Maduro aumenta seguridad en Caracas para prevenir Covid-19

El aumento de casos positivos de coronavirus motivó al gobierno chavista a reforzar la medidas de control en La Guaira, Miranda y el Distrito Capital, para que los ciudadanos cumplan la cuarentena

Yadira Quintero, es ama de casa. Habita en la zona de Los Frailes de Catia, al oeste de Caracas, junto con sus dos hijas, esposo y una nieta.

La mañana de este martes 24 de marzo se disponía a salir hasta la avenida Sucre, con la intención de comprar medio kilo de queso duro, un cartón de huevos, un kilo de harina de trigo y frutas para hacerle jugos a su pequeña nieta.

“Cumpliendo las reglas. Que solo un integrante de la familia se encargue de comprar la comida, salí de mi casa sola. Usando mi respectivo tapabocas. Comencé a caminar, pero a pesar que eran las 8:30 de la mañana, ninguno de los comercios cercanos a mi comunidad estaba abiertos. eso me pareció muy extraño”, dijo Quintero a El Estímulo.

Quintero asegura que siguió caminando hacia donde se ubican la mayor cantidad de comercios. “En el camino me encontré un punto de seguridad de las FAES (Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB). Los funcionarios estaban fuertemente armados. Me indicaron que me devolviera a mi casa, que tenía que cumplir la cuarentena y que todos los negocios estaban cerrados. Cumplí la orden preocupada, pues requerimos comprar comida”.

Esta misma situación se presentó en los alrededores del oeste de Caracas, en donde fue restringido el paso peatonal y el tránsito de vehículos. Tampoco se permitieron las ventas ambulantes y se invitaban a las personas a regresar a sus casas.

Luis Pacheco, es chofer de profesión. Vive en la zona de El Junquito (noroeste de Caracas) y también intentó llegar a Catia para comprar algo de alimentos.

“Veníamos en una camionera del transporte público. Los funcionarios policiales detuvieron la unidad y nos convidaron a bajar. Nos pidieron documentos y solo dejaron continuar su camino a las personas que demostraron ser trabajadores en las áreas de servicio como salud, bomberos y otros servicios. A los demás nos pidieron regresar a nuestras casas, y hacer nuestras compras en los locales cerca de nuestra comunidad”, señaló.

La misma situación se observó el toda la redoma de Petare, en el municipio Sucre, al este de Caracas. Vecinos y comerciantes observaron desde la madrugada el movimiento de los funcionarios de seguridad de las Fuerzas Armadas, FAES Y Polisucre, que colocaban mayores puntos de control. Pedían documentos a las personas y les pedían regresar a sus casas.

“Vengo del barrio José Félix Ribas con unas vecinas a tratar de comprar algo de comida en los locales frente al hospital Pérez de León. Pero no nos dejan pasar. Nos piden regresar a nuestras casas y cumplir la cuarentena”, dijo Mercedes Blanco a El Estímulo.

A través de altos parlantes, funcionarios de seguridad anunciaban las recomendaciones para evitar la propagación del Covid-19. “Recuerde que estamos en una pandemia mundial, es necesario que regresen a sus casas. Hay que lavarse constantemente las manos, cuiden a los abuelos y los niños”.

En una de las colas para comprar comida estaba Juan Marín, habitante del barrio Unión de Petare. “En mi comunidad entendemos la gravedad de la enfermedad, lo que no comprendemos es que nos mandan a lavar las manos y en el barrio hace meses que no llega el agua”, señaló.

Entretanto, en las panaderías y farmacias se observaron personas haciendo también filas para poder comprar medicamentos y pan.

En el mercado municipal San Martín, se mantenía restringido el paso. Antes de entrar las personas debían pasar por un punto de control a desinfectarse las manos y tomarse la temperatura.

En Caracas, se observó menos cantidad de personas en las calles y mayor cantidad de funcionarios policiales.