<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

A Stevie Wonder le regresó la inspiración

Después de 15 años sin componer ha vuelto a hacerlo, pero no editará sus nuevos temas con Motown, el sello al que renunció para fundar su propia disquera. Hace 50 años estuvo en Caracas y en compañía de la actriz Nury Flores le llevó una serenata al compositor Hugo Blanco 

A Stevie Wonder le regresó la inspiración

Tras 15 años de sequía creativa, Stevie Wonder anunció, en una conferencia de prensa virtual, que acaba de lanzar dos nuevas canciones, pero no lo hizo a través de Motown, el único sello discográfico al cual ha pertenecido desde que iniciara su brillante carrera hace casi seis décadas, sino en una disquera de su propiedad. Ambos temas son el punto de partida para la edición, en los próximos meses, de un nuevo álbum.

De las dos nuevas canciones que ha publicado el notable cantante, productor y compositor de Michigan, una de ellas, Where is our love song, esconde una particularidad muy especial: comenzó a componerla cuando tenía 18 años.

“En aquel momento todavía no sabía sobre qué iba a ir, pero tenía la melodía”, explicó el artista. “Entonces, este año vino toda la confusión y todo el odio entre el este y el oeste, la izquierda contra la derecha”, motivos que considera más que suficientes para terminar de darle forma y sacarla a la luz.

Sobre la otra canción, Can’t put in the hands of fate, destacó que se sitúa en el momento actual. “Estaba pensando sobre dónde estamos en el mundo, sobre cómo este es el momento más crucial. No solo la gente negra o la gente de color, sino también los jóvenes de cualquier lugar, que están diciendo: ‘Esto no es aceptable’. El cambio es ahora. No podemos dejarlo en manos del destino. Nadie tiene tiempo de esperar”, opina el músico.

Adiós Motown

Sobre su próximo álbum, el cantautor no adelanta muchos detalles, pero avanza que se llamará Through the Eyes of Wonder. Además, en los meses venideros saldrá un EP (trabajo corto, de entre 5 y 7 temas), que recopilará canciones esenciales de su carrera y los dos nuevos singles que acaba de lanzar.

Sobre el otro anuncio importante que oficializó, su marcha del sello que lo ha acompañado durante toda su carrera, remarca que la música que dará a conocer a partir de ahora será distribuida a través de otra etiqueta, pero no descarta que en el futuro podría haber alguna colaboración.

“Aunque he dejado Motown, nunca dejaré Motown. Esto es Detroit. Así que estoy seguro de que podremos ver cómo hacer cosas en Motown. Quizás haré con ellos mi Gospel Inspired by Lula” (un disco de gospel en homenaje a su madre fallecida, que anunció en 2007, pero que aún no ha concretado)”.

Indiscutible referente

A estas alturas de su vida, a los 70 años de edad, Stevie Wonder se erige como un referente mundialmente reconocido, con todos los atributos para ser considerado un icono de la música. El éxito siempre estuvo de su parte. De su ceguera física llegó la magia de la música y nunca lo dejó. Además, la vitalidad de su voz se mantiene inalterable. Como balance musical, reúne 23 álbumes de estudio, cuatro grabados en directo, tres bandas sonoras y once recopilaciones.

Fue niño prodigio y su actividad ha sido tan enorme que ha cosechado hasta la fecha 25 Grammys y un Oscar a la mejor banda sonora por La chica de rojo. Su última aparición pública fue en marzo pasado, en un concierto solidario por la crisis del coronavirus, que reunió a la flor y nata de la música, inspirado en los Live Aid, de 1985, en donde interpretó el himno coral We Are The World, del cual fue uno de sus grandes impulsores, junto a Quincy Jones y Michael Jackson.

Históricos records

Con la consolidación de su carrera en la década de los 70, arribarían canciones como Superstition. Luego logró hacer historia al ganar tres veces el Grammy al mejor álbum del año, algo que solo han conseguido Frank Sinatra y Paul Simon.

En 1985 obtuvo el Oscar a la mejor banda sonora por su otro tema legendario: I Just Called to Say I Love You (Te llamé para decirte que te amo).

