Canonización

En Venezuela el fervor por la Virgen de Coromoto es tradición

A pesar de que Venezuela aún se considera una nación con una población eminentemente católica, existen creencias que van más allá de los preceptos establecidos por la iglesia y que, en cambio, forman parte de la identidad de un pueblo más por su historia y costumbres que por su nexo con la institución eclesiástica

Venezolanos en Portugal piden a la Virgen de Fátima por la paz en Venezuela

Un grupo de jóvenes venezolanos hijos de portugueses inmigrantes en Venezuela asisten este sábado a la misa del papa Francisco en el santuario de Fátima para pedir a la Virgen que lleve la "paz" al país latinoamericano y al pontífice que medie para que se abra un corredor humanitario.Colocados en primera fila y con una enorme bandera venezolana con el mensaje "Virgen de Fátima te pido libertad para Venezuela", estos cuatro jóvenes se encuentran desde ayer en el santuario y han pasado toda la noche en la explanada para conseguir un buen sitio.

Jose Antonio Do Santos es hijo de inmigrantes portugueses, nacidos en Fátima, y hasta hace unos años vivía en Venezuela, pero emigró a España para huir de la crisis en su país.

Como devoto de la virgen de Fátima también estuvo en el año 2000 en este santuario, cuando Juan Pablo II beatificó a los pastorcillos Jacinta y Francisco, que hoy serán canonizados por el papa argentino.

"Las visiones proféticas de la Virgen hablaban de conseguir la paz y por ello he venido hoy aquí para pedirla para Venezuela en este momento", explicó Do Santos a EFE.

Ha venido con otros tres amigos originarios de Madeira y que también vivieron en Venezuela hasta hace poco y que aseguran que "sus familiares que se han quedado allí están pasándolo muy mal".

Durante esta ceremonia aseguran que también pedirán al papa, cuando pase por su lado en el "papamóvil", que "interceda como autoridad y figura importante para, al menos, abrir ahora un canal humanitario de medicinas y alimentos". ]]>

Santa Teresa de Calcuta ingresa a los altares de la divinidad

El papa Francisco canonizó a la madre Teresa de Calcuta, de quien destacó que se hizo oír ante los poderosos culpables de crear la pobreza, en una ceremonia en la Plaza de San Pedro a la que asistieron más de 100.000 personas.Francisco reconoció que será difícil llamarla "santa Teresa" porque "su santidad fue tan cercana a nosotros, tan tierna y espontánea que se le seguirá llamando madre, madre Teresa". El papa elogió durante la homilía de la canonización la labor de la madre Teresa "en defensa de la vida humana", desde aquellos no nacidos a los descartados.

El pontífice destacó que durante toda su vida estuvo "a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada". Valoró de la monja premio nobel de la Paz en 1979 su lucha contra el aborto y cómo siempre aseguraba que "el no nacido es el más débil, el más pequeño, el más pobre".

Recordó también cómo "se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado". Francisco hizo hincapié, pronunciando con fuerza y repitiéndolo, que la madre Teresa "ha hecho sentir su voz a los poderosos de la Tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes de la pobreza creada por ellos mismos".

"Su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres entre los pobres", señaló.
El papa explicó que la figura de la madre Teresa será la santa de "todo el mundo del voluntariado" y les instó a "que ella sea vuestro modelo de santidad". "Que esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de toda ideología y de todo vínculo, y derramado sobre todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión", abogó.

Recordó que la madre Teresa amaba decir: "Tal vez no hablo su idioma, pero puedo sonreír" e invitó entonces a llevar "en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren".

"Abriremos así horizontes de alegría y esperanza a toda esa humanidad desanimada y necesitada de comprensión y ternura", concluyó su homilía el papa.

La madre Teresa de Calcuta se ha convertido en santa 19 años después de su muerte, el 5 de septiembre, y tras un rápido proceso de canonización ya que fue proclamada beata el 19 de octubre de 2003 en otra ceremonia multitudinaria en el Vaticano.
Un proceso para el que se han necesitado dos milagros aprobados -uno para la beatificación y otro para la canonización- y que han sido la "curación inexplicable" de una mujer india de religión animista, Mónica Bersa, de 34 años, que padecía un tumor en el abdomen del que sanó en 1998, y del brasileño Marcilio Andrino, que se curó de una grave infección cerebral en 2008.

La canonización de la madre Teresa fue el acto más importante y multitudinario de este Jubileo de la Misericordia, instituido por Francisco.

La madre Teresa, con su labor de ayuda a los más pobres y desfavorecidos en las calles de Calcuta, pero también en todo el mundo con sus centros de las Misioneras de la Caridad, es para la Iglesia católica el símbolo de lo que debe ser la misericordia sobre la que Francisco ha querido hacer hincapié en este Año Santo.

Por ello, uno de los sectores más cercanos al altar fue reservado para 1.500 personas sintecho atendidas por las hermanas de la madre Teresa en varias ciudades italianas y que han llegado en autobuses a Roma para asistir a la canonización, y a las que después se les ofrecerá un almuerzo a base de pizza en el Vaticano por voluntad del papa.

