Estados Unidos y Cuba: relaciones de amor y odio

Desde hace 54 años, la isla acarrea sanciones económicas por parte de Estados Unidos. La situación ha sido condenada 23 veces por las Naciones Unidas. Y, sin embargo, no había florecido ningún avance esperanzador que pusiera coto al bloqueo —hasta hoy. En tiempos de revolú, el discurso de Barack Obama es un adelanto que abre las puertas al cambio del pueblo cubano. Conozca aquí esta historia de amor y odio

Estados Unidos y Cuba: relaciones de amor y odio

Todo comenzó en 1960 cuando el gobierno de los Estados Unidos de América, bajo la presidencia de John F. Kennedy, decide hacerle sanciones económicas, financieras y comerciales a Cuba. El embargo se excusa en las expropiaciones del presidente Fidel Castro a compañías norteamericanas en la isla.

Más tarde, en 1992, se consolidó como un bloqueo. Adquirió carácter de ley. Estados Unidos justificaba su medida, también castigo, por el comportamiento anti democrático e irrespeto a los derechos humanos a los ciudadanos cubanos. Hasta no dar un giro político favorable, la bota del Tío Sam seguiría pisando.

En 1996, el congreso de Estados Unidos, en el período presidencial de Bill Clinton, firma una ley llamada “Helms Burton Act”. Dicha ley eliminaba en su totalidad la posibilidad de hacer negocios entre ambos países.

Helms Burton Act lleva el nombre de sus dos principales promotores: Jesse Helms y Dan Burton. La legislación fue introducida después de un atentado hecho por unos aviones cubanos a dos naves que operaban como “hermanos al rescate”. Dicho grupo se encargaba de auxiliar a los balseros que quisiesen llegar a EE.UU. Por parte del gobierno de Fidel Castro, sus cabezas acusaban a los pasajeros del avión de tener acciones desestabilizadoras en complot con la CIA y por tener actos de espionaje.

En 1999, se crea la primera ley transnacional del mundo. Todo apuntaba a más sanción. Dicha regulación le prohibía a empresas norteamericanas con filiales alrededor del mundo comercializar con la isla por valores superiores a 700 millones de dólares anuales. Según la página actual de la Embajada cubana en Venezuela el embargo es: “Un conjunto de medidas de coacción y agresión económica, que entrañan una conducta genocida. Significa el ‘aislamiento’, la ‘asfixia’ y la ‘inmovilidad” de Cuba’”.

Desde 1909, en la Conferencia Naval de Londres, quedó definido como principio del derecho internacional que el “bloqueo es un acto de guerra”. Por lo que las acciones son refutadas al no estar en estado de guerra. No obstante, EE.UU responde que las medidas tienen carácter de embargo.

La página oficial del gobierno cubano sentencia: “Los Estados Unidos emplea la figura del ‘embargo’ para no reconocer que aplica a Cuba medidas de tiempo de guerra, de una guerra no declarada contra Cuba. El sometimiento sí tipifica dentro de un ‘bloqueo’, lo que significa cortar, cerrar, incomunicar con el exterior para lograr la rendición del país por la fuerza o por el hambre”.

Pero Barack Obama, en las recientes declaraciones del 17 de diciembre, reconoce que ciertas sanciones son de carácter bélico y no corresponden al estado actual. Afirmó en su discurso: “No tiene sentido la noción de que las mismas políticas, que implementamos en 1961, seguirán siendo efectivas…”. Es por eso que reanudó las relaciones diplomáticas y económicas.

Alguna de las sanciones a Cuba

  1. Regulación del comercio entre ambos países. Sin embargo, Estados Unidos sigue siendo uno de los principales socios comerciales. Le siguen la Unión Europea, Brasil, Argentina y Canadá.
  2. Cuba debe pagar en efectivo y de contado todos los productos que importa de EE.UU, ya que el país no le concede ningún tipo de crédito financiero.
  3. Es ilegal por parte de los norteamericanos realizar transacciones sin el permiso de la Oficina de Control de Recursos Extranjeros. Al igual que viajar como turistas.  Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos: “Los ciudadanos estadounidenses pueden hacerse acreedores de una multa de hasta 65,000 dólares por gastar dinero en Cuba”.
  4. Congelar la inversión americana en la república. Al igual que las cuentas financieras.
  5. Embargo tecnológico.
  6. Ruptura de relaciones diplomáticas.

balsasweb

¿Cómo flota la balsa?

Entre las fotos que se colean en la web de una Habana que se quedó en los años sesenta también se ven las de lugareños escuchando el último discurso de Raúl Castro, el 17 de diciembre.

En medio de paredes agrietadas, y de un país que pareciera haberse quedado parado en el tiempo, se abren las posibilidades que antes estaban cerradas. Las negociaciones entre ambos países llevan más de 18 meses. A prueba de esto, en diciembre del 2013, en el funeral de Nelson Mandela, Obama y Raúl se dieron un apretón de manos.

Castroyobama

La isla busca mantenerse a flote. Aunque para muchos de la oposición en Cuba este avance no garantiza un cambio radical. “Si el gobierno de los Estados Unidos nos escucha creo que podemos esperar que no sea una maniobra más para la complicidad y ayuda a un régimen ahogado”, asegura Guillermo Fariñas Hernández cubano y Coordinador General del Frente Antitotalitario Unido.

Captura de pantalla 2014-12-19 a las 10.48.26