Casos de femicidio siguen en aumento

Ya son 18 las niñas, adolescentes y mujeres que han sido víctimas de femicidio en lo que va de 2020

Casos de femicidio siguen en aumento

Gusleiny Del Carmen Moncada Irazabal, de 18 años de edad fue asesinada por su padrastro, Ruth Stanley Curvelo, de 37 años de edad, cuando la joven se interpuso para rogarle que no matara a su madre.

El hecho ocurrió en la Cuarta Loma de Las Tunitas, en el estado Vargas. La madre de Gusleiny, Lola del Mar Irazabal de 43 años de edad, recibió una puñalada en el abdomen. Actualmente está fuera de peligro.

Según denuncian familiares de la víctima, el homicida está huyendo de la justicia. “Él se envalentonó, porque piensa que puede evadir la justicia. El gobierno debe dar el ejemplo y hacer justicia de verdad”, sentenció un cercano a la familia durante el velatorio de Gusleiny.

El 21 de enero se conoció el caso de Sheyla Margarita Tovar Salinas, de 43 años de edad quien fue estrangulada por su pareja, Juan Carlos Piña en un hotel ubicado en la avenida Urdaneta de Caracas, al centro de la capital.

Sheyla es la tercera mujer asesinada en la Gran Caracas en apenas 23 días que han transcurrido en el año.

Otros casos

El femicidio de Gusleiny es el primero en el estado Vargas, pero se suma a la lista de 18 víctimas -entre niñas, adolescentes y mujeres que hasta el momento tienen registradas movimientos defensores de los derechos de las mujeres.

Geraldine Quintero, Milagros Castillo, Luisanny Hernández, Migdalia Silva, Yunaimar Prieto, Elba Tambo y Yuliana Leota son algunas de las víctimas mortales en lo que va de 2020.

Anubis Contreras, una niña de nueve años de edad, fue víctima de femicidio. De manera extraoficial, El Estímulo supo que Anubis estaba jugando en la calle cuando fue engañada por su homicida, un adolescente de 16 años de edad, quien le ofreció jugar con unos perros en una casa. Allí se aprovechó, la violó y la asesinó con una tijera. El caso se caracterizó por la particular saña contra la menor.

Geraldine Quintero de 16 años de edad desapareció el 6 de enero en el municipio Campo Elías de Mérida. Tras dos días de búsqueda, las autoridades encontraron el cadáver de Geraldine calcinado y con signos de tortura.