"Misa de medianoche": respondemos todas las preguntas que dejó la serie

La nueva serie de Mike Flanagan es una reflexión sobre el fanatismo y la redención. El capítulo final deja muchas preguntas en el aire, sobre todo con respecto al destino de muchos personajes importantes. Aquí damos explicación a cada interrogante

"Misa de medianoche": respondemos todas las preguntas que dejó la serie

Mike Flanagan se ha hecho un nombre importante en la industria del streaming gracias a los éxitos de las series «The Haunting of Hill House» y «Bly Manor». Sin duda, posee un talento único para generar una atmósfera diferente en sus series y películas, las cuales, bajo la excusa del terror, funcionan para discutir sobre las virtudes y miserias de los seres humanos. Su nueva obra, «Midnight Mass», no es la excepción.

Titulada como «Misa de medianoche» para el mercado latinoamericano, esta producción de Netflix ha sido catalogada por el y público y algunos críticos como «la mejor serie de terror del año». ¿Es para tanto? La realidad es que los 7 capítulos dejan una buena sensación, aunque el último es caótico, incluso anticlimático en algunos minutos. Sin embargo, esa es la marca de Flanagan, sus cierres no son tan impactantes y lo que se valora es la experiencia completa de sus narraciones.

En todo caso, estamos frente a un producto que será muy discutido por el uso de los elementos cristianos (Biblia, iglesia, parábolas, citas del evangelio) y la crítica a la manipulación mediante la religión. Pero, antes de seguir destripando este show, es importante que sepas que de aquí en adelante haremos spoilers pues vamos a responder las preguntas o algunas inquietudes que quedaron flotando en el aire, como el «ángel» que desata toda la trama.

¿Paul Hill y Monseñor John Michael Pruitt son la misma persona?

Sí. Y hay una pista rápida sobre este punto en el capítulo 2. Mildred Gunning (Alex Essoe), la madre de la doctora Sarah (Annabeth Gish), llama a Paul (Hamish Linklater) como «John». En ese momento, sin embargo, pensamos que es parte de su demencia avanzada, que luego mejorará por la intervención de la sangre «sanadora». Ambos se conocen en profundidad porque tuvieron una relación en el pasado y de esa relación nació Sarah.

¿Por qué nadie lo reconoce? Porque ahora, gracias a la intervención del «ángel» (de esto hablaremos más adelante), es 40 años más joven. Luego comienzan las sospechas por el recorte del periódico que decora una pared y en el que se ven las semejanzas físicas.

¿Qué era lo que realmente quería el Monseñor?

Se nos revela en el último episodio que, luego de vagar por el desierto a los 80 años, tras la visita a Tierra Santa y volver revejunecido, John Michael Pruitt desea tener una familia. Vivir con Mildred y su hija biológica, la doctora Sarah. Para ello, ideó un plan, plan que se sale de control por la enorme influencia de la fanática religiosa, Bev Keane, (Samantha Slovan) en él y en el mismo pueblo.

¿Por qué Flynn queda en un segundo plano?

Flanagan sabe muy bien cómo jugar con nuestras expectativas, por eso empieza su narración con el foco puesto en Riley Flynn (Zach Gilford) y la tragedia que permea toda la serie. Sin embargo, no estamos ante el típico viaje de redención ni en una historia que cuenta el recorrido del héroe.

Flynn encuentra una manera de hallarle un propósito a su vida y ese no es más que el de demostrar que algo muy malo está pasando en Crockett Island, a donde llegó tras matar a una joven que se le presenta cada noche antes de dormir. Flynn consigue paz en su inmolación, pero sobre todo en declararle sus sentimientos a Erin Greene (Kate Siegel).

Además, «Misa de medianoche» realmente no es una historia sobre una persona, la fe o los vampiros. Lo que Flanagan busca – y consigue- con su detalla narración es mostrarnos las consecuencias del fanatismo (liderado por Bev en la serie). En este caso el fanatismo religioso, pero podría extenderse a cualquier otro.

¿Vio Flynn a Monseñor Pruitt?

En el primer episodio, vemos que Flynn sale en medio de una tormenta a buscar a una persona que camina por la playa con un  sombrero fedora y un abrigo largo, vestimenta que solía usar Monseñor Pruitt. Pero tras tropezar, el protagonista pierde el rastro, como si la figura que vio caminando se hubiera escapado volando. Y en efecto es así. Quien utiliza la ropa del pastor no es otro que el «ángel», quien había heredado esas prendas del religioso.

