Líderes empresariales ven la disrupción como una oportunidad de negocio

Un estudio de KPMG Internacional revela que líderes empresariales se mantienen optimistas para los próximos tres años y quieren ser los disruptores del mercado, a pesar de la incertidumbre del panorama económico global.

Líderes empresariales ven la disrupción como una oportunidad de negocio

La firma KPMG Internacional publicó la edición 2017 del estudio: Perspectivas Globales de los CEOs, que arroja que 65% de los líderes de empresas no consideran la disrupción como una amenaza, sino como una oportunidad para sus negocios.
De igual manera, sienten confianza en las proyecciones para la economía global durante los próximos años, muy a pesar de que hubo una disminución en el porcentaje de CEOs que se sienten optimistas (65%) con respecto a la encuesta del año pasado (85%).
“La disrupción pasó a formar parte de la vida diaria de los CEOs y sus negocios, así como sus respuestas ante el aumento de la incertidumbre”, comenta John Veihmeyer, presidente global de KPMG.
“Lo más importante, es que la mayoría de los líderes ve la disrupción como una oportunidad para transformar su modelo de negocio, desarrollar nuevos productos y servicios, moldear sus empresas y lograr que éstas puedan ser cada vez más exitosas. Ante los nuevos desafíos e incertidumbres, los CEOs sienten la urgencia de convertirse en disruptores y crecer”, agregó.
Uno de los cambios más resaltantes en el estudio realizado entre el 21 de febrero y 11 de abril de este año tiene que ver con el riesgo de reputación y marca, que se ubicó en el tercer lugar entre las principales preocupaciones de los CEOs. El año pasado, este punto no apareció reflejado entre las diez principales preocupaciones de los directores de empresas.
La seguridad cibernética, tema que le preocupaba a los CEOs en 2016, cayó este año al puesto cinco (de 16), lo que refleja la percepción de estos líderes acerca del esfuerzo que sus empresas han hecho en materia de gestión de riesgo cibernético. Cuatro de cada 10 (42%) consideran estar preparados ante un evento cibernético, lo que muestra un incremento en comparación con el 25% obtenido en 2016.
Contrario a la creencia popular, 58% de los CEOs esperan que las tecnologías cognitivas aumenten la plantilla de personal en el futuro inmediato. Un 32% espera que este crecimiento sea ligero; sin embargo, existe una clara visión de que será necesario contar con más empleados especializados en el corto plazo. Esto pareciera sugerir que los CEOs consideran la experiencia del cliente y no la reducción de costos como el principal elemento impulsor para la adopción de tecnologías cognitivas.
En general, los líderes de empresa creen que su plantilla de personal continuará creciendo, pero dicho crecimiento será menor a la esperada en 2016. El año pasado, 73% manifestaba que la cantidad de empleados se incrementaría en más de 6% durante los próximos 3 años. En 2017, menos de la mitad (47%) de los CEOs mantiene su respuesta con respecto al nivel de crecimiento.
Los CEOs están enfocados en el progreso de sus empresas y en la evolución de sus cargos, 70% de los líderes indicaron que están más abiertos, que nunca antes, a nuevas influencias y colaboraciones.
Como consecuencia de operar en un entorno empresarial cada vez más transparente, 74% de los CEOs comentaron que sus empresas le están dando una mayor importancia a la confianza, los valores y la cultura para poder mantener su futuro.
Los CEOs están viendo cómo esta tendencia continuará en el futuro cercano: 65% está de acuerdo con que los niveles de confianza en la empresa se mantendrán iguales o disminuirán en los próximos 3 años.
Más de siete de cada 10 (72%) indicaron que una empresa empática tiene una ganancia mayor. Actualmente, las empresas se dan cuenta -cada vez más- que construir la confianza del público ayuda a conseguir sus objetivos empresariales.
– Para América Latina –
La gran mayoría de los CEOs de América Latina se manifiesta más optimista acerca de las perspectivas para sus propios países (durante los próximos tres años) que el promedio global.
Igualmente, confían y se sienten más seguros de que sus empresas crecerán.
Pareciera que la disrupción es un factor importante para sectores de la economía como las finanzas. Sin embargo, hay áreas menos susceptibles a este factor como la agricultura y las materias primas, que pueden adoptar con mayor facilidad nuevas tecnologías en vez de estar amenazados por ellas.
“Es alentador ver que los desafíos que enfrentan algunas de las economías latinoamericanas (políticos, económicos, nacionales y regionales) no han mermado el futuro de las empresas o países”, manifestó Rob Brouwer, Head Regional de Mercado de KPMG para las Américas.
El optimismo que tienen para el futuro de América Latina se refleja de manera similar en los CEOs de Estados Unidos y Canadá. Para los canadienses, América Latina es la principal región en la que piensan invertir durante los próximos tres años, y en el caso de los CEOs de Estados Unidos, está entre los tres primeros lugares.
La investigación se realizó entre 1.261 CEOs en 10 mercados clave (Australia, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, España, Reino Unido y los Estados Unidos) pertenecientes a 11 sectores principales como lo son automotriz, banca, infraestructura, seguros, gerencia de inversiones, ciencias naturales, manufactura, mercados de consumo/minoristas, tecnología, energía/servicios públicos y telecomunicaciones.
Un tercio de las empresas estudiadas presentan ingresos anuales mayores a los 10 millardos de dólares.
En América Latina se entrevistaron a 271 CEOs de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.
 
 ]]>