza tracción integral permanente, ideal para arena o terrenos pedregosos.

Para maniobrar en el agua, al igual que en tierra firme un simple giro a la derecha o izquierda del volante permite direccionar al vehículo, que también tiene marcha atrás. Al ser considerado como un bote, tampoco requiere de licencia de embarcación.

Moke Amphibie estará a la venta desde este septiembre en Europa, donde podrá ser adquirido por unos 48.000 dólares, un precio relativamente barato para un vehículo dos en uno.