¿Cuál es el origen del «ángel»?

El ángel es realmente un vampiro, en su esencia más mitológica. Con garras, colmillos y alas. Su estructura física está inspirada en las historias más antiguas. Nada que ver con los seres pálidos, sensuales y de doble vida que hemos visto en el cine moderno. De hecho la luz le quema, como en el cuento clásico. Por eso vive en una caverna.

Monseñor Pruitt llegó a esa caverna cuando se separa de un grupo de feligreses en Damasco. Una tormenta de arena le obligó a guarecerse en lo que él interpreta es una iglesia. Allí se encuentra con el «ángel». Pronto nos damos cuenta que es el deseo de creer, para conseguir su objetivo (recuperar el amor de su amada y criar a su hija), lo que lleva al religioso a confundir al monstruo con una figura bíblica.

¿Cómo llegó el «ángel» a esta cueva? No se explica. Simplemente se sabe que vive allí. Lo curioso es que después de atacar a Monseñor, le da un poco de sangre para que no muera luego de escuchar una oración. Es como si el vampiro hubiera reaccionado a una petición de último segundo de la víctima, aunque esto no está muy claro.

¿Cómo llegó el «ángel» a la isla Crockett?

La respuesta está en el cofre que vemos en el primer episodio. Cualquiera que haya visto películas sobre vampiros, sabe lo que podría guardar un elemento tan antiguo como ese. Luego, en el capítulo 7, Pruitt dice que sobornó y mintió para llevar de contrabando a su «salvador» dentro del baúl.

¿Para qué hizo eso? Bueno, como hemos dicho más arriba, el religioso soñaba no solo con rehacer su vida, sino también con darle una nueva oportunidad al pueblo que le acompañó durante mucho tiempo. Para eso organiza la última misa. Busca que todos pasen por la experiencia que él tuvo en Tierra Santa. Y para eso era necesario llevar al «ángel» con él.

¿Quién es Saulo?

Saulo de Tarso es una figura clave en la difusión de la fe cristiana. Viajó como misionero por Grecia, Asia Menor, Siria y Palestina y escribió misivas (las Epístolas) a diversos pueblos del entorno mediterráneo. En principio, cuando era joven, fue un crítico del cristianismo, pero tras una aparición de Jesús, se convirtió en San Pablo Apóstol.

Saulo, mientras se dirigía a Damasco para reunir a los cristianos y hacerlos prisioneros, se encontró con Jesús. Es un recorrido parecido al que hace el padre Paul  y por eso toma prestado ese alias. De esta manera, hay un paralelismo entre el encuentro con Jesús y el encuentro con el ángel.

¿Por qué hay tantas referencias a la Biblia?

Flanagan, en una entrevista como Vanity Fair, se refirió a la Biblia como una gran influencia para su guion: “Es imposible separar la Biblia como libro de la literatura de terror. Tiene todo ahí. Abraza abierta y sin disculpas sucesos sobrenaturales y horribles a diestra y siniestra. Incluso el héroe de la historia, Dios, la encarnación del amor, ahoga al mundo cuando se enoja lo suficiente en el Antiguo Testamento».

De hecho, una de las claves de lo que estamos por ver sucede por una traducción literales que hace el padre de un texto en el viejo latín. En su primera misa tras su regreso al pueblo, dice: «Esto es mi sangre, la sangre del pacto nuevo y sempiterno. Por vosotros y por todos será derramada, para que los pecados sean perdonados».

Al aplicar literalmente esta sentencia, tanto Monseñor Pruitt como Riley, y por extensión, todos los habitantes del pueblo, serán perdonados por sus errores. Recordemos que el religioso tuvo una aventura de la cual nació una niña y el joven mató a una muchacha, al conducir ebrio.

¿Por qué todos empiezan a mejorar físicamente?

La respuesta es obvia porque lo vemos. Incluso un monaguillo lo presencia y luego se hace evidente en el relato: Paul mezcla el vino sacramental con la sangre del «ángel». ¿Qué contiene esta sangre que ayuda a mejorar a todos los fieles? Ahí entra la doctora Gunning.

Según la especialista, podría tratarse de un virus, una enzina o un parásito. Llega a esa conclusión tras analizar la muestra que tenía de Erin Greene (quien ha dejado de estar embarazada de manera inexplicable) y su madre, cuando empieza a mejorar físicamente.

