Aumentan violaciones a la libertad de prensa en Colombia

Las violaciones de la libertad de prensa en Colombia aumentaron 23 % en 2015, año en que se registraron 179 agresiones, incluidos tres asesinatos, según un informe publicado hoy por la Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper).

Aumentan violaciones a la libertad de prensa en Colombia

Según indicó Fecolper en el estudio publicado en vísperas del día del periodista en el país, hubo un aumento del 23 % con respecto del año 2014, en el que se dieron 145 casos, agregó la información.

De las 179 violaciones a la libertad de prensa del año pasado, tres fueron los homicidios de Luis Peralta Cuéllar, en El Doncello, municipio del departamento sureño de Caquetá; Edgar Quintero, en Palmira (Valle del Cauca) y Flor Alba Núñez, en Pitalito (Huila), todos al parecer “relacionados con el ejercicio de su labor”.

La mayor cantidad de agresiones fueron las amenazas individuales o colectivas (68), seguidas de obstrucción al ejercicio periodístico (39), agresión física (24), estigmatización y campaña de desprestigio (15), ataques verbales (11) y ataque a medios (4), entre otros.

Los presuntos responsables de los casos son particulares (29 %), autores desconocidos (22 %), miembros de la fuerza pública (12 %), funcionarios públicos (6,1 %) y bandas criminales nacidas tras la desmovilización de los grupos paramilitares (3 %).

“Lo que demuestran las cifras es que más allá de las afectaciones a los periodistas ocurridas con ocasión del conflicto armado interno, en la actualidad existen, predominan y se consolidan otras formas de violencia contra quienes ejercen la actividad periodística”, manifestó la Fecolper.

En lo que va de 2016, la Federación Colombiana de Periodistas ha documentado 15 casos de violación de la libertad de prensa en el país.

Una compañía de capital paraguayo conspira para quedarse con Monómeros

La situación con la estatal Monómeros Colombo Venezolanos va más allá de acusaciones cruzadas y sospechas: el diario El Espectador plantea que hay un entramado para despojar al país de la propiedad de la empresa que comercializa más de 40% de los fertilizantes en Colombia. Aquí las claves que ayudan a entender un poco un escenario complejo y que todavía tiene muchas zonas oscuras y preguntas que ameritan ser respondidas