<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Conindustria: Cementerio de empresas seguirá engordando sin un cambio político

Conindustria asegura que en este momento están haciendo lo posible para mantener los compromisos de pago pero que esta situación es insostenible a largo plazo. Un estudio de PGA Group reveló que 41% de las empresas venezolanas asumirán el pago de salarios y beneficios sin compromisos a futuro en caso de que el decreto de alarma se extienda. Mientras que otro 16 % asumirá el pago completo solo durante un mes y otro 7% el pago parcial de los compromisos

El escenario actual empieza a preocupar a la empresa privada y el grito de auxilio al Estado no puede lograr mucho. Adán Celis, presidente de Conindustria, indica que si no hay cambios en las políticas económicas actuales, el cementerio de empresas va a seguir engordando como lo ha hecho los último 20 años.

El representante gremial señala que nos encontramos en una situación dificil. «La empresa privada viene seis años luchando contra la recesión por culpa de políticas económicas que destruyen la inversión», comenta, «ahora con el virus la situación se complica mucho más».

Celis destaca que las medidas anunciadas por el gobierno nunca han sido las acertadas. Ni siquiera en medio de la pandemia han podido brindar un conjunto de soluciones realmente efectivas.

El presidente de Conindustria señala que las solicitudes hechas para posponer el pago de impuestos fue tomada en cuenta luego de que pasara la fecha de declaración. Además, explica que las industrias pertenecientes al sector alimenticio ya están reportando fallas por la escasez de gasolina.

La situación de crisis previa a la pandemia ya era complicada y le impedía a las empresas prepararse para escenarios como este. Ahora, las industrias, en su incapacidad para producir en este momento, señalan que de prolongarse esta situación el desempleo crecería muchísimo.

Destacó que el sector industrial emplea aproximadamente a 300.000 trabajadores. Estos, son puestos de trabajos que están en peligro si no hay un cambio en las política económicas, advierte Celis.

Para Celis, es imposible hablar de un cambio económico sin un cambio político. Apunta que 20 años de políticas agresivas han ahuyentado la inversión. «Nadie quiere invertir aquí, no hay confianza. Los capitales no van a venir hasta que haya un ambiente estable».

Conindustria asegura que en este momento están haciendo lo posible para mantener los compromisos de pago pero que esta situación es insostenible a largo plazo. Un estudio de PGA Group reveló que 41% de las empresas venezolanas asumirán el pago de salarios y beneficios sin compromisos a futuro en caso de que el decreto de alarma se extienda. Mientras que otro 16 % asumirá el pago completo solo durante un mes y otro 7% el pago parcial de los compromisos

Celis destaca que en el caso de Venezuela frente al Covid-19, es la empresa privada quien se está llevando el golpe más duro. La mayorías empresas no pueden producir y la presión fiscal solo ayuda a que la caída en el flujo de caja sea más acelerada.

«El golpe a la empresa privada no solo afecta a los empresarios. Al contrario, recae sobre el empleo y sobre todas las personas que dependen de un sueldo para poder vivir y sobre la demanda de productos esenciales que requiere el país», agrega.

La firma Ecoanalítica esperaba una caída del PIB del 10% antes de la pandemia. Luego de la llegada del coronavirus y de la parálisis que esto implica en terminos de producción, la proyección elevó la caída del PIB a 20%.

«Tiene que haber un cambio de políticas económicas. Unos actores nuevos que generen confianza tanto a nivel interno como externo, que permitan el financiamiento y el estímulo a la inversión. Los capitales no van a venir mientras ellos (el chavismo) sean los que estén manejando la economía», sentencia.

Expertos señala que eventualmente el gobierno tendrá que flexibilizar la cuarentena ya que el país no tiene la liquidez para mantenerse en paro por mucho tiempo. Mientras tanto, las recomendaciones para las compañías son aplicar resiliencia y reinventar el modelo de negocios y para los trabajadores ser lo más eficientes posibles. Esto les permitirá conservar su puesto de trabajo en caso de que se llegue a la necesidad de un recorte brusco.