<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

General Motors vende a Venezuela Productiva carros asignados a trabajadores

Un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana se apostó este lunes a las puertas de General Motors Venezolana con la intención de retirar de la planta unos 70 vehículos que originalmente conformaban un lote retenido por los trabajadores para honrar compromisos contractuales.

General Motors vende a Venezuela Productiva carros asignados a trabajadores

La situación creó momentos de confusión en las inmediaciones de la principal ensambladora del país. Wilman Cedeño, presidente del Sindicato de Vencedores Socialistas (Sinvensoc) de GMV, explicó que el grupo de vehículos que intentan retirar los uniformados fueron vendidos recientemente por la empresa al gobierno nacional para ser comercializados a través del programa Venezuela Productiva Automotriz,pese a que las unidades debían ser asignadas a los trabajadores de acuerdo a las condiciones contractuales manejadas en la planta. 

“Son autos que fueron asignados a los trabajadores como está estipulado en nuestro contrato colectivo y en los contratos de toda la industria. Lo que pasa es que ningún organismo del Estado ha querido defender nuestros derechos”, dijo el dirigente sindical, quien señaló que se trata de unidades producidas en agosto pasado antes del cierre de la planta por falta de material de ensamblaje.

Cedeño explicó que tras la discusión del contrato colectivo, GMV y el sindicato acordaron asignar una pequeña cantidad de vehículos (350 unidades) a la subsanación de las cláusulas contractuales que prevén la venta a los trabajadores a precio de fábrica. No obstante, a la hora de homologar el contrato colectivo, la Inspectoría del Trabajo de Valencia decidió eliminar este beneficio. 

“A través de un acto administrativa, la Inspectora del Trabajo suprimió cuatro cláusulas (17, 26, 40 y 41) que prevén la asignación de vehículos a trabajadores y sindicato, aun cuando ella no tiene facultad para hacer esto”, dijo Cedeño, quien aseguró que pese a la arbitrariedad de la medida el sindicato no puede evitar la entrega de los autos al programa gubernamental.

Dijo además que los trabajadores aspiraban negociar con la empresa la cesión de las unidades asignadas con anterioridad, acuerdo que podría traducirse en la entrega de un bono que de alguna manera compensara la pérdida de este beneficio. No obstante, fue imposible alcanzar pacto alguno.