A partir de entonces se acentuó el lado más solidario del artista, quien fue una de las estrellas que cantaron We Are The World para reivindicar la solidaridad internacional hacia los niños hambrientos de África.

En lo social participó activamente para que el Día de Martin Luther King se proclamara feriado nacional en Estados Unidos y también abogó por el fin de la segregación racial en Suráfrica. Mientras, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo nombró “Mensajero de la paz”.

Millones celebraron con entusiasmo su arte en la clausura de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 o cuando participó en la inauguración presidencial de Barack Obama en 2009. O cuando estuvo presente en los memoriales de compañeros de profesión, como Michael Jackson, Etta James y Whitney Houston.

Trayectoria intachable

Stevland Hardaway Judkins, conocido en el mundo de la música como Stevie Wonder, y nacido el 13 de marzo de1950 en Saginaw, Michigan, ha brillado como cantante, productor y compositor de géneros como el soul, el pop, el rhythm and blues, el funk y el jazz. Es uno de los artistas más exitosos de su generación.

A causa de su nacimiento prematuro, sus ojos no desarrollaron las retinas, por lo que quedó ciego de por vida. Desde muy pequeño mostró interés por la música, participó en el coro de la iglesia y aprendió a tocar piano, batería, bajo y armónica. Sus primeras canciones las grabó en la década de los 60 y en 1963 consiguió su primer éxito con Fingertips Part 2.

En 1972, conoció a Johanan Vigoda, un abogado que lo motivó a que renegociara un nuevo contrato musical, dándole plena libertad creativa en aquellos momentos dentro de una compañía tan férrea como era la Motown. Ese mismo año grabó su primera canción en esa faceta, titulada Music of my Mind, en la que se hacía cargo de casi todos los instrumentos del disco, además de hacer actividades de producción musical, composición y arreglista. Unos meses después, grabó Superstition, por muchos considerada su mayor éxito.

Un año después, tuvo un accidente de tránsito que hizo que estuviera en coma por algunos días y perdiera por completo el sentido del olfato. Los problemas no fueron impedimento para el cantante, ya que gracias a sus excelentes trabajos discográficos ganó 14 premios Grammy entre 1974 y 1977, donde destacaron sus discos Innervisions, Fullfillingness first finale y Songs in the Key of Life.

Consistente carrera

Inició la década de los 80 con la publicación del disco Hotter Than July, del cual pegó la canción Master Blaster, que permitió que llegara a una audiencia más amplia. En esa época hizo colaboraciones importantes en canciones como Ebony and Ivory, junto a Paul McCartney; Can’t Help Loving That Man Of Mine, con Barbra Streisand y Just good friends, con Michael Jackson, además de ganar el Grammy como parte del equipo de We are the world.

En 1984 publicó «La Chica de rojo», banda sonora de la película del mismo nombre, que le valió el Oscar de Hollywood y en 1988 lanza su éxito Musiquarium. Además, editó In Square Circle y Characters. Para cerrar la década, en 1989 lo incluyeron en el Hall de la Fama del Rock and Roll.

Después de hacer otra banda sonora, la de la película de Spike Lee «Jungle» (1991), se dedicó a labores benéficas y además se retiró temporalmente de los escenarios. Recibió el Grammy a la trayectoria y en 1996 grabó Conversation Peace, álbum con el que ganó otros dos gramófonos.

Invalorables reconocimientos

Para 2003, la revista Rolling Stone publicó una lista con los 500 discos más grandes de toda la historia, donde aparecían cuatro trabajos de Stevie Wonder. En 2005, lanzó A Time to Love y meses después la Recording Industry Association of America certificó las más de 10 millones unidades vendidas del álbum Songs in the Key of Life, que también fue escogido para formar parte de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

El 23 de febrero de 2009, se le otorgó el Gershwin Prize, por su contribución a la música y expansión de la cultura en general. Este galardón se lo dio la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. En marzo de ese mismo año, publica su primer DVD oficial, titulado Live at Last, que contenía el concierto que ofreció en octubre de 2008 en Londres.

