<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Faes, policía de exterminio de Venezuela, sorprendida mandando a cavar una fosa

Los encapuchados son agentes del Estado venezolano, miembros de la tenebrosa Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional (FAES), un cuerpo que decide sumarialmente sobre la vida y la muerte de venezolanos en barriadas y campos

Faes, policía de exterminio de Venezuela, sorprendida mandando a cavar una fosa

La imagen parece sacada de un viejo film del lejano Oeste: a no ser por los modernos fusiles automáticos, las patrullas, y los policías encapuchados que vigilan a unos peones que abren un enorme hueco en el descampado de una finca del occidente de Venezuela.

Los encapuchados son agentes del Estado venezolano, miembros de la tenebrosa Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional (Faes), un cuerpo que decide sumarialmente sobre la vida y la muerte de venezolanos en barriadas y campos.

Tienen un prontuario de miles de muertos, en ejecuciones extrajudiciales, frente a testigos mudos. La mayoría de sus víctimas son sujetos pobres y jóvenes habitantes de barriadas de las grandes ciudades del país, a donde llegan reventando puertas y sacando personas a rastras cuando buscan delincuentes o sospechosos habituales.

Son denunciados reiteradamente por organizaciones defensoras de los derechos humanos y hasta la mismísima Michel Bachelet, la Alta Comisionada de los derechos Humanos de la ONU, pide que esa unidad sea disuelta.

Un hueco en el monte

Con tales antecedentes, era inevitable que en las redes sociales creciera la suspicacia cuando comenzó a circular este lunes 16 de noviembre un video mostrando la escena en pleno desarrollo. No siempre se ve a unos famélicos peones cavando un enorme agujero mientras los apuntan unos pistoleros al servicio del régimen de Nicolás Maduro.

Un detalle: los policías encapuchados fueron filmados por otros policías, pero éstos son simples gendarmes municipales, con el rostro descubierto. Acudieron al lugar porque los llamaron cuando la brigada de la Faes ocupó y amordazó al propietario de la hacienda en el Sur del lago de Maracaibo, en el occidental estado Zulia, tenido como una tierra de nadie donde se impone la ley del mejor armado y con mejores contactos.

«Faes se introdujo a la finca del productor agropecuario Américo Ledezma y lo detuvo, al mismo tiempo ordenó a los trabajadores hacer un enorme hueco. Uno logró evadirse y aviso a otros productores quienes se acercaron a conocer que sucedía», reportó el periodista Lenín Daneri, desde Zulia

Los policías argumentaron que la orden llegó desde Caracas, lo cual en esos montes significa que llega casi del infierno.

Aparece el fiscal

El escándalo en las redes ha sido tal que se queja hasta el mismísimo fiscal general del chavismo, Tarek William Saab, un incondicional que nunca ha investigado denuncias en contra de sus camaradas del régimen.

«Nos han llegado dos denuncias vinculadas al FAES nuevamente. Yo de verdad no entiendo qué es lo que está pasando con el FAES», dijo el funcionario durante una entrevista en el canal estatal de propaganda VTV.

«Se inició una investigación, ahí va a haber presos porque eso no puede ocurrir. En Venezuela no puede pasar, eso puede pasar en Colombia, eso puede pasar en Lima, Perú, eso puede pasar en Chile, pero en Venezuela no puede pasar», afirmó.

La Faes ha tenido la bendición pública del propio Maduro, quien suele negar que en Venezuela se violen los derechos humanos, pese a que su régimen es denunciado e  investigado por supuestos delitos de lesa humanidad, cometidos por funcionarios del Estado con conocimiento de las más altas cadenas de mando.

«Esos funcionarios delincuentes destruyen el honor del cuerpo policial. Si usted quiere ser delincuente no se vista de policía, no use una chapa, no use una pistola, no use una patrulla, sea entonces delincuente con las de la ley, funde una banda, y si usted es tan antipatriota y tan sucio de alma y de mente, cáigase a plomo con las autoridades del Estado», añadió.

Otro detalle, el fiscal de Maduro afirma que en Venezuela la Constitución prohíbe allanar domicilios y detener a personas a menos que sean en el momento de cometer en flagrancia un delito.

Solo que en Venezuela los agentes del Estado suelen allanar sin orden judicial y sin cuidar las formas, los domicilios de políticos opositores, diputados, activistas sociales, sospechosos de delitos comunes, estudiantes y hasta militares.

El canal VTV borró el twitter donde recogía las declaraciones del fiscal, pero el inusual pronunciamiento fue preservado a tiempo por  otras cuentas en las redes:

#EnVideo📹| Fiscal General @TarekWiliamSaab: Nos han llegado dos denuncias vinculadas al FAES nuevamente. ¡No entiendo qué es lo que está pasando con el FAES! #EnVenezuelaBrillaLaPaz pic.twitter.com/5TydIMOiTQ

— VTV CANAL 8 (@VTVcanal8) November 16, 2020

Poder de la impunidad

La Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) fue creada el 26 de abril de 2016 y activada el 14 de julio de 2017, por decreto de Nicolás Maduro, “para combatir el crimen y el terrorismo”. Inició con un componente de 80 funcionarios. Para enero de 2019, tenía en sus filas a más de 1.417 uniformados, hombres y mujeres, señala Provea, una de las más respetadas ONG de defensa de los derechos humanos en Venezuela.

El auge de este grupo representa un caso de “hipertrofia policial”, señala Provea en su informe sobre Uso de la fuerza pública y Derecho a la vida, ejemplificando “el crecimiento acelerado y desmedido de la institución policial”.

«Aunque en su concepto FAES se define como un grupo para combatir el crimen, sus operativos son al estilo de “grupo exterminio” y en otros cuerpos policiales pesan numerosas denuncias por delitos de homicidio, robo, hurto y cobro de vacunas cometidos por funcionarios activos de FAES, acusaciones que también reposan en el despacho del Ministerio Público (MP)», agrega Provea.

Las redes como defensa

Por  lo pronto, la valiente grabación de la escena ha desatado una inusual rebelión contra la intocable Faes. Pues, pese a que el propio fiscal chavista llama a los testigos de abusos policiales a hablar, todos por Venezuela saben que en el anarquizado y politizado sistema judicial y policial cualquiera que hable de más puede acelerar su sentencia de muerte.

La Federación de Ganaderos, unos productores acosados por los cuatreros, asaltantes de fincas y viviendas, y por asesinos con o sin uniforme, emitió un comunicado en Instagram explicando lo ocurrido y pidiendo una investigación:

«Fedenaga exige esclarecimiento público al director de las Fuerzas de Acciones Especiales (F.A.E.S) ante el allanamiento de la propiedad del productor agropecuario Américo Ledezma.
En días recientes presuntos miembros de la F.A.E.S irrumpieron la hacienda del productor Américo Ledezma, ubicada en el Sur del Lago del Estado Zulia, obreros a través de una llamada telefónica pudieron denunciar lo que estaba sucediendo, debido a que se encontraban prisioneros junto al propietario de la hacienda y obligados por parte de estas Fuerzas a cavar un enorme hueco en la propiedad».

«La policía Municipal se acercó a la zona del hecho y tras unos minutos de debate con miembros de este comando, quienes no tenían orden oficial para esta acción, liberaron a todo el personal», agrega.