<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Diez opciones cinematográficas de menos de una hora y media para ver en casa

¿Te exige mucho esfuerzo mantener la concentración en estos días? Quédate en casa y te damos 10 opciones cinematográficas de menos de 90 minutos para que puedas disfrutarlas durante la cuarentena

Para gran parte de América y Europa, la cuarentena se ha convertido en una necesidad imperiosa. La mayoría de los países han pedido a sus habitantes permanecer el mayor tiempo posible en sus casas y mantener el llamado de distanciamiento social como previsión ante un posible contagio en medio de la pandemia mundial del coronavirus. De modo que las opciones de distracción dentro del hogar comienzan a ser indispensables. No solamente para atenuar el tedio de las muchas horas de encierro, sino también para mantener el ánimo en alto. Las opciones cinematográficas son una de ellas.

Cinematograficas-recomendaciones

Por ese motivo, te ofrecemos esta selección de diez películas de menos de 90 minutos de duración que podrás encontrar en Netflix y que te ayudarán a sobrellevar el aburrimiento o las extenuantes jornadas de trabajo en casa.

Frances Ha, de Noah Baumbach (86 minutos)

Protagonizada y coescrita por Greta Gerwig, esta comedia sobre una mujer en busca de su lugar en el mundo es exactamente lo que necesitas en momentos en que tu mayor contacto con la realidad exterior es quizás lo que puedes ver a través del cristal de la ventana cerrada. Con un ritmo efervescente, conmovedor y a la vez divertido, no solamente te permitirá pasar un rato agradable, sino que, además, si no te resulta convincente su tono ligero y las peripecias del personaje central — extrañamente similar a la vida de la actriz que le interpreta — , tampoco habrás invertido demasiado tiempo en esta pequeña aventura. Sin duda, una de las opciones cinematográficas más recomendadas.

The Incredible Jessica James, de Jim Strouse (85 minutos)

En otro momento, menos atípico, podríamos catalogar a esta película como una clásica comedia veraniega que podrías disfrutar un domingo cualquiera y que no solamente te haría abstraerte de las preocupaciones, sino que además te pondrá una sonrisa en la cara. El escritor y director Jim Strouse parece haber imaginado el argumento entero para mayor lucimiento de su estrella, una Jessica Williams (The Daily Show y 2 Dope Queens) más radiante que nunca. Nuestra recomendación es que solo le eches un vistazo si estás de humor para las comedias románticas.

Obvious Child, de Gillian Robespierre (84 minutos)

Otra comedia romántica — sí, lo sabemos, parece que Netflix tiene especial predilección por el género — que podrás disfrutar de una sola sentada y, además, sin que notes el paso del tiempo. Pero dale una oportunidad: esta pequeña historia tragicómica sobre las relaciones de pareja podría sorprenderte por su tono honesto, conmovedor y, sobre todo, adulto, si realmente estás de humor para profundizar en temas habituales de una manera fresca, además de divertida.

Tramps, de Adam Leon (83 minutos)

Otra comedia ligera que es mucho más interesante de lo que podría hacer suponer su empaque de película de asalto en tono humorístico. En realidad, se trata de una rápida revisión sobre las relaciones de convivencia, los temores y pequeños desencuentros en medio de situaciones de alta tensión. Todo a partir de la excusa de un robo que, no podía ser de otra forma, es protagonizado por dos ladrones torpes. Callum Turner y Grace Van Patten logran el prodigio de construir una historia verosímil en medio de un escenario extravagante. Si se busca reír, Tramps es una de las opciones cinematográficas más indicadas.

Paris Is Burning, de Jennie Livingston (71 minutos)

A medio camino entre un meticuloso trabajo antropológico y un registro cultural muy autoconsciente de su cualidad narrativa, este documental, ganador del Sundance en 1991, va allá de las descripciones de los rituales de las tribus urbanas y la cultura pop de esa década, para asumir una posición contemporánea e inteligente sobre las relaciones interpersonales y, sobre todo, acerca de la forma en que nos comprendemos unos a otros como espejos sociales. Quizás no sea el mejor argumento para disfrutar en tiempos de distancia social, pero sí uno que te permitirá hacerte las preguntas correctas sobre los motivos por los cuales necesitamos la compañía de quienes nos rodean y por qué la situación que actualmente vivimos puede resultar tan dura.

Chasing Coral, de Jeff Orlowsk (89 minutos)

Para reflexionar también hay opciones cinematográficas. Este desgarrador documental sobre la vida silvestre y la agresión contra el medio ambiente también podría ser extrañamente adecuado para esta época de reflexión en que las preguntas sobre los motivos y la forma como el coronavirus afectará nuestra vida futura pueden obsesionarte. Basado en el anterior documental del director, Chasing Ice analiza la tragedia ambientalista de la muerte del coral, como consecuencia de las acciones humanas y denuncia el riesgo que podría llevar a la fauna marina a un peligroso límite de extinción. No obstante, el argumento no resulta sermoneador y más bien es una mirada seria y educativa sobre un tema del cual se habla poco.

Jiro Dreams of Sushi, de David Gelb (81 minutos)

Jiro Ono está convencido de que la clave de la felicidad es dedicar el mayor tiempo posible a dominar tu gran talento y el director consagra buena parte de este entretenido documental a demostrarlo. Ono logró no solo logró establecer un restaurante mundialmente famoso por su sushi, sino también encarnar un estilo de vida que le ha llevado a ser uno de los empresarios más reconocidos de su país. Una buena dosis de cultura empresarial y, simultáneamente, de cultura japonesa.

Slow West, de John Maclean (84 minutos)

Un western dirigido por un escocés, necesariamente debe ser una opción digna de ser incluida en tu posible catalogo para matizar el tedio de la cuarentena. No se trata únicamente del glorioso debut del músico y cineasta John McLean en piezas cinematográficas, sino también de una historia narrada con gusto y sencillez, que seguramente te agradará por su tono inteligente, su ritmo eficaz y sofisticado, y su final conmovedor.

I Am the Pretty Thing that Lives in the House, de Oz Perkins (89 minutos)

Como dato curioso, el director del filme es el hijo de la estrella cinematográfica Anthony Perkins, protagonista de la inmortal Psycho de Alfred Hitchcock, película y director a la que rinde homenaje este inclasificable argumento que combina con eficacia el género de suspenso y el horror. Al final, el guion tiene más parecido con una meditada y contemplativa visión sobre la soledad moderna que con los fantasmas que sugiere, pero aun así continúa brindando algunos sobresaltos que te sorprenderán.

Cloverfield, de Matt Reeves (85 minutos)

Para hablar de buenas opciones cinematográficas, esta mezcla de found footage y monster movie a toda regla es uno de los experimentos más curiosos del cine de terror actual. Y aunque pudiera parecer la enésima recreación del ya conocido recurso de la cámara en mano, mientras una entidad monstruosa y potencialmente letal persigue a los protagonistas, Reeves tuvo la suficiente inteligencia para también crear una versión extrañísima sobre el temor, la vida urbana y, finalmente, la manera en que afrontamos lo desconocido.