<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Día Mundial de la Poesía: Entre estudiantes estancados y poetas revolucionarios

En la primeras reflexiones occidentales sobre las letras, la palabra griega conocida como "poesía" abarcaba el concepto actual de literatura. El término "poiesis" significaba "hacer" y la prosa y el verso eran tan dramáticas como los épicos conflictos que protagonizaban sus habitantes. En Venezuela, este "hacer" de la poesía se instruye a los estudiantes con textos desactualizados que dependen de la iniciativa de un profesor para regresar al presente. 

Día Mundial de la Poesía: Entre estudiantes estancados y poetas revolucionarios

La poesía en Venezuela es un género que va con la corriente, con los conflictos políticos y con las migraciones culposas. Los poetas actuales persisten en sus consonantes escritos a pesar de la escasez de papel y del pobre inventario de las librerías comerciales. Pero a donde no llegan sus sentencias reflexivas es a los liceos y colegios de enseñanza secundaria.

En bachillerato, los estudiantes pasan por la poesía -o la poesía pasa por ellos- sin mucho ruido ni alboroto. El pensum de los liceos se mantiene desde hace décadas con las oraciones de Andrés Bello y los clásico poemas de amor de Pablo Neruda.  El programa en 4to y 5to año de los colegios permanece estancado y ajeno a los tiempos. La novedad llega cuando algún profesor toma la iniciativa y decide darle un poco de vida y contemporaneidad al sistema. 

La profesora Menfis Malmonte dicta la cátedra de literatura a estudiantes de bachillerato en la Unidad Educativa Carlos Soublette, y afirma que Andrés Eloy Blanco, Bello y Neruda son los clásicos que persisten sin variar en la asignatura. Algunos profesores imponen sus propios programas e intentan modernizar la cátedra, pero normalmente los temas son muy similares y los textos, sobre todo en los colegios públicos, pretéritos y en desuso.

De poder introducir nuevas voces a su cátedra, Malmonte estudiaría el género femenino en la poesía con escritoras como María Calcaño y Yolanda Patín. No obstante, en la mayoría de los colegios esta es una materia cuya actualización no es asunto de primer orden.

Los «chamanes» tienen su público

La poeta y escritora venezolana Sonia Chocrón sostiene que este es un género que en Venezuela tiene su público, con autores tan variados como sus desazones. Por experiencia propia, afirma que existen iniciativas para estudiar a poetas más modernos como Rafael Castillo Zapata, Alicia Torres y hasta la misma Chocrón, quien fue objeto de estudio en el colegio de su hija.

Sin embargo, reitera aquello de que la iniciativa del profesor hace la diferencia, y un sueldo básico que no cubre la canasta alimentaria dificulta que un docente pueda estar al día con las publicaciones contemporáneas que van surgiendo en las esquinas literarias del  país.

«Es lógico que se atengan al pénsum de los clásicos, que es más barato y más fácil de conseguir», sostiene.

La autora del poemario «Mary Popins y Otros Poemas» confiesa que para ella la poesía es una forma de transmitir el otro lado de la acera. «Ese que nadie ve. Los poetas terminan siendo una especie de chamanes».

La poesía en revolución

La era socialista no se queda atrás en materia de versos y fonologías. Librerías del estado como la red de Librerías del Sur, saturan más de la mitad de sus estantes con antologías poéticas. El libro más vendido, según su página web, es “Las Hojas de las palabras” de Luis Alberto Crespo. Mientras que poetas como la venezolana Lotty Ipinza afirma que el género ya no es jurisdicción única de la «creme de la creme».  “La poesía estuvo en el pasado en manos de las clases elitescas” asegura.

El jefe de estado también está al día en materia poética. El pasado febrero a través de Twitter, el presidente Nicolás Maduro invitó a leer el libro del poeta venezolano Gustavo Pereira titulado Historias del Paraíso, una “síntesis colosal para reivindicar la verdadera historia de los pueblos de Nuestra América”.

Además está el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab , a quien Chávez apodaba como «el poeta de la revolución». Un nombre que Saab afirma es afectivo y nace de la estima que le creó su trabajo literario en aquellos tiempos.

«Yo conocí al presidente Chávez llevándole a prisión un poema dedicado al 4 de febrero», afirmó en una entrevista realizada por Salvador Passalacqua en el 2011.

Saab ha editado 11 libros, algunos de ellos en Cuba, Colombia, Mexico, Argentina, Siria y China. En 1993 ganó un concurso para participar en el «I Encuentro Iberoamericano de Jovenes Escritores Literatura y Compromiso», realizado en Malaga, España (1993).

Este es un poema bautizado «Resteados» que aparece en la página Poesía de la Rebelión por Tarek William Saab

Este mandato que nos hiere el alma
hará incendiar las aguas negras
algún día
porque no habrá otro río
sino el del furor

y ellos no merecerán otro lenguaje
sino el de las armas

Sea nuestra vida donada entonces
a los expulsados del reinoYo
hace años firmé una declaración de guerra
marcado al designio sin paga

de luchar hasta morir

Ejecuciones extrajudiciales, el otro virus de Venezuela

Según un informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), durante 2019 fueron asesinados 2.113 menores de 30 años en Venezuela por "resistencia a la autoridad". Casi 6 cada día. Por cada 1.000 muertes violentas causadas por los delincuentes la policía produjo otras 802, como si la justicia se tratase de un "ojo por ojo". La policía venezolana es una de las que más muertes causa en el mundo, si se atienden a las proporciones entre población y fallecimientos en supuestos enfrentamientos

Niños y el coco del coronavirus: lo que se sabe y lo que no

Todavía la comunidad científica y las familias ignoran si los niños sufren menos el contagio del coronavirus que provoca la peligrosa covid-19. Esta es la pregunta más apremiante a medida que se acerca el inicio del año escolar en buena parte del mundo. Pero incluso con pocos o ningún síntoma, los menores están tan expuestos como los adultos, entonces pueden ser grandes vectores y contagiar a maestras, conductores de autobuses y familias.