<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Humo de incendios en Australia llegó a Chile y Argentina

La nube está a unos 6.000 metros de altura y se manifiesta dándole un tono "rojizo" al sol, explicó un experto del Sistema Nacional de Meteorología en Chile. Esta humareda no tendrá ningún efecto negativo sobre el aire que se respira en Chile y Argentina, según los expertos

Humo de incendios en Australia llegó a Chile y Argentina

El humo de los incendios que afectan Australia se visualizó en Chile y Argentina con una nube tenue que recorrió más de 12.000 kilómetros hasta las alturas de Sudamérica.

Aunque no generó efectos nocivos para la salud de sus habitantes, la Dirección Meteorológica en Santiago informó de la situación.

La nube está a unos 6.000 metros de altura y no hay en la zona ningún fenómeno meteorológico que haga que el humo baje a la superficie, dijo Patricio Urra, jefe de turno de Meteorología de Chile.

Sin efectos negativos para Sudamérica

«El efecto se vio en el sol con tonos rojos. Ese efecto fue producto de una nube de humo que viene de los incendios», explicó Urra.

El humo proveniente de Australia se desplazó por la atmósfera alta, indicó. No se descarta que pueda visualizarse nuevamente en la mitad de Chile y Argentina.

En la misma línea, el Servicio Meteorológico Nacional de Argentina (SMN) mostró imágenes satelitales en la que se ve el humo «transportado por los sistemas frontales que se desplazan de oeste hacia el este».

«¿Qué consecuencias puede tener?, ninguna muy relevante, solo un atardecer y un sol un poco más rojizo», señaló el SMN en su Twitter.

Mientras que Metsul prevé que el fenómeno pueda llegar a Rio Grande del Sur en Brasil.

Los incendios que azotan Australia desde septiembre destruyeron una superficie equivalente a Irlanda, ocho millones de hectáreas, provocando 24 muertes.

Tras un fin de semana catastrófico, los bomberos australianos aprovecharon algunas precipitaciones y un descenso de temperaturas para avanzar en el control de focos. Cuerpos de bomberos estadounidenses y canadienses ayudaron en el proceso.

En tanto, el gobierno desplegó reservistas del Ejército en las zonas devastadas y anunció ayudas a los damnificados por 1.400 millones de dólares.