Entérate por qué Instagram daña la salud mental de niños y jóvenes

Cuán presionados se pueden sentir nuestros niños y adolescentes en una sociedad que impone cánones de belleza tan estrictos y hasta exclusivos como los expuestos en Instagram. Ansiedad y depresión son solo algunas de las consecuencias que esta red social esta ocasionando especialmente en las jóvenes.

Entérate por qué Instagram daña la salud mental de niños y jóvenes

Facebook lo sabía. No pudieron ocultar más el impacto que la red social Instagram tiene en la salud mental de los niños y jóvenes. Depresión y ansiedad son algunos de los efectos más claros que llegan a presentarse en uno de cada 3 adolescentes que usan esta plataforma.

El diario The Wall Street Journal reveló recientemente los resultados de una investigación interna en Facebook que mostró cómo Instagram es dañino para los adolescentes y cómo afecta su salud mental, muy especialmente en el caso del género femenino.

Estos datos para nada son despreciables considerando que en el mes de marzo Instagram contaba con más de 1.221 millones de usuarios activos, una de las redes sociales con mayor crecimiento.

A finales de 2020 varias celebridades del espectáculo, entre ellas Leonardo DiCaprio y Kim Kardashian, congelaron por un día sus cuentas de Instagram para pedir a Facebook, su empresa matriz, una lucha más eficaz contra los contenidos de odio y la desinformación en sus plataformas, reseñaba la AFP.

Una red de ansiedad

El psicólogo venezolano Abel Saraiba explica que lo revelador del estudio es que “el efecto de ansiedad que se genera a partir de la interacción con estas redes sociales no es ingenuo. Las empresas que dirigen las plataformas son conscientes de ello y en determinados momentos permiten que esto ocurra para aumentar el tráfico”.

“No obstante, lo realmente preocupante es cómo Facebook era consciente de que su algoritmo y redes sociales asociadas causaba este efecto y lejos de buscar corregirlo, las medidas adoptadas por la empresa empeoraron la situación”, destaca el coordinador de la organización venezolana Cecodap.

Lo que Facebook no quería que supieras

“Los archivos de Facebook” es el nombre que recibe el informe al que ha tenido acceso el The Wall Street Journal.

“Las comparaciones con lo que ven en Instagram pueden alterar el modo en que las jóvenes se perciben y describen a sí mismas”, reza el documento.

La investigación realizada por Facebook concluye que Instagram es tóxica para sus usuarios, sobre todo para las adolescentes.

“Un 32% de chicas dicen que cuando se sienten mal con su cuerpo, Instagram les hace sentir peor”.

Para Saraiba, la información revelada pareciera no sorprendernos “porque sabemos que en este tipo de plataformas se expone y hace culto de cuerpos esculturales, estilos de vida casi irreales y un permanente estado de felicidad”.

Los propios reportes internos de Facebook dejaron en evidencia que Instagram afecta el autoestima con la imagen personal en una de cada tres adolescentes.

Por qué los adolescentes son especialmente vulnerables

El psicólogo Abel Saraiba explica que los adolescentes son especialmente vulnerables a la influencia de redes sociales como Instagram porque se encuentran en un período de cambio en el que su imagen personal, gustos e intereses están en construcción.

Detalla que además los adolescentes viven procesos de cambios emocionales propios de su desarrollo y que durante esta etapa la aprobación o el rechazo tienen un peso muy significativo, “los likes y comentarios no son indiferentes”, dijo.

Para el coordinador de Cecodap las redes sociales son plataformas donde es más fácil evadir los controles del mundo adulto y la pandemia ha acentuado que los espacios de interacción social sean digitales.

“Los adolescentes saben usar las plataformas pero tienen mayores dificultades para estimar riesgos. Las dinámicas lúdicas como los retos son seductoras para ellos”, advierte el psicólogo venezolano.

Al límite

Un reciente estudio británico llevado a cabo por la Royal Society for Public Health, ha encontrado que Instagram es la red social que peor impacto genera en la salud mental de los jóvenes.

Distintos adolescentes entrevistados para la investigación denuncian sentirse al límite por factores como los seguidores que tienen sus amigos y el aspecto de los famosos que siguen.

En la encuesta llevada a cabo con 1.479 participantes de entre 14-24 años, se halló que Instagram resultaba ser la red social más relacionada con inseguridades estéticas, insomnio, depresión, bullying o FOMO (fear of missing out).

Este último es un síndrome relacionado con la sensación de perdernos cosas y quedar excluidos. Nos puede atar permanentemente a las redes, de forma compulsiva.

La red social no solo está asociada a conceptos negativos, Instagram puntúa alto en cuanto a auto expresión y auto identidad. Además, un 70% de los encuestados de este estudio afirmó haber encontrado apoyo en situaciones difíciles, así como les ha ayudado a socializar.

¿Qué podemos hacer los adultos?

La realidad es que las redes sociales llegaron para quedarse y su uso ha pasado a tener incluso una naturaleza adaptativa y más aún en estos grupos erarios, frente a esto qué podemos hacer los padres.

El Psicólogo Abel Saraiba recomienda no abrir perfiles en redes sociales antes de las edades mínimas permitidas.

También es necesario promover el valor propio más allá del cuerpo. “No centrarnos únicamente en elogios como que bonita eres, sino destacando aspectos de su personalidad, inteligencia, comportamiento o logros personales. Es importante que enseñemos que hay valor más allá de cómo nos ven otros”.

“Quizá como padres no nos interese subir contenidos digitales. Pero debemos conocer cuáles son las plataformas, cómo se utilizan y cuáles son los temas que interesan a nuestros hijos. Para esto siempre debemos preguntar”, recomienda Saraiba.

Supervisión respetuosa

El psicólogo de Cecodap destaca la importancia de supervisar, estar atentos al tipo de publicaciones que suben nuestros hijos, saber qué pueden bloquearnos de redes y no acceder a los contenidos. Mantener una vigilancia activa, que sin embargo, debe ser respetuosa, “no debemos actuar como no nos gustaría a nosotros”.

Agrega entre las recomendaciones el generar relaciones de confianza. Esto implica “no reaccionar de forma hostil cuando nos cuentan lo que les gusta o interesa. Debemos mostrarnos receptivos, preguntar y ayudarles a saber que si acuden a nosotros sabremos ayudarles”.

La edad legal de acceso a Instagram es 13 años. Hace unos meses, se filtró que la plataforma estaba trabajando en una aplicación orientada a los menores de 13 años. El proyecto de momento está paralizado porque la Fiscalía de Estados Unidos entiende que una aplicación específica para los niños sería aún más perjudicial para su salud mental.