<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Qué busca la FANB con incluir a la milicia a sus filas?

Desde su aparición en el 2008 la integración de la milicia a la Fuerza Armada Nacional ha sido un tema recurrente para el gobierno chavista

¿Qué busca la FANB con incluir a la milicia a sus filas?

El domingo 15 de diciembre el régimen de Nicolás Maduro volvió a retomar en su agenda un punto que ha estado pendiente desde hace un tiempo: la inclusión de la milicia a las Fuerzas Armadas venezolana.

En noviembre, Maduro pidió a Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa del chavismo, reformar la Ley Orgánica de la FANB para darle rango constitucional a la milicia, así como designar formalmente a los milicianos como militares.

“Incorporar a la Milicia Bolivariana como pueblo en armas en el marco de una estrategia defensiva nacional, para hacer a la patria verdaderamente inexpugnable», señaló Padrino López, quien entregó la propuesta de reforma a la asamblea nacional constituyente.

No es la primera vez que el chavismo juega con esta idea. En la reforma de la Carta Magna, que promovió Hugo Chávez en 2007, y que fue rechazada por el voto popular, se preveía incluir a la milicia como quinto componente de la Fuerza Armada.

12 años después, esto podría convertirse en una realidad.

Estrategia política

El despertar del interés del Gobierno de Maduro por integrar a la milicia en la Fuerza Armada no es casual.

El analista político Oswaldo Ramírez, dijo a El Estímulo que existen dos posibles escenarios para esta medida. El primero, buscar aumentar número de miembros de la FANB que parece estar «estancado».

«Hay mucha gente que ya no quiere formar parte de las Fuerzas Armadas. Por diferentes razones: ya no ven la carrera militar como una opción factible», señala el director de ORC Consultores.

En noviembre, Maduro aseguró que actualmente existen 3.290.000 milicianos en todo el territorio nacional. De apliocarse la medida, significaría un ascenso de 4 millones de miembros para el Ejército.

El segundo escenario estaría orientado más hacia un interés político. Para Ramírez, esto podría formar parte de la agenda del chavismo para terminar de consagrar lo que llaman la unión «cívico-militar».

«Sería una estrategia para inflar los números y continuar con la narrativa bélica y en defensa de amenazas externas del gobierno que preside Maduro», agregó.

El escenario actual

En la sesión del lunes de la Asamblea Constituyente chavista, que se atribuye competencia fuera de la Constitución, no se tocó el tema de la milicia, por lo que no se tiene conocimiento de si la ley está más cerca de aprobarse.

En ese caso de intentar agregarla, tendría que modificarse la Constitución y especificar cuales competencias de la FANB pasarían a manos de este nuevo componentes.

La medida no solo significaría una inversión importante de armamento, recursos y formación profesional, también seguiría la línea de militarización del país que fomenta el gobierno de Maduro.