De la intimidad de la novia a la furia de Nueva York

Aquí dos nombres, dos talentos venezolanos que consiguieron particulares nichos para hacer de sus creaciones protagonistas y estrellas. Una pequeñísima muestra de lo que se manufactura en el país con la calidad de exportación

De la intimidad de la novia a la furia de Nueva York

Desde hace años me he dedicado a descubrir e impulsar a los nuevos diseñadores y marcas venezolanas. En esta oportunidad, la joven y talentosísima Alexandra Schlaubitz nos llena de delicadeza e innovación con su línea cápsula de batas para novias.

Uno de los momentos que Alexandra disfruta inmensamente es la hora en que las novias se están preparando para ese momento tan esperado: su matrimonio. Allí se dio cuenta de que hacía falta una fabulosa bata para vestir a la novia mientras la maquillan y peinan. Momento íntimo en el que el fotógrafo asignado realiza un registro fotográfico.

Titina3

Estas batas delicadísimas están elaboradas con parte de los encajes utilizados en el vestido, aplicados en cuellos, mangas o puños y crêpe de chine. ¡El colmo del chic! Además pueden ser llevadas en la luna de miel o también en los aniversarios de bodas durante muchos años para revivir un día tan inolvidable.

Titina4

Alexandra Schlaubitz tiene una línea principal dedicada a las novias en las que confecciona desde vestidos cortos para civiles o bodas diurnas, pantsuits para un look más de vanguardia y tradicionales vestidos largos y llenos de romanticismo; llenos de detalles de impecable confección. Pueden seguirla a través de su IG @asnovias

Titina2

Titina9

Otra joven diseñadora, cuyo trabajo me encanta difundir, es Natalia Mazzei Zubillaga, quien con apenas dos años en el mercado ya cuenta con las mejores críticas tanto de sus clientas como de la prensa especializada. Cortes y formas de última tendencia dan como resultado una colección innovadora y sensacional en su Holiday 2016.

Titina6

Para la última colección, Natalia delineó siluetas muy femeninas y de vanguardia tomando como escenario la ciudad de New York por su multiculturalidad urbana —punto de partida basándose en la agitación cosmopolita y la atemporalidad estética. Pantalones enterizos, faldas, blusas y vestidos conforman el guardarropa base para esta diseñadora. Se aventura con materiales como la seda, el chiffon, el crêpe, gabardina, piqué y ciberlina. Su gama de color está compuesta por tonos caoba añejo, rosa sepia, negro o el blanco marfil para añadir elegancia.

Titina5

La campaña estuvo concebida por el lente maestro de Conrado Veliz, fotógrafo venezolano, que cuenta con una fabulosa cartera de clientes como la revista Elle México o el bureau de estilo Luxcartel. La modelo Sanna Backström fungió como imagen de tan maravilloso ejercicio de estilo. “Nuestra historia tiene como origen un collage étnico evidente más allá de nuestra piel”, comentan. La colaboración de estos jóvenes talentos venezolanos la pueden apreciar en esta serie fotográfica que comparto con ustedes. Bravo.

Titina7

Titina8