Para 2013, su canción Skeletons formó parte del segundo tráiler del juego Grand Theft Auto V, además de escucharse en los sonidos de algunos episodios del mismo. Un año después, en la gala de los premios Grammy, se presentó junto a Daft Punk, Pharrell Williams y Nile Rodgers, interpretando la galardonada Get Lucky. A finales de 2016 lanza una versión de su canción Faith, junto a Ariana Grande, que formó parte de la banda sonora de la película animada Sing: ¡Ven y canta!

Una anécdota en Caracas con Hugo Blanco

El 1° de enero de 1970, Stevie Wonder, quien para entonces tenía 19 años, llega a Caracas contratado por Enzo Morera para presentarse en «El Show de Renny», y en «Renny Presenta», los dos programas que conducía el animador Renny Ottolina por Radio Caracas Televisión.

También actuó en el Gran Salón del Hotel Caracas Hilton, los días 8, 9 y 10 de enero. Por Venezuela estaba la cantautora Gloria Martín, muy celebrada en aquel momento por sus canciones llenas de poéticas historias de amor y cuestionamientos al sistema político.

El artista estadounidense ya era muy popular en nuestro país, pues aquí había pegado fuertemente en la radio con dos de sus éxitos de 1969: Yester-Me, Yester-You, Yesterday, compuesto por Ron Miller y Bryan Wells, así como My Cherie Amour, una de sus primeras creaciones en alcanzar la cima en las carteleras internacionales.

Al finalizar uno de sus shows en el Hilton, Steve Wonder pidió hacer un recorrido noctámbulo por Caracas, durante el cual sus anfitriones lo llevaron al Diplomático, una boite situada en el edificio Cedíaz de la avenida Casanova, en donde cantaba la también actriz Nury Flores, quien al término de su presentación, y a pedido del artista, compartió con él y sus acompañantes en su mesa.

Durante su conversación, surgió entre Nury Flores y Stevie Wonder una inmediata simpatía, que se tradujo en franca camaradería. Durante los días en que el cantante permaneció en Caracas, ella lo llamaba frecuentemente para saludarlo y acudía a Radio Caracas Televisión para ver sus presentaciones con Renny Ottolina.

En una de esas conversaciones, ella le comentó que conocía al compositor Hugo Blanco -autor de Moliendo café y El burrito sabanero, entre otros muchos éxitos-, que era su gran amigo y que sabía que admiraba mucho al intérprete visitante. Ella le dijo bromeando que si no se atrevía a darle una serenata a Blanco en su casa, a lo cual Wonder le tomó la palabra y aceptó divertido.

Al día siguiente, procedieron a alquilar un camión, donde Wonder con sus músicos en la parte trasera, y Nury Flores en el asiento al lado del conductor, procedieron a trasladarse en horas nocturnas a la urbanización El Pinar, donde residía Hugo Blanco. Se estacionaron frente a la casa de éste y procedieron a cantar, para sorpresa, no solamente del compositor venezolano, sino también de los vecinos de la cuadra.

Nadie lo podía creer. Al finalizar, y luego de departir un rato con el homenajeado y su espontánea audiencia, regresaron al hotel donde se hospedada Stevie Wonder, en medio de risas y jocosos comentarios por el reto que la actriz le hizo al cantante y que éste había aceptado en medio de bromas, asumiéndolo a cabalidad.

Sus 10 mejores canciones

La de Stevie Wonder es una de las voces con mayor carisma y una máquina de fabricar números uno desde hace 60 años.

Es uno y muchos a la vez: la maravilla que fichó por la Motown con apenas 11 años, el adolescente de contagiosa sonrisa, el sumo sacerdote del funk setentero y el gran proveedor de hits románticos en los ochenta.

Tres decenas de éxitos indiscutibles y veinticinco premios Grammy, algo que ningún otro solista ha conseguido, dan fe de su arrollador talento. La versión española de la revista Esquire quiso rendirle homenaje en una de sus ediciones a través de una selección “personal e intransferible” (así la calificó) de algunas de sus grandes canciones, exactamente diez de ellas:

I just called to say I love you

Superstition

 We Are The World

Part time lovers

You are the sunshine of my life

Sir Duke

Higher ground

Uptight (Everything’s alright)

Living for the city

I wish

For once in my life