Navalni acusa a Putin de estar detrás de su envenenamiento

"Afirmo que Putin está detrás de este acto, no veo otra explicación", declaró al semanario alemán Der Spiegel, que publica este jueves extractos de esta entrevista en su página en internet. Navalni confirmó también su intención de volver a Rusia cuando esté totalmente recuperado.

Navalni acusa a Putin de estar detrás de su envenenamiento

El opositor ruso Alexéi Navalni acusó al presidente ruso, Vladimir Putin, de estar «detrás» de su envenenamiento. Lo hizo en su primera entrevista publicada tras salir del hospital alemán donde fue tratado tras ingresar en estado de coma.

«Afirmo que Putin está detrás de este acto, no veo otra explicación«, declaró al semanario alemán Der Spiegel, que publica este jueves extractos de esta entrevista en su página en internet. Navalni confirmó también su intención de volver a Rusia cuando esté totalmente recuperado, según el semanario alemán, que publicará más tarde este jueves toda la entrevista. «Mi deber ahora es seguir como soy, alguien que no tiene miedo. ¡Y no tengo miedo!», afirmó el principal opositor al Kremlin.

Incansable activista de la lucha contra la corrupción, Navalni, de 44 años, se enfermó repentinamente a bordo de un avión en Siberia el 20 de agosto. El entorno del opositor señalaba al Kremlin como responsable, pero inicialmente, los médicos del hospital ruso donde estaba ingresado, en coma, en una unidad de cuidados intensivos —en la ciudad siberiana de Omsk—, aseguraban que no habían encontrado rastros de veneno en su organismo. «Hasta ahora no se ha identificado ningún veneno en la sangre ni en la orina, no hay rastros de una presencia de veneno», dijo Anatoli Kalinishenko, subdirector del hospital de urgencias n°1 de Omsk.

Posteriormente, tras ser trasladado a Alemania a pesar de las reticencias iniciales de Rusia, tres laboratorios europeos (primero de Alemania y después de Francia y Suecia) afirmaron que había sido víctima de un envenenamiento con una sustancia neurotóxica de tipo Novichok, creada en la época soviética con fines militares, y desde entonces, varios países occidentales reclamaron a Rusia una investigación del caso. Moscú rechaza todas las acusaciones. El líder opositor salió hace una semana del hospital berlinés donde estaba ingresado y permanecerá en Alemania durante su convalecencia que, según su portavoz, llevará «mucho tiempo».