Junto con Francisco concelebraron esta ceremonia 70 cardenales, 400 obispos y 1.700 sacerdotes.
Entre las personalidades asistentes a la canonización destacó la reina Sofía, que se encontraba en primera fila en el sector reservado a delegaciones extranjeras y quien saludó al pontífice antes de la ceremonia.

La figura de la madre Teresa también inspiró al papa a recordar tras la misa "a los que ofrecen su servicio a los hermanos en situaciones difíciles y peligrosas" y "a tantas religiosas que donan sus vidas sin escatimar esfuerzos".

Madre Teresa de Calcuta: santa acá y allá

A partir del domingo 4 de septiembre, Agnes Gonxha Bojaxhiu -Teresa de Calcuta- es santa, 13 años después de ser beatificada por San Juan Pablo II. Proclamar la santidad de la religiosa que dedicó su vida a los más pobres entre los pobres es uno de los actos más importantes instaurados por el Papa Francisco en el Año de la Misericordia

VIDEO | Papa Francisco canonizará a la Madre Teresa de Calcuta este domingo

La canonización de la madre Teresa de Calcuta el próximo domingo, en el Vaticano, será el acto más multitudinario del Jubileo de la Misericordia, con la asistencia de más de 100.000 personas y delegaciones de numerosos países. Contará con un imponente sistema de seguridad.Greg Burke, portavoz de el Vaticano, no quiso dar estimaciones de las personas que asistirán, pero informó que se han entregado 100.000 billetes para entrar en la Plaza de San Pedro y que se espera que los fieles también se concentren en la Vía de la Conciliazione y en las calles aledañas.

Para este acto se han acreditado 600 periodistas del todo el mundo y 125 televisiones conectarán en directo con la señal del Centro Televisivo Vaticano.

Desde hace algunos meses, por cuestiones se seguridad, Vía de la Conciliazione, la ancha avenida que llega a la Plaza de San Pedro, se ha cortado al tráfico y se han creado pasillos laterales en la carretera para facilitar el paso de los peatones.

Para el acto se ha organizado además un plan de seguridad extraordinaria por lo que la zona de San Pedro será dividida en tres áreas de control en círculos concéntricos y con la presencia de cerca 3.000 agentes de las fuerzas de seguridad y se ha cerrado el espacio aéreo en toda la zona, entre otras medidas.

En el Año Santo, que comenzó el pasado 8 de diciembre y terminará en 20 de noviembre, se han celebrado numerosos actos, pero se ha desarrollado de una manera discreta, como el papa Francisco deseaba, y sólo la canonización de la madre Teresa será el acto que congregará a una importante multitud y a representantes de decenas de Estados.

La delegación oficial española estará compuesta por la reina Sofía, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y el secretario de Estado para la Unión Europea, Fernando Eguidazu.

También viajará hasta Roma la primera dama de Panamá, Lorena Castillo de Varela, y habrá una representación de Honduras con el ministro de la presidencia, Reinaldo Sánchez Rivera.

Debido a que los procesos de canonización suelen durar muchísimos años pocos pueden decir que han conocido a un santo, pero no es el caso de Teresa de Calcuta, que murió en 1997, viajó por todo el mundo y se entrevistó con autoridades de numerosos países.
Así, la reina Sofía mantuvo muy buena relación con la madre Teresa, con quien tuvo la posibilidad de estar en distintas ocasiones y a la que admiraba profundamente.

Fue quien acompañó a la fundadora de las Misioneras de la Caridad de Calcuta en la visita que hizo a España en julio de 1986, cuando inauguró en Madrid un centro de acogida para ancianos e indigentes, según explicó hoy la Casa Real.

Además, como recordó el portavoz, también la madre Teresa estuvo en la sala de prensa del Vaticano en una de sus visitas a Juan Pablo II.

Mary Prema Pierick, la actual superiora general de las Misioneras de la Caridad, la congregación que fundó Teresa en Calcuta, recordó "la humildad" con la que se comportaba con todos y cómo siempre "aceptaba todo, también las cosas difíciles", y "nos alentaba a continuar".

"Su sonrisa era el mejor regalo para Jesús y para nosotras", explicó la superiora enfundada en su sari blanco con ribetes azul, como los que llevan las centenares de hermanas de la Caridad, que han llegado desde todos los rincones del mundo para participar en el acto del domingo.

Para el padre Brian Kolodiejchuk, superior general de los padres Misioneros de la Caridad -también fundado por la religiosa- y postulador de la causa de canonización, la madre Teresa es "una santa para todos" y, aunque explicó que será la protectora de los "más pobres", también bromeó al asegurar que bien podría ser "la santa de los viajes", ya que visitó todos los rincones del mundo"

Kolodiejchuk aplaudió que Teresa de Calcuta sea canonizada durante el Jubileo de la Misericordia, "porque era muy consciente de la necesidad de la misericordia".

El papa Francisco será el encargado de oficiar el domingo la misa de la Canonización, que comenzará a las 10.30 hora local y a la que asistirá el brasileño Marcilio Haddad Andrino, cuya curación, considerada inexplicable, fue la elegida para que la madre Teresa subiera a los altares.