<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trump reitera apoyo a su candidato a la Corte Suprema de EEUU

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró este jueves el apoyo a su candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, después de una jornada en la que el juez testimonió durante horas para responder a acusaciones de agresión.

Trump reitera apoyo a su candidato a la Corte Suprema de EEUU

«El juez Kavanaugh le mostró a Estados Unidos exactamente por qué yo lo nominé. Su testimonio fue potente, honesto y cautivador», dijo Trump en Twitter después de que la Comisión Judicial del Senado recibió tanto al juez como a Christine Blasey Ford, la mujer que lo acusa de intentar violarla en 1982.

El elegido por el presidente estadounidense, cerró su testimonio este jueves jurando «por Dios» que había dicho toda la verdad, tras una audiencia de horas en la que afirmó su inocencia sobre las acusaciones de agresión sexual.

«Yo no voy a dejarme intimidar y renunciar a este proceso», dejó claro durante la audiencia Kavanaugh, que visiblemente incómodo y levemente sonrosado, clamó su inocencia.

«Mi familia y mi nombre han sido destruidos de una forma total y permanente por estas acusaciones falsas y despiadadas», agregó el juez conservador en un testimonio lleno de estertores para intentar atajar el llanto mientras reiteraba su inocencia.

Más temprano ante la misma comisión, su acusadora Blasey Ford aseguró que Kavanaugh intentó violarla en una fiesta de estudiantes.

«Yo creí que me iba a violar», dijo al revelar los detalles de aquella noche en una declaración ya preparada y leída con silencios intercalados, mientras luchaba contra las lágrimas.

«Para mí era difícil respirar y pensé que Brett podía matarme accidentalmente», contó la académica, que dice que los recuerdos de las risas de sus agresores la han «atormentado por momentos» en su vida adulta.

Hace dos semanas, Kavanaugh parecía encaminado a obtener el visto bueno del Senado para entrar en la Corte Suprema, una jurisdicción que dirime cuestiones fundamentales de la sociedad, como el derecho al aborto, a portar armas de fuego y los derechos de las minorías.