La saga Harry Potter esconde reflejos de historias reales

Las novelas y películas escritas por J. K. Rowling expresan acontecimientos y procesos históricos reales que la humanidad ha vivido a lo largo de su historia. Siete momentos del siglo XX se ocultan dentro de la saga que esta semana estrena una nueva película  No es casualidad que la derrota de Adolf Hitler en 1945 coincida con el fin de las aspiraciones del mago oscuro, Gellert Grindelwald, para dominar el mundo de Harry Potter. Un refrán popular reza: “A veces la realidad supera la ficción”, y más allá de lo clicheroso del asunto, el universo imaginado por la autora británica J. K. Rowling, demuestra esta premisa. A pesar de que las siete novelas están llenas de referencias históricas, es durante el convulso siglo XX cuando confluyen todas las acciones de las que surgen los personajes y la trama principal.

No es para menos. Mientras los muggles vivían los embates de dos guerras mundiales, los magos también hacían su trabajo: en la primera mitad peleaban con Grindelwald en la Guerra Mágica Global; y en la otra se enfrentaban a Voldemort durante las contiendas libradas en Gran Bretaña y la Europa continental. Harry Potter marcó a toda una generación. Cuando la primera novela salió de la imprenta en 1997 ya tenía un final listo, pero faltaban todavía los otros seis libros impresos por Bloomsbury Publishing, una pequeña editorial inglesa que se arriesgó a publicar el manuscrito después de haber sido rechazado una docena de veces.

Hoy es una marca registrada que abarca desde los derechos cinematográficos hasta parques temáticos, una obra de teatro y un sitio web interactivo, Pottermore. Su autora cuenta con biografías, películas, documentales y también muchos millones de dólares. No pensó en alcanzar tanta fama cuando vivía como madre soltera y profesora de inglés en Portugal. Pero tanta imaginación no vino de la nada, la historia misma le sirvió de fuente para su mundo alterno.

El poder de la sangre

El linaje sanguíneo juega un papel crucial en el desarrollo de la historia. Desde la primera entrega se notan evidencias de que en el mundo de los magos existen prejuicios marcados por la estirpe. Cinco grupos de sangre conforman la degradación: muggles, personas sin facultades mágicas; «nacidos muggles», personas mágicas con padres no mágicos; squibs, personas no mágicas con padres mágicos; mestizos, mezclas entre magos y muggles; y los sangre pura, de ascendencia mágica exclusivamente. Hay familias más influyentes que otras y la diferencia no siempre se debe a la posición económica.HarryPotter-foto6   Así, limpiar la sangre fue el objetivo principal de los dos antagonistas de la trama: Grindelwald y Voldemort. Además, se convierte en la causa fundamental de la guerra, ambos quieren acabar con los «nacidos muggles», a quienes llaman despectivamente como “sangres sucias”, tal como ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la persecución a judíos. HPcita1

Desiguales pero unidos

También existen criaturas que son degradadas y maltratadas por la comunidad mágica, como centauros, duendes, gigantes y elfos domésticos. Estos últimos, además de ser los cocineros del colegio, tienen un papel estelar a partir del cuarto libro cuando uno de los personajes protagónicos, Hermione Granger, constituye la Plataforma Élfica de Defensa de los Derechos Obreros (Peddo). Se trata de una organización que vela por su cuidado y protección, ya que son explotados por trabajos excesivos y tareas domésticas, lo que muchas veces conlleva sufrimiento y litigios judiciales, tales como fueron los casos de Kreacher, Winky y Hokey.

HarryPotter-foto3

Dobby, el elfo más conocido, lidera acciones por la emancipación de sus coterráneos, tras ser liberado por Harry Potter al final de la Cámara secreta, por su irreverencia hacia sus amos. Otros movimientos sociales contra la explotación de los elfos se pueden ver en el libro siete, cuando Kreacher participa en la batalla final. Las exigencias obreras y sindicales del siglo XX pudieran estar expresadas en la lucha elfina contra de la explotación. Hpcita2

Un villano de la vida real

Hitler y Voldemort no solo compartían el deseo de ver una sociedad limpia de las razas que para ellos eran inferiores, sino que también intentaron ejecutar sus acciones evocando glorias y personajes del pasado. Hitler lo hacía con alusión a los antiguos germanos y Voldemort como heredero de Salazar Slytherin, uno de los fundadores del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Sin embargo, ninguno de los dos cumplía con lo que aspiraban. El hombre ideal para el nacionalsocialismo era alto, robusto, cabello rubio y ojos azules, pero Hitler no cumplía con tales rasgos fenotípicos. Voldemort, por su parte, detestaba a los «sangre sucia», muy a pesar de que su padre era un muggle y su nombre era muy común dentro de la comunidad no mágica: Tom.