«Así que existe un trastorno sanguíneo llamado protoporfiria eritropoyética. EPP. Muchos de esos mitos probablemente provienen del EPP. son (personas) extremadamente sensibles a la luz, hasta el punto de arder y sufrir ampollar con el sol. Y muy anémicos», explica Gunning.

El padre sabe que la sangre genera un cambio en las células y por eso actúa como si un milagro estuviera ocurriendo cuando le pide a Leeza (Annarah Cymone) que camine y tome la comunión. Y no es solo ella, los padres de Flynn mejoran su salud (mejoran la visión, los dolores en la espalda, pueden bailar y más) y la propia madre de la doctora rejuvenece y se solucionan sus problemas de demencia. Pero hay un problema con este milagro.

«Algo que repara las células dañadas, es violentamente fotosensible y causa una anemia insana. Un hambre desesperada de hierro. Hierro en la sangre», advierte la doctora. Y en efecto es lo que termina desatando la carnicería en el último capítulo.

¿Por qué Erin pierde a su hijo?

Si las personas están recuperando su salud, ¿por qué Erin deja de estar embarazada? Aquí la explicación de doctora Gunning es muy clara: «Hipotéticamente, un embarazo es una presencia extraña en un cuerpo humano. Se producen muchos procesos para evitar que el cuerpo de una madre ataque a un feto en el útero … pero hipotéticamente, dada la agresividad algo altera el cuerpo, su respuesta a un feto podría ser igualmente agresiva».

En conclusión, lo que sea que actúe en la sangre y que proviene del «ángel», terminó devorando al propio feto.

¿Cómo se descubre que el sol es la solución?

Erin corre a contarle a la doctora Gunning lo que ha vivido: la inmolación de Riley en el bote. La luz del sol lo ha convertido en cenizas. La especialista no piensa que su amiga está loca porque ha visto el mismo proceso con las pequeñas muestras de sangre que guarda de la exembarazada y Mildred, su madre

Cuando Gunning pone las muestras al sol, la parte infectada se quema. Ahora, si la presencia «maligna» no ha sido muy agresiva, deja intacta la sangre normal. Entonces se hace la analogía con el alcohol de parte de la doctora: «Antes de cierto punto, si dejamos de tomarlo, tal vez nuestro cuerpo pueda expulsarlo. Filtrarlo, como lo hace con cualquier otra sustancia dañina, si no es demasiada».

En ese momento, la mayoría de lugareños solo han bebido un poco de la sangre del «ángel», lo hacen cuando toman la comunión. Por eso, la infección no es total, como sucede cuando son mordidos.

¿Quiénes mueren al final?

En el caos del séptimo capítulo, se revela un plan un poco extraño de Bev: quemar todo y dejar solo la iglesia como una especie de Arca de Noé, en la que solo podrán entrar los «verdaderos creyentes». Este proyecto fracasa por varias razones. Tras ver morir a su hija, Sarah, a manos de Sturge (Matt Biedel), Monseñor Pruitt prende fuego a la iglesia.

El otro lugar disponible para que los infectados puedan esconderse es el centro de recreación, pero el sherif Hassan (Rahul Kohli) y su hijo, Ali, lo incendian. Además, Erin, Sarah y Mildred han quemado cualquier nave que pueda servir de transporte en la isla. De esta manera, todos los que tienen la sangre suficientemente contaminada, perecerán, pues el sol se encargará de ellos. Así se impide que el contagio llegue al resto del mundo.

En ese orden de ideas, Leeza y Warren consiguieron un pequeño bote y están en el medio de la nada, esperando, probablemente, que alguna embarcación más grande los encuentre. Ninguno de los dos ha sido infectado de manera tan contundente que el sol los aniquile.

De hecho, Leeza dice que ya no siente sus piernas,  es decir, la sangre «mala» se ha evaporado.

¿Qué pasa con el «ángel»?

Este es el punto más bajo de la serie. Se sobreentiende que al estar malherido, no podrá dejar la isla, pero si se explica que su sangre mejora al resto, ¿por qué no podría regenerarse? Es cierto, Erin cortó sus alas, sin embargo el daño parece ser muy poco para un ente que ha sobrevivido siglos.

La única referencia que tenemos sobre el futuro del vampiro mayor es lo que opinan los dos chicos, atascados en el bote. Información insuficiente para hacer un juicio definitivo. Solo podemos inferir que el sol hará su trabajo.

