La red 5G, revolución digital que Venezuela se pierde

La revolución digital avanza en buena parte del mundo, pero la precariedad venezolana la puso al fondo de la lista de países desarrollando usos para las nuevas tecnologías, que cierran brechas y desigualdades. Los mercados se preparan para la adopción del 5G, mientras la innovación en aparatos no se detiene. Aquí varios ejemplos. Mientras tanto, Venezuela sufre apagones consecutivos

La red 5G, revolución digital que Venezuela se pierde

“Aún más” podía ser el lema del 5G, la próxima generación de tecnología móvil: más rapidez, mayor rendimiento y cobertura para conectar más a las personas y los objetos, desde médicos hasta rastreadores pasando por automóviles. Al igual que las anteriores tecnologías móviles, el 2G (o GSM), 3G y 4G (LTE), el 5G se basa en frecuencias de radio, las mismas que para la televisión, los walkie-talkies, el wifi o los mandos de los garajes. Utiliza bandas de frecuencias que permiten adaptarse a numerosos usos.

Pero para estar a la altura de las expectativas, el 5G debe poder apoyarse en una red más densa, lo que implica una multiplicación de las antenas, más pequeñas, en el exterior y en el interior, y el despliegue de fibra para conectar los emplazamientos, algo que ya se hace con el 4G. También se apoyará más en dispositivos e integrará un recurso a la inteligencia artificial destinado a reforzar la reactividad del sistema.

Para el consumidor, el 5G supondrá un aumento de la velocidad y una mayor facilidad de navegación. El objetivo es responder a la demanda de internet móvil y al incremento del consumo de video en celulares, ya que éste consume mucho ancho de banda. La industria de las telecomunicaciones también espera que el 5G permita satisfacer la creciente demanda de conectividad vinculada con la digitalización de la sociedad y de la economía.

Entre las numerosas aplicaciones para las que los operadores y los fabricantes de dispositivos esperan que se imponga el 5G como sistema preferencial de conectividad figuran los automóviles conectados y autónomos, la robotización, la industria 4.0, la telemedicina -y, en general, la salud conectada- y las ciudades inteligentes.

A diferencia del 4G, el 5G se desarrolló para soportar las necesidades de un gran ancho de banda en un tiempo de espera reducido. Desde hace varios años, operadores e industriales debaten a nivel mundial para crear normas comunes que permitan tener una red equivalente en todos los lugares.

La gran variedad de frecuencias que empleará, la manera en que se pensaron las antenas y la posibilidad de construir una red en franjas le permiten, en teoría, responder a todas las situaciones. También podrá ofrecer una cobertura a gran escala, no perder la señal en interiores o subsuelos, reducir al máximo el tiempo de respuesta y ofrecer un gran ancho de banda. Sin estas especificidades, los vehículos autónomos no podrán reaccionar en tiempo real, ni un médico realizar un diagnóstico a distancia por video, según la industria de las telecomunicaciones.

Aunque no se pone en duda que la red 5G se vaya a desplegar, quizás nunca lo sea para responder a todos los casos previstos. Y a pesar de que algunos operadores dicen que empezará a desplegarse a finales de 2018, cuando se materializará de verdad será a partir de 2020, gracias a la presencia en el mercado de celulares compatibles con el 5G, algo que aún no ocurre.

Candados inteligentes para bicicletas

Un equipo de ingenieros surcoreanos desarrolló un pequeño aparato circular que se instala en la rueda delantera y está conectado con el teléfono inteligente del usuario via Bluetooth. Cuando el dueño de la bicicleta la estaciona y se aleja, se activa automáticamente este “candado inteligente”, llamado Bisecu. Cuando regresa, el aparato lo detecta y deja de funcionar.

Si un ladrón intenta llevarse la bicicleta, le será imposible mover la rueda delantera. Además, activará una alarma a un volumen de 100 decibelios, mientras el teléfono inteligente da la alarma al dueño.

Audífonos para adelgazar

La empresa emergente británica Neurovalens presentó unos audífonos que emiten un leve pulso eléctrico que envía una señal al cerebro para controlar el apetito, quemar grasa y así adelgazar.

El presidente de la compañía, Jason McKeown, aseguró que el 80% de las personas que han usado los audífonos Modius han perdido peso. El aparato trae una aplicación que permite al usuario seguir sus avances.

Termómetro de carne inalámbrico

Saber cuando la carne que está en el horno está en su punto puede ser difícil, y seguramente el cocinero tendrá que verificar varias veces el alimento para que no quede seco.

El Meater, un termómetro inalámbrico del tamaño de un lapicero, permite controlar la temperatura de la carne desde una aplicación en el teléfono inteligente. Funciona como cualquier otro termómetro, salvo que se comunica con el teléfono via Bluetooth o wifi.

“La aplicación fue diseñada para vigilar la temperatura interna del horno o de la parrilla y la temperatura interna de la carne”, dijo Matt Blyden de Meater. Cuando la carne está en el punto deseado por el cocinero, el teléfono emitirá un sonido.

Visión que atraviesa paredes

¿Puedo clavar algo en la pared o habrá una tubería detrás? La compañía israelí Vayyar desarrolló un sensor que usa señales de radio para “ver” a través de distintos materiales. Se fija el sensor en el teléfono y se pone el aparato en la pared, y lo que esta esconde en su interior aparecerá en la pantalla: madera, cemento, cable eléctrico…

“Es casi como un nuevo tipo de cámara que abre posibilidades que no existían antes”, dijo el director de mercadotecnia de Vayyar, Malcolm Berman.

Anteojos de realidad aumentada

Ver el paisaje está bien, pero hacerlo al mismo tiempo que se ven las notificaciones que llegan al teléfono móvil es aún mejor, afirma la empresa estadounidense Vuzix.

Estos anteojos casi idénticos a unos normales aunque con los cristales ligeramente teñidos, pueden por ejemplo ofrecer direcciones mediante un GPS o si el usuario quiere tomar una foto, no hace falta sacar el teléfono del bolsillo. Basta tocar uno de los lados de los anteojos y abrir la aplicación de fotografía, observar lo que se quiere capturar y los anteojos tomarán la foto.