<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trump presenta este jueves un plan para levantar cuarentena por el coronavirus

El mandatario estadounidense asegura que probablemente ya "pasó el pico" de contagios y que es momento en enfrentar las consecuencias económicas, entre las que destacan 17 millones de nuevos desempleados en tres semanas

Donald Trump prometió entregar este jueves su hoja de ruta para la reactivación progresiva de la economía estadounidense, paralizada por el coronavirus, y afirmó que su país, el más golpeado en el mundo por la pandemia, probablemente ya «pasó el pico» de contagios.

«Mañana será un gran día», dijo temprano el miércoles el presidente en los jardines de la Casa Blanca, prometiendo para el jueves los detalles de esta «reapertura de la economía».

«Vamos a abrir los estados, algunos estados mucho antes que otros», afirmó  Trump, asomando la posibilidad de que algunos casos la reapertura económica empiece antes del 1° de mayo.

«La batalla continúa, pero los datos sugieren que en todo el país hemos pasado el pico de nuevos casos», señaló  más tarde Trump en su rueda de prensa diaria.

Estados Unidos sin embargo registró un nuevo récord mórbido: 2.569 personas murieron en 24 horas por el coronavirus, el peor balance diario para un país, según el conteo referencia de la Universidad Johns Hopkins.

Con cerca de 17 millones de nuevos desempleados en tres semanas, la economía estadounidense va acumulando indicadores aterradores y los anuncios de las empresas revelan la amplitud del desastre.

Europa golpeada pero flexible

Por su lado, en una rara muestra de unidad, los dirigentes del G20 (las 20 principales economías del mundo) decidieron la suspensión por un año de la deuda de los países más pobres del planeta, para permitirles afrontar la crisis.

Sin embargo, pese a las diversas medidas de emergencia, la pandemia siguen enlutando el planeta, con más de 131.000 muertos. Estados Unidos es el país más golpeado, con más de 28.000 decesos por más de 637.000 casos de contagio.

Pero en Europa –que representa más de dos tercios de los fallecidos en el mundo– algunos países estaban envalentonados por señales optimistas, como la desaceleración de los ingresos en cuidados intensivos. Así, anunciaban los primeros pasos para ir desmantelando el confinamiento obligatorio, la medida que más dramáticamente marcó esta crisis sanitaria mundial.

El miércoles, la canciller alemana, Ángela Merkel, anunció medidas de flexibilización del confinamiento al que están sometidos los alemanes, al igual que más de la mitad de la humanidad.

Alemania se prepara para una vuelta a clases progresiva a partir del 4 de mayo. La semana que viene ensayará también la reapertura de pequeños comercios, pero las grandes concentraciones quedarán prohibidas hasta fines de agosto porque el éxito en la batalla contra la Covid-19 sigue siendo «frágil», estimó Merkel.

Medidas cautelosas

Otro tanto se evalúa en otros países. En Dinamarca los niños empezaron a volver a las aulas, con medidas especiales como una distancia de dos metros entre las mesas en las aulas.

La tendencia a la baja de las defunciones parece confirmarse en países como España (523 fallecidos en 24 horas) o Francia, que superó los 17.000 decesos, pero experimenta una estabilización de contagios desde hace casi una semana.

Otras naciones del mundo también evalúan el desafío del regreso a la normalidad y algunos decidieron tomar riesgos. Es el ejemplo de India, un país con 1.300 millones de habitantes (casi 12.000 casos de coronavirus), que anunció que permitirá paulatinamente el regreso al trabajo, en especial de las clases más desfavorecidas, en sectores clave como la agricultura.

Lea también: Tres hombres y una mujer son los nuevos casos de Covid-19 en Venezuela

También de Corea del Sur, que logró contener la pandemia gracias a una estrategia de tests masivos, y el miércoles celebró elecciones legislativas, con la toma de la temperatura en los centros de sufragio y armando lugares especiales para los votantes con fiebre.

«La gente mantiene sus distancias y todo el mundo lleva guantes», se congratuló Kim Gwang-woo, de 80 años. «Está todo bien organizado», estimó.