HarryPotter-foto1 Por otro lado, la traumática infancia de ambos y las carencias que tuvieron en su entorno, los llevaron por el camino del resentimiento social y la búsqueda del poder, al final de la primera mitad del siglo XX. Su parecido trasciende lo ocasional, pues uno murió el 2 de mayo, mismo día en que definitivamente cayó el Tercer Reich. HPcita3

Los seguidores emblemáticos

El séquito nunca falta y tampoco su simbología. La esvástica nazi, principal insignia de su organización, se refleja en las novelas de Harry Potter con la llamada “marca tenebrosa”, una calavera de cuya boca sale una serpiente enrollada y que se deja como señal de que hubo alguna actuación de sus integrantes. A pesar de que el ejército de magia oscura que respaldaba a Voldemort estaba integrado por diferentes grupos, realmente eran pocos los que convivían en su guardia personal. Los mortífagos, como fueron conocidos, eran personeros de las más altas jerarquías sociales. Los Malfoy, los Lestrange y algunos Black fueron posiblemente los Himmler, los Goebbels y los Göring del mundo mágico. HarryPotter-foto4 Si bien muchos apelaron a que estuvieron obligados a cometer los crímenes en contra de sus conciudadanos, al igual que ocurrió con el fin de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría terminó recluida en Azkaban, una prisión de altísima seguridad en medio del océano, tras los juicios realizados por el Ministerio de Magia, después de que Voldemort fue vencido. HPcita4

El mensaje totalitario

El mensaje totalitario lo encontramos en las Reliquias de la muerte cuando los protagonistas se infiltran en el Ministerio de Magia, la máxima autoridad británica de ese mundo. Allí se observa la producción de la propaganda antimuggle, a quienes señalan como enemigos de los magos, bajo la consigna “La Magia es Poder”, tallada en una estatua en la que miles de muggles son aplastados por dos brujos. HPfoto9 También, el lema de Grindelwald “Por el bien mayor”, ideado por Albus Dumbledore en una misiva durante su juventud, sirve como argumento para cometer sus acciones en contra de los no-majs, durante los años cuarenta, simultáneamente a lo que ocurre en la Alemania nazi para ese entonces. La frase expresa que un cierto grupo de personas deben ser sacrificadas para que haya beneficios mayores en la comunidad mágica. La vigilancia permanente de Dolores Umbridge y el nombre hechizado de Voldemort que hace aparecer a los mortífagos, también enuncian lo mismo. HPcita5

Las guerras mágicas

Otro aspecto importante dentro del histórico siglo XX en el mundo de ficción lo constituyen las guerras mágicas y su paralelismo con las contiendas bélicas del mundo muggle, que trajeron consecuencias definitorias para el presente. Grindelwald comienza sus andanzas por todo el planeta una vez se fugó del Magical Congress of the United States y es cuando se ve envuelto dentro de la Guerra Mágica Global que culmina en 1945, el mismo año en el que terminó la Segunda Guerra Mundial. Por eso, en la saga Animales fantásticos se sitúa fuera de Londres, primero Nueva York y ahora París, ciudades aliadas. HarryPotter-foto5 Voldemort, por otro lado, en tiempos de la Guerra Fría, causó dos conflictos similares, pero dentro de Gran Bretaña: la Primera y Segunda Guerra Mágica son cruciales para comprender la trama de la saga original. Al igual que las dos guerras mundiales muggles, los resultados de la primera generaron la segunda, siendo ésta última la más violenta. Al final, la derrota de los villanos dio paso a una sociedad más equitativa y menos desigual. HPcita6

Hacia una sociedad menos hermética

La comunidad mágica en los Estados Unidos es presentada como más hermética que la británica, sobre todo después de lo ocurrido en la región de Nueva Inglaterra a finales del siglo XVII, con la matanza de brujas. Sin embargo, el siglo XX fue el momento histórico que, al igual que en la vida real, supuso un trampolín entre un país aislado y desigual a uno más abierto y justo, donde los derechos civiles de hombres y mujeres, se fueron alcanzando progresivamente. HarryPotter-foto2 En Animales fantásticos y dónde encontrarlos observamos que la presidenta del Magical Congress, Seraphina Picquery, es una mujer negra; también, que existen bares clandestinos a pesar de la Ley Seca de los años veinte, y la existencia de grupos altamente conservadores como los de la New Salem Philanthropic Society, una organización de fanáticos no-majs presidida por Mary Lou Barebone. Los Roaring Twenties se aprecian en la cinta, cuando Jacob Kowalski solicita un préstamo para su panadería que probablemente terminó en bancarrota con el crack de Wall Street de 1929. HPcita7 «Quería que Harry dejase nuestro mundo para encontrarse con los mismos problemas en el mundo mágico. Por lo que se encuentra con un intento de imponer una jerarquía, con fanatismo, y con esta noción de pureza, lo que es una gran falacia, pero se encuentra por todo el mundo. A la gente le gusta pensar que son superiores y si no pueden enorgullecerse de nada van a defender una pureza percibida. Así que sí, esto sigue un paralelo (histórico)». Estas fueron las palabras que la autora de la serie de libros de Harry Potter, J. K. Rowling, declaró en una entrevista para the-leaky-cauldron.org, en abril de 2012.