Sin embargo, Flanagan ha dado luz al respeto. En una entrevista con el portal Syfy, dice: «Si esto es una parábola, que lo es, el ángel no representa el vampirismo o el terror, representa la corrupción de cualquier sistema de creencias, el fundamentalismo y el fanatismo. Nunca van a desaparecer y puede que los eches de tu comunidad durante un tiempo, puede que los mandes a la oscuridad y esperes que salga el sol, que esa ideología corruptora va a desaparecer, pero no lo hará y la serie nunca podría mostrar al ángel morir por ese motivo».

Y continua: «Y ese último momento de los dos niños de la siguiente generación mirando las cenizas de lo que hicieron los adultos siendo que es lo que mis hijos van a conseguir pase lo que pase. Eso es lo que obtendrán todos nuestros niños. Y desearía que no estuviera tan en llamas como ahora, pero lo está. Y nunca seremos capaces de explicárselo. Nunca seremos capaces de explicar adecuadamente a nuestros hijos qué pasó con el planeta que heredaron, por qué la generación de sus padres se trató entre sí de la manera en que lo hizo. Nunca tendremos palabras para explicar eso».

Entonces llega al punto central de la discusión: «No decimos que muere. Nuestro objetivo ahí era decir que la concentración de la sangre de Meeza estaba empezando a bajar, que ella iba a estar bien. No queríamos confirmar lo del ángel en el sentido de que no puedes matar el fanatismo, siempre acaba volviendo».

¿Qué pasa con los gatos?

El tema con los gatos en «Misa de medianoche» es muy curioso y parece insertado en el guion solo para generar confusión. La primera víctima en Crockett Island, en la serie, es de hecho un minino. ¿Cómo llegan y se reproducen estos animales en la zona? La respuesta es un misterio.

Comprobamos como espectadores que la zona adyacente a la isla, llamada Uppards, es usada para escapar de la rutina, beber y fumar marihuana cuando se reúnen los adolescentes Warren Flynn (Igby Rigney), Ooker (Louis Oliver) y Ali Hassan (Rahul Abburi). En esa encuentro, debido al reflejo de los ojos, presenciamos que decenas de gatos deambulan en la zona. Es allí que Warren ve por unos instantes a una figura misteriosa, con ojos que no son humanos.

Warren y Ooker, en una conversación, intentan explicar la aparición de estos animales, por algo que han escuchado. Se supone que los primeros habitantes, que residían en Uppards, trajeron a estos gatos y los abandonaron cuando ya no era posible permanecer en este lugar, quedando los gatos a sus suerte. Igualmente, se cuenta que las personas solían enterrar a sus muertos en los patios, pero una tormenta muy fuerte, los cuerpos salieron de sus tumbas y terminarían por convertirse en alimento de los gatos.

Todo lo anterior no es más que una administración del elemento sorpresa y una manera de inmiscuirnos en un ambiente enrarecido, que se mantendrá durante los seis capítulos y explotará en el último.

Finalmente,  los amigos escuchan a los animales salvajes peleando. Bromean con que no es una disputa sino sexo. Pero luego, tras la gran tormenta el Sheriff Hassan y otros lugareños encuentran a docenas de gatos muertos en la costa. ¿Por qué pasó esto? Porque el «ángel» tenía hambre. Y en ese momento era lo más fácil de comer.

¿Quién mató al perro, Pike?

Todos lo sospechamos y no nos equivocamos: Bev Kane. Es ella la que se queja porque el animal le ladra en el inicio de la serie. Joe Collie (Robert Longstreet), que está detenido por haber causado problemas derivados de su alcoholismo, explica que es la manera del animal de saludar. La fanática religiosa responde que la mascota es una «amenaza», como su dueño (fue quien le disparó y dejó en silla de ruedas a Leeza).

En  ese contexto, durante las festividades locales, en el episodio 2, Pike  muere, aparentemente, tras comer un hot dog envenenado. Bev, que también es maestra, tiene acceso a un veneno para ratas en el armario de la tienda de la escuela. En una toma muy rápida, antes de que Pike muera, se ve una mano y una parte de un vestido de flores, pasar muy rápido junto a la mascota.

Luego se hace evidente que Bev es la única que maneja el veneno, pues es el utilizado para las bebidas que usarán para «la resurrección» de los feligreses.