<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

París marcha para homenajear a profesor decapitado

Alrededor de la estatua de la Plaza de la República, que seguía llenándose, algunos agitaban banderas francesas y otros carteles en los que se podía leer "Está oscuro en el país de las luces"

París marcha para homenajear a profesor decapitado

Miles de personas marchaban el domingo en la Plaza de la República de París para rendir homenaje a Samuel Paty, el profesor de historia decapitado el viernes en la región parisina.

Blandiendo pancartas que decían «No al totalitarismo del pensamiento» o «Soy maestro», la multitud rindió homenaje en calma al maestro asesinado después de haber mostrado caricaturas de Mahoma a sus alumnos en un escuela de Conflans-Sainte-Honorine.

«¡Soy Samuel!», «¡Libertad de expresión, libertad de enseñanza!», coreaba la gente, y también se escuchaban largos aplausos.

El primer ministro Jean Castex, la alcaldesa de París Anne Hidalgo, la presidenta de la región de París, Valérie Pécresse y el jefe del partido Insumisos Jean-Luc Mélenchon también estaban presentes.

Alrededor de la estatua de la Plaza de la República, que seguía llenándose, algunos agitaban banderas francesas y otros carteles en los que se podía leer «Está oscuro en el país de las luces».

Movimientos islamistas radicales en la mira

La posible implicación de los movimientos islamistas radicales en el degollamiento del profesor de historia cerca de París, por parte de un ruso checheno de 18 años, preocupa a los servicios de inteligencia y al gobierno francés.

La presencia del activista islamista radical Abdelhakim Sefrioui entre las once personas detenidas en relación con la investigación del asesinato de Samuel Paty reforzó estas sospechas el sábado.

Estos movimientos islamistas «minoritarios, buscan convencer a los musulmanes de que Francia es un país islamófobo. Están tratando de usarlos», dijo Laurent Núñez, coordinador nacional de inteligencia y lucha contra el terrorismo. «Y al menor incidente, se ponen a trabajar».

Sefrioui, conocido por la policía, es el fundador del colectivo Jeque Yasín, que lleva el nombre del fundador de Hamás, asesinado por el ejército israelí en 2004.

A principios de octubre, acompañó al padre de una alumna del colegio donde enseñaba Paty para pedir el despido del profesor, que mostró caricaturas de Mahoma a sus alumnos.

Hace unos días, presentándose como «miembro del Consejo de Imanes de Francia», había difundido además un vídeo en Youtube en el que denunciaba al profesor, llamándolo «matón».

También fue Sefrioui quien, en otro vídeo difundido en la misma plataforma, interrogó a la alumna y llamó a la movilización.

Sin embargo el fiscal nacional antiterrorista Jean-François Ricard no habló el sábado en su conferencia de prensa de ninguna conexión entre este hombre y el asesino.

«Vínculo indirecto»

Aunque no hay un «vínculo directo», Laurent Nuñez considera, sin embargo, que existe un «vínculo indirecto». «Está claro que se ha rebasado un límite», dijo, señalando la «calidad de la víctima –un profesor– y la barbarie» de su asesinato.

Una fuente cercana al gobierno destaca el papel de los «mensajes de odio en las redes sociales que alimenten a los jóvenes».

La atmósfera de odio en las redes va acompañada de un resurgimiento de los movimientos islamistas radicales, según Nuñez, quien señala el contexto actual, con «el juicio de Charlie (Hebdo), la republicación de las caricaturas y el discurso del presidente Macron sobre una próxima ley destinada a reforzar el laicismo y a luchar contra el separatismo islamista».

El juicio es el de los cómplices en los ataques de enero de 2015 contra Charlie Hebdo, donde murieron 12 personas, en represalia por la publicación de esas mismas caricaturas.

Después de que un joven paquistaní atacara el antiguo local de Charlie Hebdo a finales de septiembre con un cuchillo de carnicero, una fuente de seguridad dijo que fue «la republicación de las caricaturas, más que el juicio, lo que contribuyó a empeorar las amenazas».