Opep ya cuenta los pollos antes de nacer: en 2022 subirá demanda de crudo

No obstante este optimismo, la Opep también admite en el mismo informe mensual que el aumento del riesgo de covid-19 por variante del Delta "está empañando las perspectivas de la demanda de petróleo de cara al último trimestre del del año, lo que ha provocado un ajuste a la baja de las estimaciones" para el cuarto trimestre.

Opep ya cuenta los pollos antes de nacer: en 2022 subirá demanda de crudo

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) afirmó el lunes que la demanda mundial de crudo debería superar su nivel anterior a la pandemia el año que viene, impulsada por la vacunación y la recuperación económica.

“Se supone que el ritmo de recuperación de la demanda de petróleo es ahora más fuerte y que tendrá lugar principalmente en 2022”, dijo la OPEP en su informe.

“A medida que aumenten las tasas de vacunación, se espera que la pandemia de covid-19 se gestione mejor y que las actividades económicas y la movilidad vuelvan firmemente a los niveles anteriores a covid-19″, agrega.

Pero admite que un nuevo aumento de las infecciones  por covid-19,  especialmente teniendo en cuenta la próxima invierno en el hemisferio norte, podría frenar las actuales previsiones de crecimiento. Además, las actuales interrupciones de la cadena de suministro mundial, el aumento de los niveles de deuda soberana en muchas regiones, junto con las presiones inflacionistas y las respuestas de los bancos centrales, siguen siendo factores clave que requieren una estrecha vigilancia”.

Sí, pero no

“Aunque la economía mundial sigue viéndose afectada afectada por los acontecimientos relacionados con covid-19, en el primer semestre de 2021 se produjo una saludable recuperación económica. Tras el fuerte crecimiento económico trimestral en el tercer trimestre de 2021, se prevé una ligera desaceleración del crecimiento hacia finales de año”, agrega el documento en su entrega de septiembre.

“Cabe señalar que la recuperación de este año se ha visto ampliamente respaldada por estímulo sin precedentes impulsado por los gobiernos, y los esfuerzos globales esfuerzos realizados para contener la covid-19, especialmente en economías occidentales y China. Suponiendo una recuperación del consumo y la inversión mundiales en 2021, se prevé un crecimiento del PIB mundial del 5.6%”.

Agosto sin cambios

Pese a la revisión a la baja del cuarto trimestre, la OPEP estima que la demanda mundial de petróleo en todo 2021 aumente en 5,96 millones de bpd o 6,6%, prácticamente sin cambios respecto al mes pasado.

“También se prevé un crecimiento saludable para 2022, con un aumento del PIB del 4.2%. Esto se verá respaldado por el estímulo fiscal y monetario en curso y los esfuerzos continuos para contener covid -19 las infecciones. El aumento de ambos niveles de crecimiento anual puede provenir de un mayor estímulo fiscal estadounidense y de la mejora de la evolución del covid-19”.

En el tercer trimestre, la demanda mundial demostró ser resistente, apoyada por el aumento de movilidad y los viajes, especialmente en los países de la OCDE (los más ricos e industrializados del mundo).

No obstante este optimismo, la Opep también admite en el mismo informe mensual que el aumento del riesgo de covid-19 por variante del Delta “está empañando las perspectivas de la demanda de petróleo de cara al último trimestre del
del año, lo que ha provocado un ajuste a la baja de las estimaciones” para el cuarto trimestre.

2022, la esperanza

La previsión de crecimiento para 2022 se ajustó a 4,15 millones de bpd, frente a los 3,28 millones de bpd del informe de agosto.

“A medida que aumenten las tasas de vacunación, se espera que la pandemia de covid-19 se gestione mejor y que la actividad económica y el transporte vuelvan firmemente a los niveles de antes del covid”, afirma el grupo de exportadores en su informe mensual.

Como resultado, se espera que el crecimiento de la demanda el próximo año sea de 4,2 millones de barriles diarios (mbd), 0,9 mbd más que lo estimado hace un mes, para alcanzar una demanda mundial de 100,83 mbd.

Esta cifra superaría los niveles anteriores a la pandemia, según la OPEP.

Estas previsiones más bien optimistas –que sin embargo no abordan el impacto de esta recuperación en el cambio climático– se producen cuando el grupo y sus aliados (la llamada OPEP+) comienzan a aumentar su producción, tras haberla restringido para sostener los precios durante la crisis.

La OPEP+ aprobó en julio su estrategia para reanudar la producción a principios de septiembre.

En agosto, los países de la OPEP aumentaron ligeramente su producción en 151.000 barriles diarios en un mes, hasta alcanzar un total de 26,762 mbd, según fuentes secundarias (indirectas) citadas en el informe publicado el lunes.

Los grandes productores, como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e Irak, produjeron más, mientras que la producción de Nigeria se redujo considerablemente.